martes, 13 de octubre de 2015

El lunar postizo de la Infanta Maria José

Francisco de Goya (1746-1828). María Josefa de Borbón y Sajonia, infanta de España (1800)
Óleo sobre lienzo. 72 x 59 cm. Museo del Prado. Madrid



Francisco de Goya

María Josefa de Borbón y Sajonia, infanta de España 
(1800) 


Óleo sobre lienzo. 72 x 59 cm
Museo del Prado, Madrid. 




En 1800 Goya pintó este cuadro, probablemente como un boceto preliminar de su obra posterior La familia de Carlos IV. Se conocen unos 10 estudios previos al natural de los diversos personajes, que Goya pintó en Aranjuez. Seguramente la intención del pintor era evitar largas y tediosas poses de todo el grupo al completo, por una parte, y por otra, tener la suficiente libertad para ejercer la sutil y velada crítica que podemos ver en tan emblemática y conocida pintura. En La familia de Carlos IV, aparece a la izquierda, la infanta Maria Josefa de Borbón, en un segundo plano, con la mirada penetrante e inquisidora, una expresión muy parecida a este retrato individual. Goya trató con mucha intensidad y cuidado sus expresiones faciales.  

María Josefa de Borbón (1744-1801) era hija de Carlos III y María Amalia de Sajonia. Nació en Gaeta, cuando su padre era todavía rey de Nápoles. Nunca se casó, aunque se le había propuesto casarse con su tío el infante D. Luis. 

En el cuadro, la infanta aparece con la banda de las Damas Nobles de la Reina María Luisa, con grandes pendientes de brillantes. Sobre el pecho, unas pinceladas negras e informes hacen alusión al lazo negro de la Cruz Estrellada o Orden de las Damas Nobles del Imperio Austríaco. También luce un tocado con una pluma de ave del Paraíso en la cabeza, reveladora de la influencia de la moda francesa en la corte española. 

A nivel de la sien derecha observamos lo que parece una gran tumoración cutánea, totalmente negra. Se ha interpretado como una queratosis seborreica o un nevus de gran tamaño. Algunos autores incluso lo han llegado a considerar como un melanoma maligno, señalando además que la infanta murió un año después de pintado el cuadro. Sin embargo, en nuestra opinión, el tamaño de la mancha negra y sus bordes regulares hacen pensar en un artefacto, un parche negro que se usaba como lunar postizo y que fue muy usado en el s. XVIII. En el momento que se pintó el cuadro este aditamento estaba ya algo pasado de moda, aunque seguía usándose con fines medicinales, ya que se aplicaban sustancias para aliviar, por ejemplo, ciertos tipos de cefaleas o neuralgias. 


Bibliografía:

MENA MARQUÉS, Manuela, «La infanta María Josefa de Borbón (1800)», El retrato español en el Prado: del Greco a Goya, Madrid, Tf, 2006, pág. 184. ISBN 84-8480-088-1.


La familia de Carlos IV, de Goya:





Goya: The family of Charles IV: 




Publicar un comentario