domingo, 13 de noviembre de 2016

San Bartolomé (III): El apóstol del cuchillo







Atribuído a Jordi de Déu

San Bartolomé y un santo abad 
(Finales del s. XIV)

Talla en en piedra de Montjuïc. 
Procede del antiguo convento del Carmen, Barcelona
MNAC. Barcelona. 



Cuando a San Bartolomé no se le representa en el trance de su martirio, suele representarse con el atributo del cuchillo de curtidor.  El cuchillo fue el instrumento usado para desollarlo y además es una clara referencia al gremio de peleteros y curtidores, que lo tenía por patrón. Así aparece en esta escultura en tondo, que probablemente estaba destinada a ser usada como clave de bóveda de una iglesia o claustro en el convento del Carmen de Barcelona. En él aparece al lado del apóstol desollado un santo abad, no identificado, tal vez San Bernardo. 



Detalle de una tabla de Cenni di Francesco di Ser Cenni:
La Virgen de la Humildad con el Padre Eterno, el Espíritu
Santo y los doce Apóstoles (Museo Thyssen-Bornemisza
en depósito en el MNAC) Obsérvese a S. Bartolomé con
 el cuchillo en la mano. 
 
San Bartolomé, con el cuchillo de los peleteros,
en el apostolario de la catedral de Friburg (Suiza)





















En otras ocasiones, la imagen de San Bartolomé, empuñando un cuchillo formaba parte de diversos apostolarios. Estos grupos de figuras de los doce apóstoles, se disponían muchas veces en las puertas de las catedrales, y por este motivo eran conocidas como "la puerta de los apóstoles". En este caso solían ser esculturas de personajes con ropas talares o mantos, generalmente barbados (la tradición los representa a todos con barba, con la única excepción de San Juan Evangelista, que se considera el mas joven de los doce). Para distinguirlas entre sí, cada uno llevaba su atributo: San Pedro las llaves; San Pablo una espada (murió decapitado a espada, ya que era un privilegio de los que ostentaban como él la ciudadanía romana); Santiago es representado con sombrero de peregrino o con conchas de vieira cosidas a su ropa; etc.  A San Bartolomé se le representa con su atributo: un cuchillo de curtidor. En otras ocasiones se le representaba llevando su propia piel colgada al brazo, aunque esta imagen - de difícil realización - era mucho menos frecuente. 

Rembrandt: San Bartolomé
Óleo sobre lienzo 122,7 x 99,7 cm
San Diego, The Punam Fundations , Timken Museum of Art 
Los grupos escultóricos de apóstoles a veces se disponen en el interior de las iglesias. En Roma es bastante frecuente encontrar basílicas con los apóstoles en su interior, seis a cada lado, aunque fuera de esta ciudad esta decoración es mucho menos habitual. La representación es la misma, con las figuras barbadas identificables por sus atributos.  


A veces los apostolarios pueden ser pintados, formando parte de colecciones de cuadros que representan a cada apóstol. Recordamos haber visto algunos, como los del Greco, en Toledo; o los de Ribera en el museo del Prado o en el monasterio de Poblet. Algunos conjuntos de apostolarios pintados se han desmembrado y quedan dispersos en colecciones, iglesias o museos. 



El Greco:  San Bartolomé (1541-1614) portando el cuchillo. 
También lleva al demonio atado con una cadena, otro de sus atributos. 
Museo del Greco. Toledo. 

Estatua colosal de San Bartolomé en el apostolario de San Juan de Letrán. Roma.
El apóstol empuña el cuchillo y lleva la piel desollada 

Publicar un comentario