jueves, 11 de agosto de 2016

Pere Virgili (y II): Una vida dedicada a la Cirugía









 Pere Virgili 
(s. XVIII)

Bronce
Museu-Arxiu Pere Virgili. 
Vilallonga del Camp (Tarragona)




Hace poco hacíamos referencia al interesante museo que sobre la vida y la obra del cirujano Pere Virgili encontramos en su localidad natal, Vilallonga del Camp. Hoy nos vamos a referir a su vida y a la importante obra que realizó para que la Cirugía tuviese la importancia que merecía. 

Pere Virgili i Ballvé (1699-1776), fue un importante cirujano catalán que impulsó y renovó considerablemente la Cirugía en España en el siglo XVIII y precursor de la floreciente cirugía del siglo XIX. Nació el 15 de febrero de 1699 en la población de Vilallonga del Camp (Tarragona)

Hijo de labradores, se inició como barbero-sangrador en Tarragona a los 14 años. Dos años más tarde marchó (a pie y sin recurso alguno) a formarse como cirujano en Montpellier primero y en París más tarde. Discípulo de André Levret, entró en contacto con los más reputados representantes de las escuelas de obstetricia y ginecología de Europa y terminó la especialización  en Cirugía con 24 años.

 Estuches de material quirúrgico con instrumentos de amputación. Las amputaciones eran intervenciones muy habituales en la cirugía militar de la Armada, ya que era el único tratamiento adecuado para los marinos que eran heridos en un miembro durante los combates navales.    (Museu-Arxiu Pere Virgili. Vilallonga del Camp) 


A su regreso ingresó como cirujano en los Reales Ejércitos, prestando servicio primero en el Hospital Real de Tarragona y poco después en el de Valencia como practicante mayor. En el Sitio de Gibraltar fue cirujano ayudante en el hospital que se creó en Algeciras, donde pronto ascendió a cirujano mayor. En esta ciudad conoció precisamente al cirujano Jean La Combe, que había sido llamado por Felipe V  para elevar el nivel de los cirujanos de la Armada. La Combe estaba proyectando en esos momentos la creación de una escuela en el Real Hospital de la Armada de Cádiz, en la que planeaba exigir la obligatoriedad de asistir a las demostraciones anatómicas. Virgili encontró tan sugestivo el proyecto, que decidió abandonar el Ejército para ir a Cádiz a ponerse a las órdenes del cirujano francés como ayudante de cirujano mayor de la Armada. 


Reproducción del camarote de Pere Virgili en sus viajes a América.
(Museu-Arxiu Pere Virgili. Vilallonga del Camp)  
Viajó tres veces a América, lo que le sirvió para tomar contacto con los problemas reales de un cirujano en un navío. Estuvo destinado en una Flota de Indias al mando del teniente general Rodrigo Torres con las que estuvo realizando viajes a Tierra Firme y Nueva España, así como a Cuba (1738-1740). En 1740 fue nombrado Cirujano Mayor de la escuadra.


     
Para la práctica de la Cirugía era fundamental un buen conocimiento de la Anatomía Humana. Virgili insistió siempre en la necesidad de asistir a las clases de disección en los Colegios de Cirugía. Además de estas sesiones, la anatomía se recordaba con moldeados de cera, de gran precisión. Arriba, a la izquierda, se reproducen los nervios de la cara. A la derecha, se reproduce el árbol repiratorio. (Museu-Arxiu Pere Virgili. Vilallonga del Camp) 

Pero el inquieto Virgili no desaprovechaba cualquier oportunidad para ampliar su experiencia y formación. En el año 1743 pidió licencia para pasar a París a terminar de perfeccionar sus técnicas, de donde regresó en 1745, pasando a demostrar sus nuevos conocimientos y a defender la importancia de la Cirugía. 

En 1747, elevó un memorial al rey Fernando VI, en el que le indicaba la gran carencia de cirujanos en la Armada, que producía muchas bajas por no poder ser atendidos los enfermos y heridos. El resultado de esta demanda fue que al año siguiente obtuvo la licencia para fundar el Real Colegio de Cirujanos de la Armada, en Cádiz, el primero de los Colegios de Cirugía que se crearían por toda España a partir de ese momento.

       
     Izquierda: Escudo del Real Colegio de Cirugía de Cádiz. 
Derecha: Retrato de Pedro Virgili (Facultad de Medicina de Cádiz) 

Los importantes méritos de Virgili lo hicieron acreedor del título Cirujano Mayor de la Real Armada (1749) e incluso llegó a ostentar título de nobleza. Debido a su fama, fue llamado en 1758 a la Corte, al principio como médico de la reina Bárbara de Braganza y más tarde del propio monarca Fernando VI


Aunque mantuvo su vinculación con el Colegio de Cádiz, del que continuó siendo director, su estancia en Madrid supuso una disminución de su actividad científica, agravada además por las polémicas con Vicente López surgidas con motivo de la enfermedad de la reina, y las ya antiguas enemistades con los protomédicos de la Armada, que querían monopolizar las instituciones profesionales de los cirujanos.


