dijous, 8 de març de 2018

Marie Curie (I): una joven investigadora






Alexej von Jawlensky 

Retrato de Madame Curie I
(1905)


Óleo sobre lienzo. 50x38 cm





Alexej von Jawlensky (1864-1941) fue un pintor ruso, de familia aristocrática, que desarrolló su carrera profesional en Alemania. Encuadrado en la corriente artística expresionista, formó parte del grupo Der Blaue Reiter. Su estilo se caracterizó por la simplicidad de formas y los fuertes contrastes cromáticos, inspirados en el arte popular ruso. Después de la I Guerra Mundial abandonó esta tendencia colorista y recurrió a tonalidades mucho más apagadas, por influencia del cubismo. En 1905 pintó este retrato de Marie Curie, uno de los referentes científicos que marcaron su época.


Marie Curie
Marie Curie (1867-1934) puede considerarse la mujer investigadora por antonomasia. Fue pionera en este campo, anteriormente vedado a las mujeres. Su laboriosidad, trabajo y los importantes descubrimientos que realizó le hacen merecedora de un lugar de honor en la historia de la ciencia. 

Marie era natural de Varsovia. Su nombre de nacimiento era Maria Salomea Skłodowska. Su padre era profesor de enseñanza media de Física y Matemáticas, y su madre, Bronisława Boguska, era maestra, pianista y cantante. Marie comenzó su formación científica en su ciudad natal. En 1891, a los 24 años, se trasladó a París, siguiendo a su hermana mayor Bronislawa, que había ido allí a estudiar Medicina. En París, tras perfeccionar el idioma, se matriculó en la Facultad de Ciencias. En aquel momento, entre los 766 estudiantes de la Facultad, solamente 27 eran mujeres.  

Marie -ya todo el mundo la llamaba con su nombre en francés- se formó en París con eminentes profesores como Henri Poincaré. Tras licenciarse en Física en 1893, trabajó en el Laboratorio Industrial del Prof. Gabriel Lippman, aunque continuó estudiando, obteniendo una segunda licenciatura, un año más tarde. En 1894 inició su carrera científica con una investigación de las propiedades magnéticas de diversos aceros, por encargo de la Sociedad para el Fomento de la Industria Nacional (Société d'encouragement pour l'industrie nationale).​ 

Marie buscaba un laboratorio más grande donde poder desarrollar sus proyectos. El físico polaco Józef Kowalski-Wierusz, le presentó a Pierre Curie, que era instructor en la Escuela Superior de Física y Química Industriales de París  (ESPCI) y que pudo ofrecerle un lugar de trabajo algo más espacioso. Pronto Marie y Pierre trabaron una fuerte amistad, basada sobre todo en sus comunes intereses científicos. 

Pierre se sentía bien al lado de la joven polaca, y al cabo de poco tiempo le propuso matrimonio. Al principio Marie no aceptó, ya que quería volver a Polonia. Pero Pierre le dijo que estaba dispuesto a seguirla y que si no encontraba trabajo en la investigación en Polonia, podía dar clases de francés. Una muestra de lo enamorado que estaba el investigador es este párrafo entresacado de una carta que le envió:
El matrimonio Marie y Pierre Curie, después de su boda
"Sería una cosa preciosa, una cosa que no me atrevería a esperar, si pudiéramos pasar nuestra vida cerca uno del otro, hipnotizados por nuestros sueños: tu sueño patriótico, nuestro sueño humanitario y nuestro sueño científico"            (Carta de Pierre Curie a Maria Skłodowska)


Marie, que tenía un vivo sentimiento nacional polaco, volvió a su patria, y durante un año trabajó en Polonia con la ilusión de conseguir un puesto académico de su especialidad científica, pero la Universidad Jaguelónica de Cracovia no quiso contratar a una mujer. Una carta de Pierre la convenció de regresar a París para obtener un doctorado. Pierre le contaba también las investigaciones que había emprendido sobre magnetismo y que tras leer su tesis doctoral había sido contratado como profesor en la ESPCI. Finalmente Marie volvió a Francia y se casó con Pierre en 1895. 


Marie Curie. Trailer español






Publica un comentari a l'entrada