dijous, 22 de febrer de 2018

Una cabeza que parece un cerebro






Salvador Dalí 

Diez recetas de inmortalidad
(1973)


Grabado sobre cartón plegado 
Maleta-cofre editado por Audouin-Descharnes (210 ejemplares)
Fundació Gala-Salvador Dalí. Figueres




Dalí realizó una colección de diez grabados con el nombre de "Diez recetas de inmortalidad" en las que abordaba temas como la genética u otros motivos. En una de ellas, que aquí reproducimos juega con la forma de dos árboles que con sus copas forman una especie de cabeza. La exhuberante imaginación del pintor reproduce su forma en unas cabezas cuyos cabellos son formados por nubes. En la vista del espectador se entremezclan nubes, árboles, una cabellera rizada y las circunvoluciones cerebrales.

Cuando vi esta obra me vino a la memoria un caso clínico que tuve oportunidad de atender en mi consulta médica. Efectivamente, existe un raro estado del cuero cabelludo que se conoce con el nombre de "cutis verticis gyrata". Se trata de una enfermedad que fue descrita por primera vez por Alibert en 1837. 

Se caracteriza porque el cuero cabelludo adopta un aspecto extraño, con formación de pliegues constituídos por piel engrosada. Entre pliegue y pliegue se forman surcos profundos. El cuero cabelludo ofrece así un aspecto que recuerda a los pliegues del cerebro, por lo que se denomina cerebriforme. Existen diversas variedades de este estado patológico que puede estar presente desde el nacimiento en la forma congénita o bien aparecer en la vida adulta como consecuencia de otros trastornos. A veces se asocia con oligofrenia, retraso mental u otros transtornos neurológicos. 


Cutis verticis gyrata. Molde del Museo Olavide.
Madrid. 
En algunas ocasiones el cutis verticis gyrata puede ser secundario a casos de psoriasis, neurofibromatosis, Ehlers-Danlos, o acromegalia

En todo caso, al contemplar la cabeza de nubes de Dalí se me hizo presente esta enfermedad. Cada uno ve las cosas según su propia experiencia. 




Bibliografía

Sierra X. Cutis verticis gyrata. Actas Dermosif 1994, 85 (7-8): 511-513.

Publica un comentari a l'entrada