divendres, 8 de desembre de 2017

50 años del primer transplante de corazón





Giacomo Manzú

Retrato de Christiaan Barnard
(1969) 

Escultura de bronce 
Casa Museo Manzú. Ardea (Lacio) 



Hace pocos días se cumplieron 50 años del primer transplante de corazón (3 de diciembre de 1967), realizado en el Hospital Grote Schurr de Ciudad del Cabo por el cirujano sudafricano Christiaan Barnard. 



El primer transplante de corazón constituyó una gran
noticia y causó gran expectación a finales de 1967
El paciente que recibió el primer transplante de corazón, era Louis Washkanski, un varón de 53 años que padecía una insuficiencia cardíaca terminal asociada a una diabetes. La donante fue Louise Darvall, una joven oficinista de 25 años que había sufrido un accidente de tráfico. Aunque Washkanski no presentó rechazo, pero falleció 18 días más tarde a consecuencia de una neumonia. A pesar de todo, la intervención fue considerada un éxito y supuso una revolución en la Historia de la Medicina. 

La operación duró cerca de cinco horas y, tras 52 minutos de suturas cardíacas y un choque eléctrico, el corazón del donante comenzó a latir en el tórax del receptor. El propio Dr. Barnard comentó sus sensaciones en aquel histórico momento, cuando contempló la cavidad pericárdica vacía del receptor:
 "La comprobación de que ante mí se hallaba un hombre tendido, un hombre sin corazón, pero vivo, me parece que fue el momento que me infundió más pavor" 
A pesar de la gran aportación quirúrgica de los transplantes, el problema del rechazo planteaba graves problemas de viabilidad. Hasta la introducción de inmunosupresores como la ciclosporina, a finales de los años 70 no se conseguió el pleno éxito en los transplantes cardíacos. 

En nuestro país el primer transplante con cierto éxito lo efectuaron Josep Mª Caralps y Josep Oriol Bonnín en el Hospital de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona consiguiendo que el paciente un joven de 33 años, sobreviviera 9 meses. Actualmente se practica el transplante cardíaco a más de 7000 personas cada año en todo el mundo, y se ha conseguido salvar un gran número de vidas

Christiaan Barnard (1922-2001) se licenció en Medicina en Ciudad del Cabo en 1953. Estaba muy interesado en los problemas del corazón, ya que uno de sus hermanos murió con 5 años con un problema cardíaco. Tal vez por eso, siendo ya cirujano se especializó en cardiología gracias a una beca de dos años en la Universidad de Minneápolis (EEUU) en la Clínica del Dr. Owen. Allí conoció al Prof. Norman Shumway comenzaría a realizar transplantes experimentales de corazón en animales, técnica que iría practicando durante 15 años. 

Tras practicar el transplante de corazón en humanos, Christian Barnard alcanzó una gran popularidad. Hombre muy agraciado y de gran atractivo, tuvo una agitada vida sentimental que fue ampliamente difundida por la prensa rosa. 


El Dr. Barnard al final de su vida con las secuelas del
carcinoma basocelular en la cara
Barnard tuvo que abandonar los quirófanos en 1980 ya que padecía una artritis que le afectaba seriamente las manos y los tobillos. En esta segunda etapa se dedicó a investigar las causas del envejecimiento. A partir de 1988 realiza una gira mundial promocionando un sistema de rejuvenecimiento mediante la administración por via parenteral de ultrafiltrado de células de feto de carnero. Este sistema fue muy contestado por la opinión científica internacional. Barnard promocionó también cremas y productos cosméticos, con un marcado cariz comercial. Estas actuaciones le acarrearon un considerable desprestigio científico. 

Barnard estuvo afectado por un cáncer de piel (carcinoma basocelular) en la nariz que tuvo que tratarse mediante injertos y radioterapia. Finalmente, mientras disfrutaba de unas vacaciones en el Mediterráneo, una crisis de asma le ocasionó un paro cardíaco, muriendo en un hotel de Chipre a los 78 años de edad. 








Publica un comentari a l'entrada