jueves, 7 de julio de 2016

El cuidado de los enfermos en el hospital






Domenico di Barolo

Gobierno y cura de los enfermos 
(1440-1441) 

Fresco


Pellegrinaio. Hospital de la Scala. Siena. 



Domenico di Bartolo (1400-1445) fue un pintor del Quattrocento, encuadrado en la escuela sienesa, y uno de los más destacados realistas de este tiempo. Una de sus más importantes obras es el gran fresco del cuidado de los enfermos en el Pellegrinaio (sala de peregrinos) del Hospital de la Scala, en Siena.   


Vista general del Pellegrinaio del Ospedale della Scala, en Siena. 
El Pellegrinaio es una gran sala decorada con grandes frescos de diversos autores sobre las donaciones y privilegios de este hospital, donde se daba cobijo y cuidados a los peregrinos enfermos. Fue usado como sala de hospitalización hasta tiempos relativamente recientes, los años setenta del pasado siglo. Entre todos los frescos del Pellegrinaio es el que aquí presentamos sin duda el más conocido y el que mejor ilustra la actividad que se desarrollaba cotidianamente en el Hospital. La pintura está realizada con un realismo tal que incluso algunos críticos se han atrevido a reconocer las salas que aparecen en este fresco: las actuales salas del Passeggio y la de San Pío. 


Escenas de la zona central: el lavado del joven herido que va a somenterse a la intervención del cirujano


En el centro de la pintura aparecen visitando el hospital los rectores del hospital. Sus caras presentan un detallismo tal que permiten suponer que se trata de auténticos retratos de los donantes. Al lado de este grupo aparece el cirujano. En la parte baja, un joven, que ha sido herido en una pierna ha sido desnudado (un asistente le retira la ropa) y está siendo lavado y secado cuidadosamente por otro asistente, como preparación a la intervención quirúrgica. El cirujano, tras él, está mirándolo atentamente y es fácil adivinar que está dando algunas instrucciones sobre como debe realizarse un correcto lavado. 

A la izquierda, se representa la medicina física, con dos médicos que discuten sobre la orina contenida en un recipiente de vidrio. Delante de ellos, un asistente ayuda a incorporarse a un enfermo, que está sobre una camilla, tal vez un recién llegado al hospital, ya que en el fondo otro asistente está preparándole la cama y la almohada. 


Escenas de la parte derecha: el fraile confesor,
los sirvientes con el féretro, la lucha entre el perro y el gato
En la parte derecha de la pintura nos encontramos a un fraile, que tiene la cabeza recostada en una mano, en actitud de escuchar a un enfermo que agoniza. Es fácil suponer que lo está oyendo en confesión. A sus pies, un perro y un gato se pelean, en un probable simbolismo de la lucha entre buenas y malas obras o - tal vez - la lucha entre la vida y la muerte. En la parte delantera una gran jofaina con una jarra de agua y una toalla, objetos usados sin duda para lavados de los enfermos. En el extremo, dos sirvientes transportan un féretro de un difunto, cubierto con brocados negros en los que puede verse una escalera, el símbolo del hospital. 

En conjunto en el fresco aparece todo lo que sucede en el hospital: la actividad médica, quirúrgica e higiénica. Los enfermos que llegan, los que son curados, los que agonizan y mueren. 




Frescos de Santa Maria della Scala: 



Publicar un comentario