miércoles, 18 de noviembre de 2015

El coral, un talismán protector


Piero della Francesca. Madonna di Senigallia




 Piero della Francesca

Madonna di Senigallia
(1470-1485)

Óleo sobre papel montado en tabla de nogal
 61 x 53'5 cm
Galleria Nazionale delle Marche 



En nuestro deambular por las salas de museos es probable que nos encontremos frente a una obra de arte, en general representaciones de la Virgen Madre en las que observemos una rama de coral colgada al cuello del Niño. Un detalle que podemos ver repetidamente en la pintura de los siglos XIV y XV, especialmente las procedentes de Italia y de Cataluña.

Una contemplación superficial de este detalle podría hacernos pensar en que simplemente se justificaría por la  moda del momento. Sin embargo, su significación es de otra naturaleza. 



Allegretto Nuzi. Madonna in maestà (detalle)

Giorgio di Tommaso Schiavone

El coral rojo mediterráneo (Corallum rubrum) es un pólipo marino de lento crecimiento (menos de 1 cm por año) con un esqueleto calcáreo de forma arborescente y de color rojo intenso. Se encuentra en fondos rocosos y cuevas marinas, exclusivamente en el Mediterráneo occidental, principalmente en las costas de Nápoles, Cerdeña, Sicilia, Mallorca, y algunos puntos cercanos a Marsella. En la costa peninsular ibérica en algunos puntos dispersos: en Cap de Creus, Islas Medas y Begur (Catalunya),  y Vera  (Almería). También hay algunas colonias atlánticas en zonas de Portugal, Canarias y Cabo Verde. 


Rama de coral rojo. Museo del coral. Torre del Greco
Recuerdo que cuando yo era niño, había contemplado muchas veces la llegada de los pescadores de coral en la costa de Begur, tan pródiga en rocas, cuevas y anfractuosidades costeras. En aquel tiempo, era una pesca abundante y productiva. En mis recuerdos quedan las tardes que pasé viendo como se seleccionaban y pulían las mejores ramas de coral para su comercialización posterior. En la actualidad, la sobreexplotación a la que está sometido el coral ha justificado unas estrictas normas de regulación de su pesca. 


Camafeo con cabeza de Medusa


Desde tiempos de los romanos el coral fue apreciado por su valor ornamental. Así lo atestiguan algunas joyas y camafeos romanos. Su color rojo se identificaba con el mito de Medusa 12. Se decía que cuando Perseo la degolló, la sangre de la Gorgona que cayó al mar dió lugar a estas rojas formaciones arborescentes.

Tal vez por esta creencia arcaica, durante la Edad Media, el coral se tenía por un elemento mágico y protector. El contacto de la piel con el coral protegía de enfermedades y del temido mal de ojo. Esta creencia aún sigue vigente en algunos lugares en la actualidad. 



Jaume Huguet: Mare de Déu amb àngels, 1450  (detalle). MNAC.


Por este motivo en la Edad Media era una práctica generalizada proteger a los niños con colgantes y dijes de coral. En un tiempo en el que la mortalidad infantil era elevada, el efecto apotropaico del coral era muy apreciado. Además muchas enfermedades exantemáticas infantiles cursaban con exantemas de color rojo, lo que reforzaba todavía más la asociación, por una identificación de color. Por eso era también usada para la protección frente a enfermedades o situaciones en las que había pérdida de sangre (partos, hemorragias, metrorragias, hematemesis...) Una muestra  del poder protector del contacto de la piel con los elementos mágicos del imaginario colectivo. 

Los ejemplos de los Niños con collares y ramitas de coral colgando del cuello son innumerables. Aportamos aquí algunos ejemplos.  


Lluís Dalmau: Mare de Déu dels consellers, 1445 (detalle) MNAC. 

Barnaba da Modena, 1370




Corall vermell - Coral rojo - red coral (Illes Medes):


Publicar un comentario