dijous, 31 de maig de 2018

Cesárea (II): San Ramón Nonato.







Juan de Mena

San Ramón Nonato 

Talla de madera policromada 
Museo de Bellas Artes. Sevilla




Como vimos en una entrada anterior, la cesárea es una práctica quirúrgica muy antigua, atribuída incluso a personajes a los que quería darse una aura sobrenatural como en el caso de divinidades como Esculapio o a personajes excepcionales como Julio César. Ya señalamos que la palabra cesárea (que muchos atribuyen erróneamente al pretendido nacimiento de César) proviene en realidad del latín caedere, que significa cortar. 

Dejando aparte el nacimiento mítico de César hemos de señalar que otros personajes históricos han venido al mundo por este procedimiento. Es el caso de San Ramón (cuya festividad se celebra el 31 de agosto), al que generalmente se añade el apodo de "Nonato", es decir, "no nacido" ya que fue extraído de su madre muerta por una cesárea. En efecto, el nacimiento por cesárea no se considera parto, y así, una mujer es nulípara, esto es, no ha parido, aunque tenga varios hijos si ninguno ha nacido por vía vaginal. Al hijo extraído del vientre materno por este procedimiento, como en realidad “no ha nacido”, se le llama nonato.

Ramón (1204-1240) vió la luz en Portell, comarca de la Segarra, en Catalunya. Según sus hagiógrafos, su madre llevaba varios días muerta cuando le practicaron la cesárea. 

Cuando llegó a adulto, Ramón ingresó en los mercedarios, orden que había fundado San Pedro Nolasco bajo los auspicios del rey Jaime I para rescatar cautivos cristianos en manos de los musulmanes. 



Fue ordenado presbítero en 1222, y ocupó varios cargos en diversas comunidades de la Orden de la Merced. Como redentor de cautivos viajó al norte de África, pagó rescate por varios prisioneros y, siguiendo el cuarto voto de estos religiosos, cuando se agotó el dinero que llevaba, se quedó como rehén a cambio de la liberación de otro cristiano.


Estando cautivo, sus carceleros musulmanes lo martirizaron perforando sus labios con hierro candente para colocarle un cerrojo en su boca e impedir su prédica.​ En 1239 fue rescatado por la orden y pudo volver a Catalunya.  

Antonio del Castillo: San Ramón Nonato.
Museo Goya. Zaragoza.
El papa Gregorio IX lo nombró cardenal,​ pero, de camino a Roma para recibir esta alta dignidad, falleció en el castillo de Cardona. Muchos milagros le fueron atribuidos antes y después de su muerte.

San Ramón Nonato es el patrón de los partos, cesáreas, matronas, embarazadas y niños recién nacidos. También se le considera el abogado de las personas acusadas falsamente. Las comadronas de Catalunya lo solían invocar antes de los partos con una curiosa oración popular: 

"Sant Ramon Nonat,  
Sant Ramon Nonat 
que aquell que està a dins  
surti tan bé com ha entrat"
("San Ramón Nonato, 
San Ramón Nonato, 
que el que está dentro 
salga tan bien como entró") 


Publica un comentari a l'entrada