lunes, 12 de octubre de 2015

Los dientes de Gauguin



Paul Gauguin, "Portrait of the Artist with the Yellow Christ" (1889), oil on canvas (via Musée d'Orsay)



Paul Gauguin

Autorretrato con Cristo amarillo"
(1889)

Óleo sobre lienzo. 
Museo de Orsay. París.



Durante mucho tiempo se creyó que el pintor Paul Gauguin (1848-1903) había muerto  en las islas Marquesas como consecuencia de una sífilis cardiovascular.  El artista habría contraído esta enfermedad de una prostituta de París antes de instalarse en la Polinesia. Sin embargo un reciente hallazgo plantea ciertas dudas sobre este diagnóstico. 


Gauguin's teeth
 Los dientes de Gauguin (según Art Newspaper)
Según un artículo publicado por Martin Bailey en la revista Art Newspaper, una investigación del Chicago’s Field Museum ha analizado unas piezas dentarias atribuídas a Gauguin. Estos dientes se encontraron en una excavación arqueológica realizada cerca de donde vivió el artista en los últimos años de su vida (1901-1903). Los dientes estaban depositados en un contenedor de vidrio, junto con algunos instrumentos de pintor y una cáscara de coco con trazas de haber contenido pigmentos. La población de Atuona no consumía azúcar en aquel tiempo, y los dientes presentaban caries características de haber tomado azúcar, por lo que en seguida se sospechó que las piezas dentarias pertenecían a un europeo. Sospechando que podían ser las de Paul Gauguin, se procedió entonces a comparar el ADN con el de su abuelo hallándose una probabilidad de un 90-99 %.

 
Autorretrato de Paul Gauguin


Pero el análisis de los dientes también reveló otro dato: no contenían trazas de mercurio. Los mercuriales eran el tratamiento habitual de la sífilis en aquel tiempo, por lo que la historiadora Caroline Boyle-Turner opina que la ausencia de mercurio demuestra que o bien Gauguin no padeció la sífilis o bien que si la tuvo, no se la trató. 

El tratamiento con mercurio produce algunos efectos secundarios, como sialorrea, úlceras en la mucosa bucal o faríngea y en la piel, alteraciones neurológicas, pérdida de piezas dentarias e incluso la muerte. Pero deja trazas de mercurio en los dientes a menos que se hayan extraído previamente. 

Se cree que muchos artistas coetáneos de Gauguin (Seurat, Toulouse-Lautrec, Manet, Van Gogh...) se contagiaron el de sífilis. La sífilis constituía una gran epidemia en Europa y se calcula que más de un 10% de la población estaba afectada. 



Paul Gauguin: 









Publicar un comentario