miércoles, 16 de diciembre de 2015

Higiene infantil








Mary Cassatt

El baño del niño
(1893)

Óleo sobre tela. 100,3 x 66,1 cm 
Art Institute of Chicago






La única artista americana que exhibió sus cuadros con los impresionistas fue Mary Cassatt, invitada por Edgar Degas en 1877. 

Mary Stevenson Cassatt, conocida como Mary Cassat (1844-1926) fue una pintora americana muy influída por Degas. En sus obras de madurez su pintura se acercó más a los post-impresionistas como Toulouse-Lautrec o con los Nabis, con quienes compartió su interés por el japonesismo.



Madre lavando a su hijo dormido (1880)
Mary Jules siendo secada por su madre (1900)



















Cassatt concentró su actividad pictórica en la figura humana, en especial en retratos de madres y niños, frecuentemente en cotidianas escenas de baño o de aseo. Este cuadro, "El baño del niño", con una composición poco ortodoxa,  está considerado como una de sus obras maestras. En él usa una perspectiva casi plana, tomada de los estudios que realizó de las estampas japonesas. La desnudez del niño lo hace parecer mucho más débil y vulnerable, contrastando la blancura de la piel desprotegida de sus piernas sobre las llamativas rayas del vestido de su madre. La visión de la escena desde un punto más alto permite al espectador observar - sin inmiscuirse - en esta escena íntima. La original composición de Cassatt refuerza la auténtica temática de la obra: la relación materno-filial, la ternura maternal expresada en un acto cotidiano de cuidado de su hijo, en el que el contacto piel a piel de la madre con el niño es tan importante como  el resultado higiénico. 

En la obra de Mary Cassatt encontramos diversas escenas de higiene infantil (baño, lavados parciales, peinado...) que nos ofrecen un testimonio gráfico de cómo se realizaba la higiene infantil a finales del s. XIX: en la mayoría de los casos los baños eran parciales y se realizaban con la ayuda de jofainas y jarras de agua, como puede verse en las pinturas. 



Madre peinando el cabello de su hija
Mary Cassatt - Antonin Dvorak:








Publicar un comentario