dimecres, 25 d’abril de 2018

Semana mundial de la inmunización (I)








Víctor Tardieu

Escena de vacunación 
en Indochina (detalle) 

Fresco
Escuela Superior de Bellas Artes.  Hanoi. 




La última semana de abril, la OMS celebra la semana mundial de la inmunización, para promover el uso de las vacunas. En efecto, la vacunación es una de las prácticas sanitarias más eficaces y si se usa adecuadamente salva millones de vidas. Sin embargo, todavía quedan 19 millones de niños en el mundo que no han sido vacunados o que lo han sido de manera incompleta, por lo que corren el riesgo de contagiarse de enfermedades potencialmente mortales. Además la presencia de niños no vacunados pone en riesgo la salud de la colectividad, ya que puede desencadenar peligrosas epidemias. 

Por eso este año la OMS promueve este año 2018 la correcta vacunación de la población con el lema "Protegidos colectivamente, las vacunas funcionan". Es un llamamiento a la responsabilidad de todos: los gobiernos deben invertir en vacunación, los promotores deben hacer de las vacunas una prioridad y la gente debe vacunarse. 


Recientemente se han propagado por parte de grupos antivacuna diversas informaciones (parciales o intencionadamente exageradas) que han obtenido un gran eco en las redes sociales. Esto ha producido una notable regresión en la práctica de la vacunación en algunos países. El caso más llamativo es el de Francia: en 2015 solamente un 59% de los franceses estaba plenamente convencido de la necesidad de vacunarse.  


Como en tantas otras cosas, la mejor arma para convencer a la población de la conveniencia de vacunarse es disipar algunas dudas:


1) ¿Las vacunas pueden causar efectos secundarios?


En general no. Varios cientos de millones de personas se vacunan cada año en todo el mundo. La mayoría de las reacciones a las vacunas son leves y transitorias, y los posibles efectos adversos de las vacunas se controlan de cerca. El riesgo de desarrollar una enfermedad grave al no vacunarse es mucho mayor que el de ver un efecto secundario relacionado con la vacunación.

Como con todos los medicamentos, las vacunas pueden causar efectos adversos. Los más habituales son un aumento de temperatura discreto y pasajero y un poco de dolor o enrojecimiento en el sitio de la inyección. Los efectos secundarios de importancia son excepcionales y cuando ocurren son investigados convenientemente.

2) ¿El aluminio que llevan las vacunas, comporta algún peligro?
La mayoría de las vacunas inactivadas contienen sustancias coadyuvantes que permiten que el sistema inmunitario responda eficazmente y, por lo tanto, ayudan a defender nuestro organismo frente a las infecciones. Las sales de aluminio (fosfato e hidróxido de aluminio) se encuentran entre los coadyuvantes más utilizados en el mundo con 90 años de uso y cientos de millones de dosis inyectadas.
El aluminio es el metal más abundante en la tierra. Lo absorbemos diariamente de muchas maneras y casi todos los alimentos lo contienen, principalmente vegetales y cereales. El aluminio también se utiliza para el envasado de alimentos (bebidas en latas). Por lo tanto, las cantidades de aluminio proporcionadas por las vacunas son bajas (generalmente de 0,2 a 0,5 mg por vacuna, y en cualquier caso nunca más de 0,85 mg) en comparación con las fuentes diarias de ingesta de aluminio en el cuerpo (3 a 5 mg diarios por vía oral). La ingesta diaria aceptable está bien definida.
En los últimos años se ha planteado repetidamente preguntas sobre la inocuidad del aluminio. La duda provenía de que un equipo de investigadores (1998) planteó la posibilidad de que el aluminio causara una lesión en el sitio de inyección llamada "miofascitis macrofágica" y la existencia de síntomas de tipo fatiga, dolor muscular o transtornos articulares o cognitivos, como el autismo. Se comprobó que los resultados de este estudio estaban plagados de errores y no demostraban la existencia real de estos hipotéticos transtornos. Desafortunadamente, provocó una ola de pánico que redujo las tasas de vacunación y posteriormente desencadenó brotes de enfermedades. A la vista de los datos disponibles hasta la fecha a nivel internacional, la seguridad de las sales de aluminio contenidas en las vacunas no puede cuestionarse.

3) ¿Puede un niño recibir más de una vacuna a la vez?
Los datos científicos demuestran que administrar más de una vacuna a la vez no tiene ningún impacto negativo sobre el sistema inmunitario. Los niños están expuestos cada día a centenares de sustancias que desencadenan reacciones inmunitarias. Un simple resfriado los expone a muchos más antígenos que una vacuna. 
La administración simultánea de diversas vacunas ahorra muchas consultas médicas y también ocasiona menos molestias a los niños. 



Bibliografía

OMS Vacunación y seguridad de la vacuna. 
http://www.who.int/features/qa/84/fr/

OMS Semana Mundial de la Inmunización. 
http://www.who.int/mediacentre/events/2018/world-immunization-week/es/


Gaubert C. Del 23 al 29 de abril, la Semana Mundial de la Inmunización está dedicada a los bebés. 
https://www.sciencesetavenir.fr/sante/maladie-enfant/du-23-au-29-avril-la-semaine-mondiale-de-la-vaccination-est-dediee-aux-bebes_123357





Publica un comentari a l'entrada