domingo, 20 de noviembre de 2016

Bacterias viajeras







Joan Miró

Mural del Aeropuerto de Barcelona
(1970)

Mosaico de cerámica. 50 x 10 m.
Aeropuerto del Prat. Terminal T2. Barcelona




El mural del Aeropuerto de Barcelona es un mural de baldosas de cerámica de gres de colores diseñado por el artista Joan Miró (1893-1983) y ejecutado por el ceramista Josep Llorens i Artigas (1892-1980) para la Terminal 2 del Aeropuerto de Barcelona. 

El año 1968 el Ayuntamiento de Barcelona propuso a Joan Miró que realizara uno de sus famosos murales cerámicos para dar la bienvenida a los visitantes de la ciudad que llegaran el aeropuerto. A Miró, le encantó la idea y contestó que no solamente haría una obra para el aeropuerto sino que se comprometía a realizar tres obras para dar la bienvenida a los visitantes que llegaran: por tierra, mar o aire. Los visitantes que llegaran por vía aérea serían recibidos por el gran mural del aeropuerto (que se acabó de instalar en septiembre de 1970). Los visitantes que llegaran por mar se encontrarían con el mosaico en el suelo del Pla de l'Os en las Ramblas (inaugurado en diciembre de 1976) El proyecto de Miró sugería instalar una gran escultura de más de 60 metros que debía colocarse en el Parque Cervantes, para recibir a los viajeros que llegaran por tierra, aunque esta última escultura nunca llegó a realizarse. 

No es esta la única obra de arte del aeropuerto de Barcelona. También el caballo, de Fernando Botero, preside el hall de la Terminal 2. Como todas las obras de Botero, se trata de un caballo de bronce regordete y colosal, de líneas sinuosas y sensuales y largas patas.  


Fernando Botero. Caballo. Hall de la Terminal 2. Aeropuerto de Barcelona. 



Instalar obras de arte en los aeropuertos es una bonita manera de dar la bienvenida (o de despedir) a los numerosos visitantes que por allí pasan. Los aeropuertos son, en efecto, las actuales puertas de la ciudad, lugar de paso de millones de turistas y viajeros.   

Pero no sólo son personas las que pasan por el aeropuerto. En los aviones viajan muchos otros seres que pueden pasar inadvertidos. Bacterias, virus e incluso algunos insectos se trasladan de un país a otro a bordo de los aviones. 

Esto es lo que han intentado demostrar los autores de un trabajo publicado recientemente en la revista  Clinical microbiology and infection (septiembre 2016) . El equipo del hospital de Munster, dirigido por Frieder Schaumburg ha decidido sacar provecho de cada desplazamiento aéreo de sus miembros para estudiar sobre el terreno la diseminación de las bacterias. Tomaron como referencia las manecillas de las puertas de los lavabos de los aeropuertos, a las que se atribuye ser verdaderos focos microbianos. En cada aeropuerto que visitaba un miembro del equipo (así como en las escalas realizadas) se daban una vuelta por los lavabos y pasaban un tampón por las manecillas de las puertas, y posteriormente procedían a cultivar las bacterias recogidas en el laboratorio. Su objetivo era encontrar la propagación de bacterias resistentes en todo el mundo. 



Mapa de los 59 países visitados por los 40 investigadores que tomaron parte en el estudio
 y en los que tomaron 400 muestras para cultivo.  

Con este sistema, encontraron Staphylococcus aureus en un 5,5% de las muestras recogidas. En el aeropuerto Charles de Gaulle de Paris identificaron una cepa multirresistente (ST672-MRSA-V), una cepa muy rara, importada de la India. Otras bacterias identificadas: Stenotrophomonas maltophilia, Acinetobacter Baumannii y Pseudomonas aeruginosa. Pero afortunadamente, no encontraron enterococos resistentes a la vancomicina y a la β-lactamasa. 

La conclusión es previsible: los gérmenes patógenos viajan con nosotros. Y también otros vectores de enfermedades, como pulgas, chinches, o mosquitos. Es difícil evitarlo en un mundo global, donde los transportes intercontinentales se han convertido en cotidianos e irrenunciables. Pero ante esta situación hay que recordar, más que nunca, la gran importancia de realizar un correcto lavado  y secado de las manos cuando se usan los lavabos de los aeropuertos. 
Publicar un comentario