lunes, 29 de junio de 2020

Los cretinos, esos "pobres cristianos"





Jean Louis Alibert

Crétinisme complet 

Lámina del libro 

Description des maladies de la peau 

observées à l'hôpital Saint-Louis

Litografía. 
Bibliothèque Henry Feulard. 
Hospital de Saint-Louis. París





La palabra cretino ha pasado al lenguaje vulgar como un sinónimo de deficiencia mental, y frecuentemente es usado para descalificar comportamientos poco reflexivos o directamente para usarse como insulto. 

Sin embargo se refiere en su acepción original a un diagnóstico y todavía sigue empleándose en medicina. El cretinismo es una forma de deficiencia de la glándula tiroides. La carencia de hormonas tiroideas altera el desarrollo de los tejidos musculares y nerviosos, lo que provoca un retraso en el crecimiento físico y mental. Así, los afectos de este mal son de baja estatura, pronunciarán mal las palabras, presentarán un abdomen protuberante y piel de color blanco céreo. 


J. L. Alibert. Un caso calificado en la época como "Scrophule endémique"
que sin duda corresponde a un cretinismo con bocio prominente. 

El cretinismo puede obedecer a diferentes causas. Hay cretinismo congénito (por herencia autosómica recesiva), y también producirse por un déficit de yodo. El yodo es necesario para producir las hormonas tiroideas, por lo que su carencia crónica puede causar un cretinismo endémico, regional, en las zonas en las que hay poco yodo. También suele coexistir con bocio, un crecimiento anormal de la glándula tiroides a pesar del cual la glándula no es capaz de sintetizar la suficiente cantidad de hormonas tiroideas.  


Los principales síntomas del cretinismo incluyen: 
- Macroglosia (lengua de tamaño superior al habitual) 
-  Engrosamiento de la piel
-  Pelo escaso y quebradizo.
- Expresión facial triste, con los párpados caídos.
-  Voz ronca y profunda
-  Hormigueos e pérdida de sensibilidad en pies y manos. 
-  Hinchazón de piernas. 
- Cabeza mayor de lo habitual con gran desarrollo mandibular, que produce una silueta que recuerda un 8.
- Alteraciones del pulso (Latidos cardíacos lentos, rápidos o irregulares)

- Alteraciones psíquicas: Depresión, psicosis, amnesia... 

En el siglo XVIII, los escasos viajeros que se aventuraban en los valles alpinos relataban el magnífico paisaje que habían podido descubrir y también un descubrimiento inquietante: el del bocio y cretinismo en los Alpes. 

Muchas veces los viajeros describían de forma conmiserativa a estos seres como "pobres cristianos" (pauvres chretiens) que en la pronunciación franco-provenzal sonaba como cretins, como bien explica Antoni Janer en uno de sus artículos . 


Cretinnen aus Steyermark, lámina representando a casos de cretinismo. 

La primera vez que aparece la palabra cretino es en 1750 (Voyage en Suisse. 1750. Lettre et mélange de dissertation Ecritte à la Societé Royale de Lyon par le Marquis de Maugiron, membre de cette académie). Pocas décadas más tarde, Thomas Martyn en su Guide du voyageur en Suisse, se asombraba al ver que era un mal muy extendido en el Valais: 
"Les imbéciles, qu'on appelle crétins, sont en grand nombre. Ici, les goitres ou cous enflés commencent également à être communs. Leur corps ressemble à celui d'un nain, la physionomie est difforme et sombre, et l'esprit dépourvu de toutes ses facultés. Il ne reste dans quelques-uns qu'un mouvement lourd et pesant, avec une grimace qui ne signifie rien ou qui montre seulement que le crétin est un simple animal vivant."
(Los imbéciles llamados cretinos son muy numerosos. Aquí los bocios o cuellos hinchados son también muy frecuentes. Su cuerpo se parece al de un enano, la fisionomía es deforme y sombría, y el espíritu está desprovisto de todas sus facultades. Solo queda en algunos más que un movimiento pesado, con una mueca sin significado alguno y que muestra solamente que el cretino es un simple animal vivo") 

En una tesis doctoral de un médico francés de la época encontramos esta descripción de los cretinos: 
« Le crétin est de petite taille et son infantilisme se poursuit longtemps. Le front est bas, le faciès souvent ridé, la mimique inexpressive. Quant à l'état mental, il va de l'idiotie jusqu'à l'arriération simple, suivant les cas. »
« El cretino es de baja estatura y su infantilismo sigue durante mucho tiempo. La frente baja, la cara frecuentemente arrugada, la mímica inexpresiva. En cuanto a su estado mental va desde la idiocia hasta el simple retraso mental, según los casos. »
                           (Traducciones del francés, X. Sierra) 


"Agnès X. 15 años. Cretinismo confirmado "
Lámina del libro de Bénédict-Augustin Morel .
Traité des dégénérescences physiques, intellectuelles
et morales de l’espèce humaine et des causes qui
produisent ces variétés maladives.
Paris, Londres et New-York, J.-B. Baillière, 1857.
1 vol. 13.5/21.7 [in-8°], XIX p., 700 p. – atlas.
Según Antoine de Baecque, en 1850, en las regiones montañosas de Francia (Alpes y Pirineos) habría entre 20.000 cretinos y 100.000 personas afectas de bocio. Solamente en el cantón suizo del Valais se calculaba la existencia de 3.500 cretinos y unos 2.000 en el valle de Aosta. 

Los principales alimentos que aportan yodo a la dieta son los pescados y mariscos, alimentos casi imposibles de obtener en las alejadas valles alpinas. El cretinismo se daba también con frecuencia en otras zonas apartadas, como en Las Hurdes, en la Península Ibérica, que fueron motivo de una activa campaña por el Dr. Marañón

El bocio era también muy habitual en otras zonas y épocas, a juzgar por las pinturas como el Descendimiento de la Cruz de Van der Weyden, en alguna Virgen de Mantegna o en la Madonna del Parto de Piero della Francesca, por citar algunos ejemplos. También tenemos casos de probable cretinismo en algunas pinturas de Velázquez, como El niño de Vallecas.  


Bibliografía 

de Baecque A. Histoire des crétins des Alpes Éd. Vuibert, 2018

Fourny, M. La véritable histoire des crétins des Alpes. Le Point 09/09/2018 https://www.lepoint.fr/histoire/la-veritable-histoire-des-cretins-des-alpes-09-09-2018-2249778_1615.php

Janer A. Cristians, Guiris, Cretins. Batecs clàssics 
http://www.antonijaner.com/religio/item/641-cristians-guiris-cretins

Morel , B.A. Traité des dégénérescences physiques, intellectuelles et morales de l’espèce humaine et des causes qui produisent ces variétés maladives. Paris, Londres et New-York, J.-B. Baillière, 1857. 1 vol. 13.5/21.7 [in-8°], XIX p., 700 p. – atlas. 

No hay comentarios: