dilluns, 27 de novembre de 2017

Los nombres de las bacterias (X): Apellidos de bacteriólogos (s.XX)






Karl Goetz

Medalla de Paul Ehrlich
(1910) 


Medalla conmemorativa de bronce. 60 mm
Anverso: P. Ehrlich a los 56 años
Reverso: Esculapio caminando



En los artículos anteriores hemos revisado los géneros de bacterias que tomaron su nombre de apellidos de científicos y que fueron descritas en el s. XIX. Seguiremos comentando hoy las bacterias que fueron descubiertas ya en el s. XX y que también fueron dedicadas a diversas figuras de la Microbiología. 

Paul Ehrlich
1. 

Paul Ehrlich (1854-1915), médico y bacteriólogo alemán, estudió en las universidades de Breslavia (hoy Wroclaw, Polonia), de Estrasburgo, de Friburgo, de Brisgovia y Leipzig. Se convirtió en catedrático de medicina interna de la Universidad de Berlín, desarrolló diferentes métodos de tinción de tejidos con anilina. Su principal contribución a la medicina fue su teoría de la inmunidad de la cadena lateral, que establecía que las células tienen en su superficie moléculas específicas que se unen a las toxinas a fin de neutralizarlas e, incluso, podían liberarse y actuar como antitoxinas circulantes. Erhlich sentó las bases de la teoría de los anticuerpos. Por este trabajo ganó el Premio Nobel de Fisiología y Medicina junto al ruso Ilya Mechnikov en el año de 1908. 

En el campo de la farmacología, en 1901 introdujo el compuesto 606 (resultado del experimento 606), al que llamó su “bala mágica”. La sustancia era el salvarsán, un compuesto a base de arsénico empleado para el tratamiento de la sífilis y la fiebre recurrente. En honor a Paul Ehrlich, un género de bacterias se denominó como Ehrlichia, de entre las cuales la más importante es Ehrlichia canis, una bacteria transmitida por garrapatas entre perros (canis, del proto-indo-europeo kwo y derivado al griego κύων, kun, perro), aunque ocasionalmente puede infectar al hombre y producir la ehrlichiosis. 

Alberto Leonardo Barton Thompson,
dio su nombre al género Bartonella
2. 

Hacia 1875, la construcción del ferrocarril andino entre Lima y La Oroya, en Perú, fue suspendida debido a la alta tasa de enfermedad entre los trabajadores a causa de la llamada “Fiebre de la Oroya” o verruga peruana. Diez años después, el estudiante de medicina Daniel Alcides Carrión demostró la transmisibilidad de la enfermedad, al autoinocularse la secreción de una verruga y desarrollar la enfermedad. 

Pero no fue hasta 1905 que en una sesión científica realizada en la Unión Médica Fernandina que el joven médico peruano de 33 años, Alberto Barton Thompson (1871-1950), bacteriólogo del Hospital Guadalupe en el Callao, comunicó el aislamiento de una bacteria de la fiebre de la Oroya, también llamada enfermedad de Carrión. Barton recibió el reconocimiento internacional en 1913, cuando se propuso bautizar a un nuevo género de bacterias con su nombre: Bartonella. Su especie representativa es la Bartonella bacilliformis (del latín forma, “imagen”, es decir, “imagen de bastoncillo”). 

Otras especies de este género de bacterias también llevan nombres de científicos, como Bartonella henselae (por la microbióloga Diane M. Hensel), Bartonella koehlerae (por Jane E. Koehler, la primera en aislar a la bacteria de las lesiones de angiomatosis bacilar) y Bartonella rochalimae (por el investigador brasileño Henrique da Rocha-Lima, dedicado al estudio de las llamadas enfermedades ricketsiales).

Philip R. Edwards
3. 

El doctor Philip R. Edwards (1901-1966), nació en Owensboro, Kentucky, Estados Unidos. Se licenció en la Universidad de Kentucky en 1922, leyendo su tesis doctoral en la Universidad de Yale sobre bacteriología (1925). 

Trabajó luego como bacteriólogo en la Universidad de Kentucky. investigando sobre las enfermedades de los caballos purasangre, particularmente las infecciones de fetos y potros. 

