diumenge, 14 de gener de 2018

El niño enfermo (I): Carrière, la tragedia de un padre






Eugène Carrière

El niño enfermo 
(1885) 

Óleo sobre lienzo 101 x 82 cm
Musée d'Orsay. Paris




Hace unos días Francisca Martínez, médico de familia y seguidora habitual de este blog, tuvo la amabilidad de enviarme, vía Twitter, un par de pinturas sobre niños enfermos. Desde aquí quiero agradecer su colaboración y sus acertadas sugerencias, a la vez que os animo a todos los que lo deseéis a hacer lo mismo.

Eugène Carrière. L'enfant malade (esbozo) 
La primera de estas obras fue realizada por el pintor simbolista francés Eugène Carrière (1849-1906). Formado con Alexandre Cabanel, su estilo se caracteriza por presentar imágenes difuminadas, envueltas en una neblina, con una paleta casi monocroma, en la que predominaban los tonos pardos y oscuros, lo que le confiere un aspecto triste y melancólico. Cultivó sobre todo el retrato, dedicando algunos de ellos a sus amigos Alphonse Daudet, Anatole France y Paul Verlaine, pero sobre todo a su propia familia. Era amigo de Rodin y su pintura tuvo una gran influencia en la época azul de Picasso.
Carrière dedicó muchas de sus obras a plasmar escenas de maternidad. Comentando estas obras, Gustave Geoffroy escribió en La Vie artistique (1892):
"La maternidad divina, el motivo religioso que se instala en todas las telas de la vieja Italia (...) la ha retomado y ha creado el tema burgués de la maternidad moderna (...). Ciertamente, ya no es la maternidad tranquila y reposada de las épocas de fe, sino la maternidad del siglo del pesimismo, la maternidad de los pensamientos negros de la madre (...) cuyos abrazos ansiosos rodeando el cuerpo del niño, parecen una perpetua defensa contra la enfermedad y la muerte" (Trad. X. Sierra)

El "Niño enfermo" (la obra que encabeza este escrito) fue pintado para el Salón de 1885. La madre da una gran sensación de desamparo. Besa con ternura a un niño triste que recibe indiferente sus caricias. La escena tiene lugar en un ambiente frío y mal iluminado, que transmite una fuerte sensación de melancolía y tristeza al espectador. Un cuadro todavía más estremecedor si se tiene en cuenta en el contexto en el que fue pintado. La madre que aparece representada era la propia esposa del pintor, abrazando tiernamente a su hijo enfermo de 6 años de edad, que moriría el mismo año en el que fue pintado este cuadro. La tragedia del pintor se transmitió fielmente a su obra.

Otra de las maternidades de Carrière

La mortalidad infantil era entonces muy elevada en Francia. Según el Dr. Bertillon,  en 1860 alcanzaba una tasa del 22%. Aunque esta tasa no era homogénea: en algunas regiones, como en Seine-inferièure, alcanzaba el 37%. Durante el Segundo Imperio, la tasa de mortalidad infantil alcanzó el 90% en ciertos departamentos y la media de Francia se situó en 50%. 

Tras el descubrimiento de las bacterias se realizaron ciertos avances que facilitaron una mejoría sensible de la situación: profilaxis, esterilización y medidas de asepsia. Pero también  los progresos en obstetricia, y la creciente tendencia a que los partos eran realizados en los hospitales y a que mejoró notablemente la nutrición infantil. La vacuna, introducida por Jenner en 1796, tuvo una progresiva difusión, evitando numerosos casos de viruela en los niños y contribuyendo así a un descenso notable de la mortalidad infantil. 


Eugène Carrière. L'enfant malade. Musée d'Orsay


En los años de la I Guerra Mundial, la tasa de mortalidad infantil había disminuído a un 11%, a pesar de que las vacunas todavía se miraban con desconfianza y aprensión. La vacuna generalizada y obligatoria no llegó hasta 1902 (viruela); 1938 (difteria), y 1940 (tétanos). Las vacunas han sido un elemento clave para reducir la mortalidad infantil y su progresiva implantación ha supuesto un importante avance. En la actualidad, las recientes disposiciones legales tomadas por el Ministerio de Sanidad obligarán a administrar 11 vacunas a todos los niños en Francia a partir de 2018. 




Bibliografía: 

Agnès, Lauvinerie; Eduardo Leal de la Gala (2006). Moi, Eugène Carrière. Paris.

Geffroy, Gustave (1901). L'oeuvre de E. Carrière (The Works of E. Carrière). Paris: H. Piazza.

Rollet- Echalier C. (1990) La Politique à l’égard de la petite enfance sous la IIIe République, INED, PUF, 1990, p. 200







Publica un comentari a l'entrada