martes, 31 de mayo de 2016

Ramón y Cajal, Barcelona y la neurona.








 Joaquín Sorolla Bastida

Retrato de Santiago Ramón y Cajal 
(1906) 


Óleo sobre lienzo. 91 x 127,5 cm.

Museo Provincial de Zaragoza. 




El año 1888 fue descrito por Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) como "su año cumbre", ya que fue cuando hizo los descubrimientos capitales sobre las neuronas. El insigne médico había obtenido una plaza de profesor de Histología algunos años antes en 1882, ocupando la cátedra de la Universidad de Valencia. En 1887 llegó por traslado a la Universidad de Barcelona, en donde encontró los medios para montar un Laboratorio de Histología. 

Arriba: La casa de la calle Notariat, 7, donde Cajal descubrió la teoría de la neurona.
Abajo: Detalle de la placa conmemorativa que lo recuerda, puesta en el 50 aniversario
de la muerte del insigne investigador. 


Al llegar a Barcelona, Cajal se instaló en un modesto piso del Raval, el núm 7 de la calle Notariat, cerca de la que entonces era la Facultad de Medicina, que estaba situada en la calle del Carme. Así no perdía mucho tiempo en ir de la Facultad a su casa. En este domicilio instaló un pequeño laboratorio y allí, en los ratos libres que le dejaba su ocupación docente, realizaba preparaciones de tejidos y las estudiaba. Tres médicos jóvenes le ayudaban, por el sólo placer de hacerlo en sus investigaciones. Fue allí, en esta casa fue donde formuló su teoría de la neurona, que le valdría años más tarde el Premio Nobel. 


Ramón y Cajal, en la época en la que vivió en Barcelona y descubrió la neurona. 

                                                                                      Ramón y Cajal era muy aficionado a la fotografía. De hecho mantenía una prolífica correspondencia con otro médico investigador, el Dr. Ferrán i Clúa, que había descubierto una vacuna contra el cólera (tema que también había interesado mucho a Cajal, que vivió en Valencia la epidemia de cólera de 1885) y que también estaba muy interesado en las técnicas de revelado fotográfico. Tal afición no es del todo ajena al descubrimiento de la neurona, ya que, aplicando técnicas y reactivos fotográficos a la tinción de los tejidos del sistema nervioso, pudo realizar el descubrimiento de los mecanismos que gobiernan la morfología y los procesos conectivos de las células nerviosas de la materia gris del sistema nervioso cerebroespinal.

Preparación histológica de Ramón y Cajal.
Museo Vasco de la Medicina y de la Ciencia "Jose Luis Goti"
Facultad de Medicina y Odontología
Leioa (Bizkaia)


Hace años tuve la ocasión de observar al microscopio algunas de las preparaciones histológicas que realizó Cajal. Sorprende lo bien conservadas que están, después de tantos años. Cuando el Colegio de Médicos de Madrid estaba instalado en el antiguo Hospital de San Carlos (hoy Museo Reina Sofía), había un rincón, el Rincón de Cajal, donde se conservaban algunos efectos personales y unas cuantas preparaciones microscópicas del insigne investigador. 

Cajal también era un magnífico dibujante. Realizó dibujos  de lo que veía al microscopio que sorprenden por su minuciosidad y precisión. Algunos de estos dibujos ilustraron sus libros y publicaciones. Y es que como vemos, en la Medicina, Ciencia y Arte se entrelazan y enriquecen mutuamente. 





Detalle de la ilustración de la morfología neuronal del córtex (dibujo de Ramón y Cajal)




Santiago Ramón y Cajal, el descubridor de las neuronas: 


Publicar un comentario