lunes, 28 de mayo de 2018

Lyme (I): Un síndrome con nombre de pueblo









Frederick Childe Hassam 

Puente en Old Lyme 
(1909) 

Óleo sobre lienzo
Georgia Art Museum 





Este bucólico paisaje fue pintado por Frederick Childe Hassam (1859-1935), un prolífico artista, que junto con Mary Cassatt y John Henry Twachtman está considerado como uno de los más destacados pintores impresionistas en los Estados Unidos. Influído por la pintura de Monet, sus temas preferidos eran paisajes y escenas urbanas, como este puente sobre un arroyo en los alrededores del pueblo de Old Lyme (Connecticut). 
Este pequeño y tranquilo pueblo del nordeste de los Estados Unidos ha pasado a la historia por dar el nombre a una enfermedad, la enfermedad de Lyme. Hacia 1970, se empezó a observar en Old Lyme y en sus alrededores una extraña enfermedad, que afectaba a niños y adultos. Presentaban erupciones en la piel, rodillas hinchadas, dolores de cabeza y una inexplicable fatiga crónica. Cada vez había más casos de este tipo. 



A pesar de las repetidas consultas médicas y de las estancias en hospitales de algunos de estos enfermos, no se llegaba a un diagnóstico claro. Si no hubiera sido por la insistencia de dos madres de este grupo en Connecticut, la enfermedad de Lyme todavía no sería bien conocida.  En octubre de 1975 estas dos madres comunicaron al Departamento de Salud de Connecticut que muchos niños de la zona presentaban una peculiar forma de artritis. Contactaron así con un grupo de reumatólogos de la Universidad de Yale, del que formaban parte los Prof Allan Steere, y Malawista que comenzaron a investigar sobre esta patología. 
Así se empezaron a buscar posibles causas de este extraño mal, que parecía producido por una infección. Pero no se sabía como se había producido el contagio. Primero se pensó que podía haber sido a través del aire o del agua, pero más tarde se dieron cuenta de que las lesiones cutáneas y la artritis habían aparecido en todos los casos tras una picadura de garrapata que abundaban en los alrededores del pueblo

Frederick Childe Hassam. 
Iglesia de Old Lyme  (1906)
Parrish Art Museum, Southampton, NY
A mediados de los años 70, los investigadores comenzaron a perfilar los signos y síntomas de esta nueva enfermedad. Como todos los casos (más de 50) se habían observado en las localidades de Old Lyme, Lyme y East Haddam la llamaron "enfermedad de Lyme". 


Aunque los síntomas no eran totalmente nuevos. El rash  eritematoso característico que precede a la artritis había sido ya descrito en 1909 por un dermatólogo sueco, Afzelius, con el nombre de eritema migrans. Ya entonces había apuntado la posibilidad de que fuera causado por picadura de garrapatas o algún insecto. Y otras observaciones se habían producido de forma dispersa en diversos lugares del mundo. 

Willy Burgdorfer, descubridor de la espiroqueta Borrelia burgdorferii

Pero aparte de relacionar la enfermedad con la picadura de garrapatas, la causa de la enfermedad seguía siendo una incógnita. La Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas era una enfermedad que también se producía tras la picadura de una garrapata. El Dr. Willy Burgdorfer estaba estudiando esta enfermedad y comenzó a interesarse por la enfermedad de Lyme. Junto con su ayudante Allan Barbour describieron y cultivaron un nuevo agente biológico a partir de la sangre obtenida del tubo digestivo de una garrapata del género Ixodes, en 1982. A este nuevo microorganismo, una espiroqueta, se le dió el nombre de Borrelia burgdoferii, en honor a su descubridor (1984) como solía hacerse en algunos casos, y posteriormente pudo ser aislada de los pacientes con artritis de Lyme. Así se demostró plenamente el carácter infeccioso de la enfermedad de Lyme.  

La enfermedad de Lyme tiene un curso bastante complicado. Como en el caso de otras enfermedades (como la sífilis) cursa por estadios y puede tener consecuencias muchos años después de la picadura inicial. Pero en otra entrada del blog lo veremos con mayor detenimiento. 


Bibliografía
Afzelius A. Erythema Chronicum Migrans. Acta Derm Venereol (Stockh). 1921;2:120-5.

Burgdorfer W, Barbour AG, Hayes SF, Benach JL, Grunwaldt E, Davis JP. Lyme disease a tick borne spirochetosis? Science. 1982;216(4552):1317-9.

Johnson RC, Schmed GP, Hyde FW, Steigerwalt A, Brenner D. Borrelia burgdorferi sp.: etiologic agent of Lyme disease. Int J Syst Bacteriol [Internet]. 1984 [cited Jan 24 2011]; 34(4):496-7. 

Herrera Lorenzo O y cols. Enfermedad de Lyme: historia, microbiología, epizootiología y epidemiología. Rev Cubana Hig Epidemiol vol.50 no.2 Ciudad de la Habana Mayo-ago. 2012 
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-30032012000200012

History of Lyme disease https://www.bayarealyme.org/about-lyme/history-lyme-disease/

Steere AC, Malawista SE, Snydman DR, Shope RE. Andiman WA, Ross MR, et al. Lyme arthritis: an epidemic of oligoarticular arthritis in children and adults in three Connecticut communities. Arthritis Reum. 1977;20:7-17.

Steere AC. Malawista SE, Bartenhagen NH, Batsferd WP, Weinberg M. The clinical spectrum and treatment of Lyme disease. Yale J Biol Med. 1984;57(4):453- 61.

Steere AC. Lyme borreliosis in 2005, 30 years after initial observations in Lyme Connecticut. Wien Klin Wochenschr. 2006;118(21-22):625-33.


No hay comentarios: