jueves, 1 de septiembre de 2016

El cáncer de escroto de los deshollinadores







George Ramney


Retrato de Percival Pott

 (1788)

Óleo sobre lienzo. 220 x 289 cm. 

Hunterian Museum. Royal College of Surgeons. Londres. 




En el s. XVIII las casas se caldeaban mediante el fuego de los hogares y de las estufas. Ya en aquel tiempo Londres era una ciudad polucionada por el humo de miles de chimeneas.  
Las chimeneas necesitaban una limpieza periódica para eliminar el hollín e impedir que se incendiaran. Un gran número de deshollinadores trabajaban en la ciudad realizando esta función. Para pasar por las chimeneas, solían ser pequeños y ágiles (muchos de ellos eran niños) y frecuentemente iban semidesnudos para evitar quedar enganchados por la ropa en el interior del estrecho conducto. 


Pyke Koch. "El deshollinador", óleo sobre panel, 1944.
Gemeentemuseum (La Haya, Holanda)
El contacto constante con el hollín y las sustancias derivadas de la combustión del carbón y de la madera les predisponía a padecer con frecuencia una úlcera, un cáncer del escroto que fue descrito por primera vez por Percival Pott. Se trataba de la primera vez que se describía un cáncer producido por un determinado ambiente profesional. 


Percival Pott (1714-1788) fue un importante cirujano inglés. Desde muy joven formó parte de la Compañía de Cirujanos Barberos (1736) y pudo así ejercer la Cirugía. Desde 1744 trabajó en St. Bartholomew's Hospital de Londres. 

Introdujo diversas innovaciones en la Cirugía de su tiempo. Por ejemplo, redujo mucho el uso de escarificantes y de cauterios y inició nuevas técnicas quirúrgicas. Se le considera el padre de la ortopedia. Describió la fractura de Pott (a partir de una fractura que él mismo protagonizó) y describió la afectación vertebral de la tuberculosis, y que desde entonces se conoce como mal de Pott. Escribió un libro sobre hernias, que se convirtió en un clásico. Entre sus alumnos destacó el famoso cirujano John Hunter.


Sir Percival Pott.
En 1755, Pott observó que muchos deshollinadores presentaban una úlcera tórpida en escroto. Le llamó la atención la localización y que todos fueran del mismo oficio.  Así llegó a la conclusión que el hollín acumulado en la ropa interior y el gran poder de absorción de sustancias de la piel del escroto propiciaban este mal. La profesión de deshollinador se iniciaba en Inglaterra desde la infancia, lo que le hizo sospechar que pasaba cierto tiempo desde la exposición al hollín y el desarrollo de la enfermedad. La observación de los efectos del humo de las chimeneas le hizo desconfiar del humo del tabaco y alertó sobre su posible peligro. 

A partir de esta observación, Pott describió gráficamente las penosas condiciones en que trabajaban estos operarios, que requerían que los niños escalaran por estrechas chimeneas todavía calientes. A pesar de su insistencia las disposiciones legales sobre el trabajo de los niños en este sector no llegaron hasta 1840, año en el que se prohibió que los menores de 21 años trabajaran limpiando chimeneas. Aunque la sanción por incumplir la ley era muy escasa, y se siguió explotando a los niños deshollinadores hasta que en 1875 otra ley más rigurosa, acabó con la práctica de contratar niños para este menester.

Hoy sabemos que el hollín contiene benzoantracenos, así como otras sustancias carcinogénicas como arsénico, cadmio y cromo. La relación entre el hollín y el cáncer de escroto se ha demostrado posteriormente por numerosos estudios, que han señalado también que las personas expuestas al hollín pueden también presentar otros cánceres de piel en otras localizaciones, así como cáncer de pulmón, de esófago y de vejiga.

El cáncer de escroto de los deshollinadores fue el primer cáncer profesional descrito, aunque ya en 1713 Bernardino Ramazzini había ya descrito el carácter profesional de ciertas enfermedades. Posteriormente se descubrieron otros muchos cánceres profesionales debidos a la exposición a diversas sustancias. Unos 20 productos y mezclas son hoy considerados cancerígenos profesionales probados; aunque hay que señalar que hay un número similar de sustancias químicas sobre las que existen sospechas muy fundadas de que son también cancerígenos profesionales. Aunque el cáncer profesional es en gran medida una enfermedad prevenible se estima que un 2-8 % de todos los casos de cáncer están vinculados al desempeño de una determinada profesión.  




Bibliografía: 

International Agency for Research on Cancer. Soot, As Found In Occupational Exposure of Chimney Sweeps, IARC Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans, Volume 100F. Lyon, France: World Health Organization, 2012. Disponible también en línea

National Toxicology Program. Soots, Report on Carcinogens, Thirteenth Edition. Triangle Park, NC: National Institute of Environmental Health and Safety, 2014. Disponible también en línea

Tostado FJ La siguiente chimenea la limpias tú!  Historia, Medicina y otras artes. https://franciscojaviertostado.com/2015/01/28/la-siguiente-chimenea-la-limpias-tu/


Chim Chim Cher-ee de Mary Poppins 
(Versión en español) :




Publicar un comentario