jueves, 29 de septiembre de 2016

"La calota" o el casquete de pez: un método brutal para tratar las tiñas







 E. Zofio

Tiña favosa
(s. XIX) 

Moldeado de cera procedente del 
Hospital de S. Juan de Dios. 
Museo Olavide. Madrid. 




Hace poco nos referíamos al método de tratamiento de las tiñas de los hermanos Mahon y al libro que el menor de los hermanos escribió sobre estas enfermedades. Escrito con un claro ánimo publicitario, y en su afán de denostar a la competencia, el libro nos proporciona descripciones de otros tratamientos alternativos seguidos en la época, todos ellos empíricos y sin base científica alguna. Particularmente escalofriante era por ejemplo, el conocido como "la calota" o "el casquete", por lo visto muy usado en las zonas rurales. 


Ilustración de una tiña del cuero cabelludo en un tratado del s. XIX
Este método consistía, básicamente, en la aplicación de brea sobre el cuero cabelludo, tras cortar el cabello muy corto, y vendar la cabeza. Tras dejar endurecer este emplasto durante unos días, se tiraba violentamente del vendaje, arrastrando así pelos, parásitos y fragmentos del propio cuero cabelludo, en la mayoría de los casos. Esta es la vívida descripción de una de estas terroríficas historias:


          "Hemos visto últimamente en Dieppe un terrible ejemplo:  un hombre llamado Abraham, un campesino de Aufranville, nos trajo el día 17 del pasado mes de febrero, sus dos hijas, de ocho y doce años, ambas afectadas gravemente de tiña favosa (favus) desde pequeñas. Todos los tratamientos previos habían fracasado. Lamentablemente, de forma insensata habían sido recientemente puestas en manos de un curandero rural que en pocos días las había dejado en un  penoso estado. Había hecho un emplasto con brea negra, pez de Borgoña, goma arábica y potasa. Aplicado en la cabeza de las pobres niñas, este emplasto enseguida se adhirió firmemente al cuero cabelludo. Algunos días más tarde, este hombre robusto y despiadado tiró violentamente de este casquete con toda su fuerza, arrancando con él amplios jirones de cuero cabelludo que dejaron zonas de cráneo al descubierto. Como podía esperarse, sobrevino una hemorragia tan considerable que el propio hombre se asustó. No sabiendo como parar esta pérdida de sangre, volvió a colocar los casquetes sobre las cabezas de las niñas. Un campesino que estaba presente en este atroz tormento, tuvo la presencia de ánimo suficiente para mezclar un poco de vinagre y agua fresca y empapar con ella la cabeza de estas deplorables víctimas de esta brutal acción. En este estado las dejaron y nadie las volvió a tocar."

     No es difícil imaginar el funesto y fatal desenlace de esta historia de horror: las niñas murieron pocos días más tarde.

    Numerosos autores habían testimoniado también este escalofriante método, que por lo visto estaba muy extendido. 

   Otros testimonios de la época, señalan que se solía utilizar de forma rutinaria, diversas veces en cada enfermo:

          "Se continúa el uso de las tiras aglutinantes (...) hasta que la piel del cráneo haya adquirido la limpieza de la piel general (...) Este medio se emplea en el Hospital de la Antiquaille, en Lyon, y se ha observado allí que bastan 15 ó 20 aplicaciones para curar radicalmente"

     Años más tarde Bazin comentaría, a propósito del método depilatorio del casquete de pez:  

          "El tratamiento por la calota es el método depilatorio más antiguo. Consistía en arrancar los cabellos mediante emplastos aglutinantes. Es un tratamiento bárbaro y que ha merecido justamente el descrédito en el que ha caído; por otra parte no curaba más que un pequeño número de tiñosos"

       Sin duda alguna el brutal método de la calota constituye una de  las páginas más crueles y tenebrosas de toda la Historia de la Dermatología. 



Bibliografía

Bazin E. Recherche sur la nature et traitement des teignes. Masson. Paris, 1853
Lailler. Leçons sur les teignes, recueillies par Landouzy. Paris, 1878
La pomada dels germans Mahon. https://cegmenorca.wordpress.com/2014/07/15/la-pomada-dels-germans-mahon/
Mahon M. Recherches sus le siège et la nature des teignes. Paris: Baillière, 1829.

Sierra X. Dermis y Cronos. Ed. Planeta De Agostini. Barcelona, 1995.


Sierra X. Historia de las micosis cutáneas (2ª ed) Mra. Barcelona, 2004.
Tilles G. La naissance de la Dermatologie (1776-1880). Éd. Roger Dacosta. Paris, 1994.


Publicar un comentario