viernes, 12 de agosto de 2016

Pelirrojos en peligro





Gustav Klimt

 Danae
(1907)

Óleo sobre lienzo. 
Galeria Welz. 
  


Gustav Klimt (1862-1918) fue un pintor simbolista austríaco, y uno de los máximos representantes del movimiento pictórico de la Sezession vienesa. Afín a cierto ideario romántico Klimt encontró en el desnudo femenino una de sus más recurrentes fuentes de inspiración y los representó en lienzos, tablas y murales. 

Con frecuencia, Klimt representa a las mujeres con el cabello pelirrojo, e incluso, como es el caso de Nuda Veritas (1899), con el vello púbico de este color, lo que se consideró una manifiesta provocación. El simbolismo de este color capilar - una concepción del cuerpo femenino desnudo sin precedentes historicistas - unido a las largas melenas enredadas, y su similitud con la llama de la pasión o con el fuego infernal están probablemente en la causa del escándalo.  Es también el caso de Danae (1907) enroscada voluptuosamente, exhibiendo su muslo lúbrico en primer plano y recibiendo la lluvia de oro sobre su sexo. Una lluvia de monedas en la que se personificaba a Zeus y que según la mitología permitirá la fecundación de la princesa, que engendrará a Perseo. Una obra que escenifica, ni más ni menos, el acto sexual y el orgasmo.  

Gustav Klimt: Nuda Veritas (1899)
Los pelirrojos siempre han tenido una consideración especial en la representación artística. Tal vez el hecho de ser una coloración capilar muy minoritaria o las connotaciones a las que hemos aludido les han hecho tributarios de ser considerados malos, heterodoxos o cuanto menos, diferentes. 

Pero consideraciones simbólicas aparte, los pelirrojos presentan una genética digna de estudio, y una extrema vulnerabilidad  a los rayos solares.  



El alelo de un gen, responsable del cabello pelirrojo, de la piel pálida y de las efélides podria incrementar el riesgo de sufrir un melanoma, incluso sin exposicion a los rayos UV, según un estudio publicado el 12 de julio de 2016 en la revista científica Nature Communications. Según los investigadores del Wellcome Trust Sanger Institute y de la Universidad de Leeds, el número de alteraciones de la secuencia genética (mutaciones) del tumor es mucho más importante que 21 años de exposición solar. 



Así, para uno de los tipos de mutaciones estudiadas (una base nitrogenada de citosina transformada en timina), los tumores de los portadores del alelo R del gen MC1R (para el receptor de melanocortina 1), que se encuentra en los pelirrojos, contiene un 42 % de mutaciones suplementarias más que lo que es habitual en otros individuos no pelirrojos. Lo que se puede comparar con el riesgo que se adquiere tras 21 años de exposición solar. El Dr. David Adams, del Wellcome Trust Sanger Institute y uno de los autores de este estudio afirma: 



"Desde hace mucho tiempo ya sabíamos que una persona pelirroja tenía una probabilidad más elevada de desarrollar un cáncer de piel, pero es la primera vez que podemos demostrar que este gen se asocia a cánceres de piel con más mutaciones" 

Y cuanto mayor es el número de mutaciones, mayor es el riesgo de que se desarrolle el cáncer.  



Sin embargo, no es necesario ser pelirrojo para presentar este riesgo. Las personas pelirrojas, con piel clara y efélides poseen dos alelos R del gen MC1R, que afecta a la producción de melanina, que además es feomelanina, una molécula un poco diferente a la de los demás (presenta un átomo de hierro incorporado).  Sin embargo, los portadores de un solo alelo (que no forzosamente son pelirrojos, aunque en general hay algún pelirrojo en la familia) presentan también una mayor probabilidad de melanoma. En efecto, una simple copia de esta variante aumenta el número de mutaciones genéticas en el melanoma, la forma más grave (aunque también la menos frecuente) de cáncer de piel. Los pelirrojos constituyen entre un 1 - 2 % de la población mundial, pero un  6% en el Reino Unido, y la proporción es todavía más alta en Irlanda. Es uno de los primeros ejemplos de un perfil genético común que tiene un impacto importante en el genoma de un cáncer y podría ser de ayuda para identificar mejor a las personas de alto riesgo, señala  el Dr David Adams.



Para obtener estos resultados, los autores del estudio han analizado los datos públicos disponibles con las secuencias de ADN de tumores de más de 400 personas. Los tumores de pacientes originarios de todo el mundo, fueron secuenciados en los Estados Unidos y sus datos pueden ser consultados gratuitamente por todos los investigadores. Este estudio ilustra hasta que punto la colaboración internacional y el acceso a los datos son importantes para la investigación.  



El estudio ha revelado igualmente que la variante del gen MC1R no aumentaba sólo el número de mutaciones espontáneas causadas por la exposición a radiación ultravioleta (UV), sino que también el nivel de otras mutaciones. Lo que permite pensar que los mecanismos biológicos responsables del desarrollo de los cánceres con la variante MC1R no son solamente causados por los UV. 



Pero de momento, la mejor manera de protegerse del cáncer de piel sigue siendo protegerse del sol. No son solamente las personas pelirrojas las que deben protegerse de una fuerte exposición solar. Las personas que tienen tendencia a quemarse antes que a broncearse, o las que presentan un tipo de piel poco pigmentado y ojos o cabello claros, o las que tienen muchas pecas o lunares tienen también un alto riesgo. En general, cualquier persona debería protegerse del sol y quedar a la sombra entre las 11h y las 15h, llevar camisetas, sombrero y gafas de sol.  La crema solar puede ayudar a proteger las partes del cuerpo que no se pueden cubrir y se debe usar una con un índice elevado, aplicándola abundantemente y realizando nuevas aplicaciones regularmente.  





Danae di Gustav Klimt: 





Publicar un comentario