 
A la izquierda, ceras anatómicas representando los vasos del hígado, reproducidos con gran exactitud. A la derecha molde mostrando una doble hernia inguinal, un caso que se planteaba con cierta frecuencia. 
(Museu-Arxiu Pere Virgili. Vilallonga del Camp) 

Tras cesar como cirujano de cámara con la llegada del nuevo rey Carlos III, retomó la idea de crear Colegios de Cirugía en los que los nuevos cirujanos pudieran formarse con un buen conocimiento de la anatomía humana. Así, comenzó proyectando la fundación de un nuevo Colegio de Cirugía en Barcelona. 

Tras la derrota de la Catalunya austriacista en la Guerra de Sucesión (1714), y el advenimiento de los Borbones, se había impuesto el Decreto de Nueva Planta, por el que - como castigo al territorio vencido - se habían abolido las leyes e instituciones catalanas, se había prohibido el uso de la lengua propia y se había suprimido la Universidad de Barcelona, trasladándola a la villa de Cervera. Por lo tanto, Barcelona estaba carente de Facultad de Medicina. Pero el severo decreto nada decía de los estudios de Cirugía, que en aquel tiempo no eran considerados universitarios. Por esa razón, Virgili vió la posibilidad de crear, en Barcelona un Colegio de Cirugía. Pese a la oposición inicial mantenida por la Universidad de Cervera, pudo llevar a feliz término el proyecto, con la ayuda del cirujano de cámara Pedro Perchet. En 1764 se inauguró el Real Colegio de Cirugía de Barcelona, ubicado junto al viejo hospital de la Santa Cruz y con las mismas características estructurales e idénticas actividades que el Colegio gaditano. Tanta era la vinculación de los Colegios de Cirugía de Barcelona y Cádiz que cualquier alumno matriculado en Cádiz podía asistir a clases en Barcelona, y a la inversa. Circunstancia nada desdeñable, si se tiene en cuenta que muchos de los cirujanos eran marinos y navegaban frecuentemente entre los dos puertos. 



Arriba, cuadro en el que se especifican los horarios, las asignaturas y los nombres de los profesores que impartían clases y daban las prácticas en el "Real Colegio de Cirugía de Cádiz" (1784) y en el que se reflejan las directrices científicas impuestas por Pere Virgili. (Museu d'Història de la Medicina. Barcelona)

Abajo, convocatoria de oposiciones para cubrir la plaza de profesor de Cirugía General y de Anatomía Humana del "Real Colegio de Cirugía de Barcelona" (1784). (Museu d'Història de la Medicina. Barcelona)

  


Aparte de su ingente labor docente, Pere Virgili destacó en la cirugía renal y en la práctica de la primera traqueotomía con éxito. Entre las obras más destacadas de Pere Virgili,  citaremos la “Memoria sobre la broncotomía que en año de 1743, publicada en París por la Academia de Medicina y “Compendio del arte de partear publicada en Barcelona en el año 1765.

Pere Virgili falleció después de una larga inhabilitación por causa de problemas graves reumáticos en la ciudad de Barcelona en 1777.


Firma de Antonio de Gimbernat, discípulo de Pere Virgili y continuador de su obra. 

Pero su obra persistió tras su muerte. En 1780, Antoni de Gimbernat y Mariano Ribas, discípulos de Virgili en Cádiz, fundaron el Real Colegio de San Carlos en Madrid, donde también se formaban cirujanos civiles.


Bibliografía 


Albiol Molné R. Pere Virgili (1699-1776). Fundador dels Reials Col•legis de Cirurgia d’Espanya” Fundación Uriach 1997.

Albiol Molné R. La formación quirúrgica de Pere Virgili, su maestro. Gimbernat 
www.raco.cat/index.php/Gimbernat/article/download/44518/54144

Corbella J. Qui era Pere Virgili i què va fer. Rev R. Acad. Med. Barc. 2011, 26, 85-87
www.raco.cat/index.php/RevistaRAMC/article/download/247500/331406 


Orozco A. Pedro Virgili y el Hospital de Cádiz: en el bicentenario de la muerte del fundador del Real Colegio de Cirugía de Cádiz. Medicina & historia: Revista de estudios históricos de las ciencias médicas, ISSN 0300-8169, Nº. 63 (DIC), 1976, págs. 7-26

Sánchez-Ripollés JM, Pujades X, Riera P. Pere Virgili, un médico naval. 7th International Symposium on Maritime Health, Tarragona, Spain. April 2003 
http://www.semm.org/webtema1/pdf/ab-088-ce.pdf

Zarzoso A. Pere Virgili i Ballbé. Galeria de Metges Catalans. 
http://www.galeriametges.cat/galeria-fitxa.php?icod=JG


Publicar un comentario