domingo, 28 de mayo de 2017

Un tirano con lupus: Ferdinand Marcos de Filipinas








Busto colosal de Ferdinand Marcos
(Erigida en 1985, Dinamitada en 2002)

30 m. altura. 
Benguet (Filipinas) 



Los dictadores suelen tener tendencia a la megalomanía y al culto a la personalidad. Tal vez por eso tengan obsesión por hacer erigir estatuas colosales, de gran tamaño. Fue el caso del dictador Fernando Marcos de Filipinas (1917-1989), que a mediados de los años 80 hizo construir una gran cabeza con su cara a unos 130 Km de Manila. Concretamente estaba situada en una ladera, en el bosque de Benguet. Tenía unos 30 m. de altura y miraba hacia el Mar de la China, pudiéndose divisar desde gran distancia. La estatua fue volada con dinamita en 2002, por unos buscadores de tesoros que esperaban encontrar un botín en su interior. 


Estado en el que quedó la estatua colosal de
Ferdinand Marcos tras su voladura en 2002
El gobierno de Marcos fue muy opresivo para su pueblo, que veía como el tirano se enriquecía a expensas del pueblo y evadía grandes sumas de dinero. Su esposa Imelda Marcos dilapidaba el dinero y se dedicaba a comprar pares de zapatos de forma compulsiva (llegó a tener 2700 pares en 1986). Como veremos, Marcos fue derrocado en 1986 y se exilió a Hawai. 

Marcos había nacido en una reconocida e influyente familia filipina. Estudió Derecho en Manila. En 1939 fue acusado de asesinar a un oponente de su suegro, pero tras apelar al Tribunal Supremo obtuvo la absolución en 1940. 

En la Segunda Guerra Mundial fue oficial del ejército en su país. Siempre se vanagloriaba de haber ejercido un fundamental papel en la resistencia contra los japoneses, pero más tarde se demostró que tuvo un papel tibio, casi nulo. De las 31 medallas obtenidas por su valor, la mayoría las consiguió después de acabada la contienda, y buena parte de las mismas se las concedió a sí mismo durante su presidencia. 

En 1946 fue ayudante del primer presidente de la República independiente de Filipinas, Manuel Roxas. Luego fue miembro de la Casa de Representantes durante diez años y luego formó parte del Senado. En 1954 se casó con Imelda, que a partir de entonces sería su principal consejera. 

En 1965 Marcos que había conseguido un gran prestigio en el Partido Liberal (fundado por Roxas), fue nombrado candidato a la presidencia, enfrentándose al representante del Partido Nacionalista Diosdado Macapagal. Fue elegido presidente y en su primer mandato efectuó algunos progresos en agricultura, industria y educación. 


F. Marcos representado como campesino.
Pintura (óleo sobre lienzo) encontrada
en el palacio de Malacanang tras la huída de Marcos. 
Reelegido presidente en 1969 se tuvo que enfrentar a las revueltas estudiantiles y a la guerrilla urbana. Implacable anticomunista envió tropas luchar a favor de Vietnam del Sur.  

Progresivamente fue gobernando de forma cada vez más autoritaria e impuso la ley marcial (1972) y pudo así ordenar impunemente el asesinato de Benigno Aquino, su principal opositor, cuando bajaba de un avión en el aeropuerto de Manila tras tres años de exilio voluntario. 

Su actitud tiránica propició la aparición de una guerrilla musulmana y otra comunista, que luchaban para derrocarlo. En 1973 promulgó una nueva Constitución claramente totalitaria. Desde este momento su régimen fue abiertamente tiránico, hasta que en febrero de 1986 Corazón Aquino, la esposa de Benigno Aquino, ganó las elecciones y Marcos tuvo que huir a Honolulú. 

Desde 1971, le habían diagnosticado un Lupus eritematoso sistémico, pero él impuso un total secreto a los médicos y a sus colaboradores sobre su estado de salud. 


Una de las últimas apariciones públicas
de F. Marcos, con la cara edematosa
como consecuencia del tratamiento
y de la insuficiencia renal
Sin embargo, en 1978 se había debilitado mucho y su cara estaba muy edematosa (hinchada) por la repetida administración de corticosteroides. En esta fecha comenzó a realizar diálisis renal intermitente. 


En 1980 se produjo un fallo renal. Fue sometido a transplante de riñón, sin éxito y tuvo que realizar diálisis de forma continuada. Se le mantuvo vivo con un riñón artificial pero la situación era ya tan insostenible que en diciembre de 1984 se admitió oficialmente que Marcos padecía una enfermedad grave.  Fue derrocado en 1986. 

En 1989, en su exilio de Honolulú, la insuficiencia renal y pulmonar propiciaron una septicemia, que le produjo un paro cardíaco, que fue considerado como la causa de su fallecimiento. 

  

Publicar un comentario