dilluns, 7 de maig de 2018

Arnault Tzanck y su obra







Retrato de Arnault Tzanck 

Fotografía en Blanco y Negro 

Biblioteca F.M.P.  París




¿Por qué creer cuando podemos saber? 
(Arnault Tzanck)



Arnault Tzanck (1886 -1954) fue un dermatólogo que realizó importantes aportaciones tanto al campo de la Dermatología como al de las Transfusiones sanguíneas. 

Había nacido en Vladikavkaz (Osetia del Norte) y se formó como médico en París, donde fue médico interno en los servicios de Dermatología del Hospital de Saint-Louis con Darier, Ravault y Beurmann (1910-1914).

Durante la Primera Guerra Mundial Tzanck prestó servicio como médico de una ambulancia militar. Fue en esta contienda, donde tuvo que atender a tantos heridos, cuando tomó conciencia de la importancia que podían tener las transfusiones sanguíneas.  

Después de la guerra, se reicorporó a su actividad médica en la vida civil. En 1927 alcanzó el título de médico interno de los hospitales de París, siendo Jefe de Servicio en el hospital Broca primero y en el  de Saint-Louis más tarde.  

En la obra médica de Tzanck cabe distinguir dos líneas de investigación. Por una parte, en Dermatología desarrolló la práctica de las pruebas epicutáneas, y les dio un gran impulso. 

En 1947 ideó el citodiagnóstico, que lleva su nombre., el test de Tzanck, que consiste en el estudio microscópico de las células obtenidas en la base de vesículas o ampollas. Si las lesiones se han roto, se puede realizar un frotis de la base de las lesiones ulceradas. Esta muestra se fija en un portaobjetos y se tiñe con tinción de Giemsa o azul de toluidina. Este examen directo permite confirmar cualquier forma de infección por herpes, o por el virus varicela-zóster, antes de iniciar un tratamiento antiviral empírico. También se usa en el diagnóstico de algunas enfermedades ampollares, como el pénfigo, eritema multiforme, enfermedad de Hailey Haley o disqueratosis de Darier. A pesar de ser una técnica clásica, el TT sigue teniendo una gran utilidad clínica en la actualidad, y representa un método sencillo y económico de confirmar de forma rápida el origen de muchas lesiones cutáneas. 

   Tzanck y su equipo de transfusiones sanguíneas. 
    Musée de la Transfusion sanguine et du don de sang    
Pero además de sus valiosas contribuciones en el campo del diagnóstico dermatológico,  
Tzanck seguía muy interesado en las transfusiones sanguíneas. No había olvidado los terribles efectos de la guerra y la necesidad de transfundir sangre a los heridos. En 1948 funda un centro de transfusiones sanguíneas en el hospital de Saint-Antoine. El centro, que llevaba el nombre de « Œuvre de la Transfusion Sanguine d’Urgence » realizará 262 transfusiones en 1929, 3.738 en 1932 y más de 35.000 en 1948. 

Marie Laurencin: Retrato de Tzanck hijo (1923)
En 1937, bajo el mecenazgo de Mme Raba Deutch de la Meurthe, se crea el «Centre de transfusion sanguine et de la recherche hématologique» en el mismo hospital de Saint-Antoine, y Tzanck es su primer presidente. Un año más tarde funda la Societé française des transfusions sanguínes y la Sociedad internacional de las transfusiones sanguíneas.

Un año más tarde se interesa mucho por las técnicas de conservación de la sangre, que harían que las transfusiones puedan realizarse más fácilmente, ya que hasta entonces se tenían que realizar brazo a brazo. 

Marie Laurencin: Tzanck hijo
Debido a su origen judío, Tzanck tuvo que abandonar Francia durante la ocupación alemana para evitar las persecuciones antisemitas. Durante este tiempo emigró a Chile. En 1943 se unió a las fuerzas francesas destacadas en África del Norte y combatió con el cargo de teniente coronel. Cuando terminó la guerra se incorporó nuevamente a su Servicio de Dermatología en el hospital de Saint-Louis.

En 1949 creó el Centro Nacional de Transfusión sanguínea, impulsando especialmente la investigación. El centro acogió a notables investigadores como Jean Dausset, Marcel Bessis y Jean-Pierre Soulier. Tzanck fue uno de los inspiradores de la ley de la donación de sangre de 1952, en la que se establecía un código ético para los donantes. Según esta ley, "la sangre y sus derivados no pueden ser consideradas como medicamentos, ni constituyen un bien comercial, ya que salen del cuerpo humano".

Pero paralelamente seguía trabajando en el campo de la alergia cutánea, en el que siempre le secundó su discípulo y ayudante Sidi (1903-1966). En 1945 publicaron el libro Les Accidents cutanées des teintures capillaires, , en el que señala la gran importancia de las pruebas epicutáneas y estandariza su uso en el caso de los tintes del cabello. En 1950, ambos autores publican una nueva obra sobre las Dermatosis alérgicas, precisando el procedimiento para realizar la totalidad de las pruebas de alergia. Poco después ambos autores  comienzan a dar a conocer sus estadísticas sobre dermatosis alérgicas, llamando la atención sobre esta patología en alza. Tras la muerte de Tzanck, Edwin Sidi continuará con esta línea de trabajo en la Fundación Rothschild, que resumió en un opúsculo aparecido en 1964. 


Cartas de Marie Laurencin al Dr. Arnault Tzanck 

Arnault Tzanck estuvo muy interesado también en el arte. Le interesó mucho la obra de la pintora Marie Laurencin, con la que mantuvo una buena amistad, reflejada en su abundante correspondencia y de la que poseía bastantes cuadros en su colección, muchos de ellos retratos de sus familiares. 

La obra de Tzanck constituyó un notable avance tanto en el campo del diagnóstico de las enfermedades cutáneas como en el de las transfusiones sanguíneas, por lo que debemos recordar su memoria con gratitud.  


Bibliografía

Baruk H, Weissmann-Netter R, 
La vie et l'œuvre scientifique du Dr Arnault Tzanck (1886-1954)
Revue d'histoire de la médecine hébraïque, 26, Numéro spécial, 1955

Arnault Tzanck (1886-1954) 
http://www.biusante.parisdescartes.fr/sfhd/biographies/tzanck.htm

Mougeolle JM. Histoire de la Dermato-Allergologie Française. En: Wallach D, Tilles G. La Dermatologie en France. Ed. Privat. Toulouse, 2002. p. 115-125. 


Publica un comentari a l'entrada