viernes, 23 de diciembre de 2016

La fimosis de Luis XVI (y II): El rey que no quería operarse





Joseph-Siffred Duplessis

Retrato del rey Luis XVI (detalle)
(1777)

Óleo sobre lienzo. 
Musée Carnavalet. Paris.  




La entrada de hoy comienza con este retrato del rey Luis XVI, realizado por Joseph-Siffred Duplessis (1725-1802), un pintor barroco rococó que realizó muchos retratos de la familia real de Luis XVI, en Versalles. Duplessis pintó también retratos de otros personajes célebres de su tiempo, como el compositor Gluck y Benjamin Franklin.  

Retomo el tema, iniciado hace poco, de la ausencia de vida marital de Luis XVI y María Antonieta durante un largo período de tiempo. Como médico se me plantea la cuestión de porqué el monarca tardó siete años en consumar su matrimonio. Siempre se arguye la fimosis como la causa. Este es un problema muy común, que ciertamente puede entorpecer la cópula. Pero cuando se presenta, generalmente no se demora la intervención quirúrgica.  ¿Por qué en este caso se retrasó tanto?

Es cierto que a Luis XVI no le interesaban mucho las mujeres. Ni tampoco el sexo en sí, ya que no se le conocen tampoco relaciones homosexuales. Es posible que su carácter tímido y retraído, junto con una severa educación puritana hubieran influído en retrasar la decisión. También es posible que hubiera tenido alguna mala experiencia sexual previa, aunque este extremo no se ha podido documentar. 


Retrato al pastel de María Antonieta realizado por Joseph Ducreux
por encargo del Delfín, para que pudiera conocer su aspecto
antes de casarse con ella (1769)
Además, Luis y María Antonieta se casaron demasiado jóvenes, y no estaban  en absoluto enamorados. De hecho, como todos los enlaces reales de la época, fue un matrimonio de conveniencia, justificado solamente por la necesidad de una alianza política entre las casas reales de Borbón y los Habsburgo. De hecho, los contrayentes ni siquiera se conocían. Luis vió por primera vez la figura de la que iba a ser su esposa por un retrato de encargo realizado por Ducreux poco antes de las nupcias. 

Los médicos que le reconocieron en diversas ocasiones no parece que dieran mucha importancia a su fimosis. Puede ser que no fuera una fimosis completa, aunque en este caso tampoco debería haber impedido del todo el coito.  

Un dato que tal vez merezca la pena considerar es que en los meses sucesivos a su boda, Luis perdió bastante peso, a pesar de consumir grandes cantidades de carne de caza, actividad que le apasionaba y a la que se dedicaba constantemente. Este dato incluso nos puede plantear la posibilidad de que tuviese una diabetes. Si así fuera, los niveles altos de glucosa podrían haber contribuido a una cierta impotencia. 


Antoine-François Callet: Retrato de Luis XVI (1786)

El aspecto de obesidad fofa de algunos retratos de Luis XVI han inducido a Androutsos a plantear la posibilidad de un retraso puberal de origen adrenogenital. Esto podría explicar la reiterada opinión de los médicos de que Luis XVI era impotente, y la reiterada abulia del monarca.  

Otra posibilidad es que sufriera una progresiva retracción del prepucio a causa de un liquen escleroatrófico, una enfermedad de prepucio y glande que cursa con el endurecimiento de estos tejidos, que aparecen con un aspecto blanquecino, nacarado. Pero en este caso los médicos probablemente hubieran destacado este cambio de color, que suele ser evidente a la inspección. 

Cabe que la decisión se retrasara por el miedo a la cirugía. Tal como se hacían las intervenciones en aquel tiempo, no parece que sea un argumento desdeñable. No se disponía de anestesia, la higiene era muy precaria y las complicaciones infecciosas debían ser muy frecuentes. La hemorragia y el dolor estaban garantizados. Probablemente, Luis era hipocondríaco y timorato. 

Por otra parte, la circuncisión no era vista como un procedimiento médico, sino religioso. Era una práctica ritual propia de judíos y musulmanes. Circuncidar a un rey de Francia, la católica Francia, la "hija mayor de la Iglesia" podía plantear un conflicto político-religioso que podría explicar el escaso interés médico en practicarla. En la Encylopédie de Diderot la encontramos definida así: 

"Circuncisión, nombre (Teol). Ceremonia religiosa entre los judíos y musulmanes. Consiste en cortar el prepucio de los varones que profesan o quieren profesar la religión judía o musulmana"

Sea como fuere, no tenemos datos demostrables de la causa del inexplicable retraso de la intervención, aunque todos los factores que apuntamos podrían haber contribuído a ello. 



Bibliografía: 

Androutsos G. Le phimosis de Louis XVI (1754-1793) aurait-il été à l’origine de ses difficultés sexuelles et de sa fécondité retardée? Progrès en Urologie (2002), 12, 132-137
http://www.urofrance.org/fileadmin/documents/data/PU/2002/PU-2002-00120132/TEXF-PU-2002-00120132.PDF

Androutsos G. The truth about Louis XVI's marital difficulties. 

http://www.historyofcircumcision.net/index.php?option=content&task=view&id=78

Fogg RN, Boojian SA. The sexual dysfunction of Louis XVI: A consequence of international politics, Anatomy or naïveté? BJUI 2010, Volume 106, Issue 4, p.457-459. 


History of circumcission: Circumcision and phimosis in eighteenth century France. 

http://www.historyofcircumcision.net/index.php option=content&task=view&id=78 

Gillian. Louis' penis problem. 

http://medicalhistory.blogspot.com.es/2012/02/louis-penis-problem.html  

Tilles G. History of circumcision: A French urologist's perspective. Progrès en Urologie, Vol. 9, No. 6, 1999, pp. 1148-1157. 

http://www.historyofcircumcision.net/index.phpoption=com_content&task=view&id=81&Itemid=48

Publicar un comentario