dimarts, 5 de desembre de 2017

La herida de Telefo







Aquiles cura la herida de Telefo
(detalle) 


Bajorrelieve de mármol
Casa de Telefo. Herculano.




Este relieve de mármol, que da nombre a la casa de Herculano en la que fue hallada, representa la leyenda de Télefo (Τήλεφος), hijo de Hércules y rey de Misia. 

La flota griega, dispuesta a atacar a Troya, desembarcó por error en la costa de Misia, en donde reinaba Telefo. La equivocación terminó en un violento combate entre misios y aqueos, en la que se produjeron numerosas bajas por ambas partes. Durante la batalla, Aquiles hirió a Telefo en una pierna con su lanza.

Finalmente se llegó a una tregua, pero la herida del monarca no sanaba, por lo que el propio Aquiles, intentando congraciarse con los misios fue a consultar al oráculo, lo que se representa en la parte izquierda del relieve, donde aparece la pitonisa sentada que revela que la herida de Télefo sólo se curaría por medio de la misma arma que la causó.


Vista completa del relieve: A la izquierda, Aquiles ante el oráculo.
A la derecha, Aquiles raspando su lanza sobre la herida de Telefo

En la parte de la derecha puede verse la cura a la que es sometido Télefo. Aquiles, con un cuchillo, raspa la herrumbre de la punta de su lanza sobre la herida. El tratamiento dio resultado y la herida curó en poco tiempo. Tras la curación, Aquiles consiguió que el rey de Misia, agradecido, cambiase de bando y combatiese a favor de los aqueos y en contra de los troyanos. 

Un aspecto interesante es el bastón que sostiene Télefo. El bastón se remata con un fruto de la adormidera, la planta de la que se extrae el opio. Una alusión, tal vez al uso que se hacía ya entonces de Papaver somniferum para paliar el dolor, como analgésico, y que probablemente se había administrado al rey herido antes de la cura.  


La suntuosa casa de Télefo, en Herculano, donde se halló el relieve

Hasta aquí, lo que nos cuenta la leyenda. Dejando aparte la curación milagrosa de la herida, podemos especular sobre una cierta acción antiséptica de las sales de cobre, que además estimulan la cicatrización, por lo que todavía hoy se usan en fórmulas antisépticas, como el acqua caerulea. Acciones similares tienen algunas sales de hierro.  

El relieve de Télefo nos muestra pues el tratamiento de una herida traumática tórpida. No es descabellado pensar que - con oráculo o sin él - este tipo de tratamientos pudiera haber sido practicado en el s. V a.C. 

Por cierto, que la mortalidad por los traumatismos que aparecen descritos en la Ilíada han sido estudiados por Pikoulis y cols. que llegaron a determinar que las heridas causadas por flechas tenían una mortalidad aproximada de un 42%; las causadas por honda, un 67%; las producidas con una lanza, un 80% y las de espada, eran mortales en todos los casos.               



Bibliografía

Pikoulis EA, Petropoulos JC, Tsigris C, Pikoulis N, Leppaniemi AK, Pavlakis E, Gavrielatou E, Burris D, Bastounis E, Rich NM. Trauma management in ancient Greece: value of surgical principles through the years. World J Surg. 2004;28:425–430.
Publica un comentari a l'entrada