sábado, 27 de mayo de 2017

Despiojar con una liendrera







Adriaen Brouwer

Despiojando (El peinado)


Óleo sobre tabla. 17 x 14 cm. 
Museo del Prado. Madrid.




Adriaen Brouwer (circa 1605-1638) fue un pintor y dibujante flamenco, activo en los Países Bajos del Norte. Parece ser que se habría formado con Frans Hals, aunque no hay documentos que lo prueben. Se estableció más tarde en Amsterdam, donde sus obras alcanzaron un notable éxito. Su obra se basa principalmente en composiciones de ambiente campesino caracterizadas por una gran carga expresionista en los rostros y la representación de fuertes emociones de sus personajes, los cuales, a diferencia de otros artistas, sitúa en espacios interiores.  

En esta obra (la única que de este autor se conserva en el Museo del Prado) podemos ver a un hombre recostado que presenta su cabeza a otros dos personajes. Uno de ellos, con la cabeza cubierta por un casquete blanco, sostiene en sus manos un peine, dotado de doble dentado. Estos peines muy usados en aquel tiempo, presentaban por un lado un dentado normal, usado para el peinado y por el otro un dentado mucho más fino. Era la denominada liendrera, que se usaba para intentar desprender las liendres, los huevos de los piojos que se adhieren fuertemente al pelo. Arrastrar las liendres no es un trabajo sencillo, ya que muchas veces hay que ayudarse de ácidos como el vinagre para disolver la estructura quitinosa de estos huevos facilitando así que se puedan arrastrar con la ayuda de la liendrera. El viejo parece que está limpiando la liendrera, por lo que es previsible que haya logrado su objetivo.

El otro personaje parece apretar algo con los dedos. Tal vez ha encontrado un parásito adulto y lo está aplastando. Acompaña su acción con una cierta cara de satisfacción. 

En conjunto, un testimonio más de lo frecuente que debían ser en el s. XVII las infestaciones por Pediculus capitis, lo que ya ha motivado diversos comentarios en este blog (1, 2, 3, 4, 5, 6). 



Publicar un comentario