dimecres, 13 de juny de 2018

Del esparadrapo a las tiritas (II): Tiritas





Andy Warhol

Pie con cepillo y objetos
(1961)

Bolígrafo negro sobre papel
Paul Kasmin Gallery. New York 



Dedicamos un anterior artículo a comentar los apósitos con esparadrapo, que ocuparon un largo período de tiempo en las curas de pequeñas heridas, y como el vendaje que aparece en un retrato de Egon Schiele (1890-1918) debía ser de este tipo, ya que la fecha del cuadro (1910) es anterior al invento de las tiritas. 

En cambio, en este dibujo de Andy Warhol, aparece un pie sujetando un pincel. Uno de los dedos ostenta un apósito y podemos imaginar, por la datación de la obra (1961) que es, aquí sí, una tirita. En efecto, en la segunda mitad del s. XX las pequeñas curas de heridas se efectuaban ya de forma casi generalizada con tiritas.  

Earle Dikson, el inventor de las tiritas
Las tiritas fueron inventadas en 1921 por Earle Dickson, un joven de 28 años que trabajaba en Nueva Jersey como comercial para la empresa de productos farmacéuticos Johnson & Johnson. La mujer de Earle, Josephine, no era muy hábil en las tareas del hogar, y con frecuencia se hacía cortes o rasguños en las manos. La joven solía cortar la hemorragia con un poco de algodón hidrófilo (de las muestras que tenía su marido en casa) y se tapaba la herida utilizando un trozo de esparadrapo, aunque este remedio casero no se le aguantaba demasiado tiempo sujeto.

Una noche, mientras estaban cenando, Earle Dickson se quedó mirando uno de esos rudimentarios vendajes que se había colocado su esposa para tapar uno de sus cortes. Se le ocurrió entonces que podría idear algún tipo de cinta adhesiva que ya llevase incorporado un trozo de gasa o algodón y que no se cayese. Al día siguiente, Dickson cogió un trozo de cinta y le puso repartidos unos cuantos apósitos de crinolina impregnados de desinfectante.

En las semanas siguientes, realizó pruebas con las frecuentes heridas de su mujer, introduciendo pequeños cambios y perfeccionando su idea. Animado por un compañero de trabajo, se decidió a presentar su invento a James Wood Johnson, uno de los fundadores de la empresa. Al principio la propuesta no suscitó un gran entusiasmo, pero al ver que eran muy prácticas, Johnson decidió comercializarlas con el nombre de Band-Aids.


Una de los primeros envases de las tiritas (Band-Aid) con las instrucciones de uso

Al principio eran largas tiras de 45 x 7 centímetros. A pesar de que la empresa ya era conocida por aquel entonces por sus vendajes para soldados, que suministraba a la mayoría de los hospitales, no tuvieron demasiado éxito y tan solo ganaron con las tiritas en un año 3.000 dólares.

Al señor Johnson se le ocurrió entonces la brillante idea que, para promocionar su nuevo producto, podría regalar varias cajas a los Boy Scouts, ya que los niños que formaban parte de esta organización sufrían con frecuencia cortes y heridas durante sus excursiones y acampadas. Cuando esto sucedía estaban lejos de cualquier centro de socorro. Así podrían incorporar las tiras adhesivas, de uso muy fácil, a sus botiquines de campaña. Los boy scouts popularizaron pronto el nuevo producto entre sus amigos y familiares. 

La estrategia tuvo buenos resultados y aumentó la demanda. En 1924 empezaron a producir las tiritas de distintos tamaños y longitudes. En 1938 se vendían esterilizadas y en 1951 en unidades sueltas y no en rollos. Fue tal el éxito que Dickins fue ascendido a vicepresidente de la compañía. Cuando murió, la empresa ganaba 30 millones de dólares al año con las ventas de tiritas.

En tan solo cuatro años (1924) la producción y venta de esas nuevas cintas adhesivas eran un éxito espectacular. Tanto, que Earle Dickson fue ascendido a vicepresidente de la compañía.

Las tiritas fueron introducidas en España por el empresario de Mataró Gerard Coll, después de la Guerra Civil española. Al principio se comercializaron con el nombre de Espárapractic Unitex y en 1954 se le dio el nombre comercial de Tiritas, tal y como las hemos conocido siempre. Cabe destacar que en Hispanoamérica son comúnmente conocidas como ‘Curitas’.En 1984 la Real Academia de la Lengua Española aceptó la palabra tirita en su diccionario:
1. f. Esp. Tira adhesiva por una caraen cuyo centro tiene un apósito  
esterilizado que se coloca sobre heridas pequeñas para protegerlas.
Actualmente, las tiritas son imprescindibles en cualquier botiquín. Incluso los astronautas de la nave Mercury ya se las llevaron al espacio en 1964. Aunque básicamente su diseño sigue siendo el mismo, se han introducido variantes, como tiritas con dibujos para niños, color adaptado a los distintos tonos de la piel, o aditivos como antisépticos o antibióticos para mantener la asepsia de la zona. 

El futuro aguarda también a las nuevas versiones de tiritas. Por ejemplo se ha propuesto que podrían incluir un microchip que recogiera constantes como la temperatura o las pulsaciones por minuto y que las enviara la información a un centro de recepoción de señal. Nuevas aplicaciones para viejos apósitos. 


Bibliografía 

Artime M. ¿Quien inventó las tiritas? 
http://maikelnai.naukas.com/2007/04/18/quien-invento-las-tiritas/

López A- ¿Cuál es el origen de las tiritas? 
https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/cual-es-el-origen-de-las-tiritas/


Publica un comentari a l'entrada