diumenge, 18 de febrer de 2018

Resistencias a los antibióticos (I): Alarma mundial





Kelly Reemtsen

Not every pill is bitter
(2012)

Acrílico sobre lienzo 
Colección particular




La OMS revela que más de 500.000 personas son víctimas del aumento de las resistencias a los antibióticos. Estos datos son los obtenidos a partir de una muestra tomada en 22 países de diversos continentes. Entre estos países figuran Alemania, Suiza, Estados Unidos o Canadá. La proporción de bacterias resistentes a uno o más de los antibióticos más habituales iba de 0 a 82 % según los países. 

En un informe publicado el 29 de enero de 2018 se afirma: 
"nuevos mecanismos de resistencias bacterianas aparecen y se extienden a escala mundial, amenazando nuestra capacidad de tratar las enfermedades infecciosas, que corren el riesgo de convertirse en enfermedades largas, invalidantes o mortalesy aumentando considerablemente el coste de los servicios sanitarios"

Mecanismo de producción de las resistencias bacterianas


El fenómeno de la resistencia a los antibióticos deriva de la capacidad de las bacterias a adaptarse rápidamente a las amenazas externas si la presión para sobrevivir es lo suficientemente fuerte. Así, su velocidad de reproducción les permite generar individuos mutantes que cuando presentan una mayor posibilidad de sobrevivir sobre los demás proliferan o incluso pueden transferir su ADN "mejorado" a sus congéneres. Aunque se trata de un fenómeno que ha existido siempre, ha tomado una amplitud inusitada en los últimos años, debido al uso indiscriminado de los antibióticos en agricultura, ganadería, y las prácticas médicas o veterinarias. 


Origen de las resistencias bacterianas

A este paso, la OMS prevé que hacia 2050 volveríamos a una situación similar a los años 40, en la que las infecciones bacterianas constituirían una de las principales causas de muerte en el mundo, según un informe  publicado en 2014.  Una verdadera catástrofe, en la que las patologías resistentes a los antibióticos podrían llegar a matar anualmente a 10.000.000 de personas, lo que la convertiría en la primera causa de muerte, por delante de las enfermedades cardíacas o del cáncer. 


Kelly Reemtsen
En otra entrada del blog comentaremos algunas de las nuevas estrategias que se plantean para hacer frente a esta procupante situación, que amenaza con dar al traste con la mayoría de progresos médicos obtenidos desde mediados del s. XX.  






Publica un comentari a l'entrada