jueves, 12 de noviembre de 2015

Un nevus congénito en la fiesta






 Pieter Brueghel El Viejo

 El baile de labriegos
(1568)

Óleo sobre tabla. 114 x 164 cm
Kusthistorisches Museum. Viena.  



Los cuadros de Pieter Brueghel el Viejo (son una fuente inagotable de escenas costumbristas, donde se representan con todo detalle los personajes que en ellas toman parte. Como parte de esta minuciosidad - no exenta muchas veces de cierta sátira - podemos apreciar detalles de patología u otras peculiaridades de la superficie de la piel. 

La escena representa una alegre fiesta popular (kermesse) en una aldea de labriegos. La gente, sentada en mesas al aire libre bebe y charla alegremente. Algunos bailan. Una pareja, en primer plano se apresura a unirse al baile. Una madre atiende a una niña. Hacia la izquierda de la escena, un gaitero se apresta a tocar mientras un personaje le aborda, tal vez solicitándole que interprete una pieza concreta. En conjunto una ambiente de gran vitalidad, movimiento y color. 

El interlocutor del gaitero presenta un nevus piloso en el centro de la mejilla, probablemente congénito. Un detalle más que añadir a la crónica minuciosa que hace el pintor, plagada de anécdotas y de documentada ironía.  









Publicar un comentario