dimarts, 3 d’abril de 2018

Las momias tatuadas de Gebelein






Momias de Gebelein
(5500 a.C.)


Restos humanos
British Museum. Londres 



Gebelein es una ciudad cercana a Luxor en donde se han encontrado algunos importantes restos de las épocas más remotas de la civilización egipcia, correspondientes al período predinástico y de las primeras dinastías. El yacimiento fue explorado por primera vez en 1884, pero fue sobre todo Schiapparelli y el equipo del Museo Egipcio de Turín los que efectuaron importantísimos descubrimientos durante el primer tercio del s. XX. Sus pinturas murales, muy arcaicas, son de extraordinaria importancia. También destacan los cadáveres allí hallados, momificados de forma natural, sin embalsamamientopreservados por la salinidad y la aridez del desierto desde su muerte hace 5.000 años.

Algunas de las momias de época predinástica (4000-3100 aC) encontradas en Gebelein forman parte de la colección del Museo Británico, de Londres. Hace poco, un nuevo examen de dos momias de la colección de este museo ha revelado que la piel de estos cuerpos está tatuada con dibujos de animales y otros iconos. 

Se trata de los tatuajes figurativos y más antiguos conocidos hasta la fecha y demuestran que la práctica de tatuar el cuerpo ya se practicaba en África un milenio antes de lo pensado. El descubrimiento se ha publicado en el Journal of Archaeological Science. Hasta ahora se creía que los tatuajes en Egipto solamente se daban en momias femeninas del Valle del Nilo (generalmente sacerdotisas), pero este hallazgo ha demostrado que no. Según los egiptólogos, los tatuajes serían un atributo de personas con poder social o religioso, aunque este tema está todavía por demostrar. 

Los tatuajes —que parecen manchas oscuras a simple vista— se han podido estudiar con detalle al realizar un análisis con luz infrarroja. Dos de ellos representan figuras animales y están ligeramente superpuestas en el brazo superior de una momia. Una de estas figuras podría ser un toro, en el que se aprecian cuernos y una larga cola, y la otra un carnero de Berbería, con la cornamenta curva. Se han encontrado en la piel de la momia de un hombre de unos 18-21 años de edad, que murió de forma violenta, a causa de una puñalada en la espalda, y que, según la datación por radiocarbono, debió de vivir entre 3.351 y 3.017 a. C., esto es, antes de que el primer faraón unificase la región hacia 3.100 a.C. El toro, en la época predinástica simbolizaba el poder o la virilidad. El significado simbólico del cordero es menos claro y desconocemos por ahora su significado. 

La otra momia es de una mujer, y tiene tatuadas cuatro líneas con forma de S en el hombro derecho y otra línea con forma de L en el brazo, que según la hipótesis defendida por la mayoría de  arqueólogos se identificaría con un bastón ritual, que se encuentra frecuentemente en el arte de la época. Estos tatuajes son los más antiguos que se han encontrado hasta la fecha en una mujer. En un varón, los tatuajes más antiguos siguen siendo los de Ötzi, el hombre que apareció congelado en el glaciar de Smilaun, en los Alpes. Él también murió en el cuarto milenio antes de Cristo, pero sus tatuajes son geométricos, de líneas verticales y horizontales, no figurativos.

En ambos cuerpos, conocidos como las momias de Gebelein, el pigmento usado en los tatuajes es hollín y llega hasta la dermis. En las proximidades del yacimiento se han hallado algunas herramientas (agujas de cobre, puntas de hueso, espinas de acacia...) que podrían haber sido usadas para la realización de los tatuajes.


Escena ritual en una cerámica predinástica
de Gebelein. La serie de "S" es similar al tatuaje
de la espalda encontrado en la momia femenina. 
Las momias han sido estudiadas con todos los métodos científicos a nuestro alcance en la actualidad, como la tomografía computarizada, la datación por radiocarbono y la fotografía con infrarrojos. 

Estas dos momias son parte de una colección de siete encontradas en el mismo yacimiento, y las únicas con tatuajes. Todas salvo una fueron enterradas en posición fetal sobre su costado izquierdo, como era típico de la época.

Las momias tatuadas de Gebelein demuestra que la práctica del tatuaje se realizaba en Egipto mil años antes de lo que se creía hasta ahora. También demuestran que el tatuaje no era exclusivo de mujeres, sino que también los hombres se tatuaban. Los motivos de los tatuajes también han sido de gran interés: además de las figuras animales, se han encontrado motivos geométricos que también han encontrado en su cultura material, similares a las que pueden verse en algunas cerámicas de la zona. 



World's Oldest Tattoos (Not Ötzi) Found On Egyptian Mummy (Mar. 2, 2018)







Publica un comentari a l'entrada