En 1956, un grupo previamente no descrito de bacterias recibió el nombre de Edwardsiella en su honor. Una de las tres especies de este género de bacterias es Edwardsiella tarda, la cual se encuentra ampliamente distribuida en la naturaleza, principalmente en aguas dulces y animales que viven en estas (peces, anguilas, serpientes, tortugas, sapos, etc.). Ocasionalmente causa enfermedad en el hombre, principalmente un tipo de diarrea leve. El nombre deriva del latín tarda, “lento” o “poco activo”, debido a que esta bacteria puede fermentar la glucosa, pero es incapaz de utilizar otros azúcares en su metabolismo.
    
David Bruce (1855-1931)
4. 

David Bruce (1855-1931) fue un médico, naturalista y microbiólogo australiano a quien debemos el descubrimiento de dos microorganismos de gran importancia: el primero es una bacteria, la causante de la fiebre de Malta, que se contrae por beber leche contaminada del ganado enfermo. Los miembros de este género de bacterias se llaman Brucella en honor a Bruce, siendo sus especies más importantes la Brucella melitensis (del latín, melita, “que pertenece a la Isla de Malta”, donde fue aislada por primera vez) y la Brucella abortus (del latín, abortus, “aborto”, por causar este problema en el ganado infectado). 

El segundo microorganismo que descubrió es aún más peligroso, un parásito llamado Tripanosoma, el agente causal de la enfermedad del sueño, que demostró se trasmitía a través de la picadura de la mosca tse-tsé.

Jules Jean Baptiste Vincent Bordet
5.

La tosferina es producida por la bacteria Bordetella pertussis, cuyo nombre se origina del inmunólogo y microbiólogo belga Jules Jean Baptiste Vincent Bordet (1870-1961) quien en 1906 descubrió la bacteria junto a Octave Gengou (1875-1957), para posteriormente crear una vacuna contra esta enfermedad. También realizó estudios pioneros en la inmunología, lo que le llevó a ganar el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1919. El apelativo específico pertussis deriva del latín per, intenso, y tussis, tos, o sea, tos intensa, lo cual caracteriza a la tosferina. 


Aspecto de las colonias de Morganella morgani, morganii
6. 

La Morganella morganii es un doble tributo en nombre de género y de especie bacteriana al bacteriólogo británico Harry de R. Morgan (1863-1931), quien en 1906 logró aislar al microorganismo de las heces de niños enfermos por la llamada “diarrea de verano”.


7. 

George W. McCoy (1915-1937)
Director 
del Hygienic Laboratory 
En 1911 fue descrita por primera vez la tularemia, una enfermedad similar a la peste, la cual afectaba a la población de ardillas del condado de Tulare, California, Estados Unidos. Un año más tarde, George W. McCoy (1915-1937) y Charles W. Chapin del Hygienic Laboratory describieron la enfermedad y aislaron a la bacteria causante, llamada inicialmente Bacterium tularense, en honor al lugar en donde se descubrió. 

En 1914, el bacteriólogo Edward Francis (1872-1957) del US Public Health Service (Servicio de Salud Pública de Estados Unidos) describió el primer caso de tularemia en humanos, y en 1919 demostró que los conejos eran una fuente de infección humana. Por ello, en 1947 se le cambió el nombre a la bacteria y se le denominó Francisella tularensis en honor a Francis.


Howard Taylor Ricketts
8. 

Howard Taylor Ricketts (1871-1910), catedrático de la Universidad de Chicago, realizó estudios sobre la blastomicosis y la fiebre de las montañas Rocosas, en Montana, Estados Unidos. Logró transmitir la enfermedad en animales de experimentación y pudo demostrar que intervenía la picadura de la garrapata del Pacífico. En 1909 anunció el descubrimiento del agente causal de la enfermedad. 

En México estudió el tifus epidémico, enfermedad similar a la fiebre de las Montañas Rocosas. En ella descubrió que en la transmisión de la infección intervenían los piojos, además de aislar al microorganismo causante de la enfermedad. Sin embargo, murió a los pocos días de su descubrimiento a causa justamente del tifus epidémico. El entonces presidente de México, Porfirio Díaz, declaró tres días de duelo por su muerte. A este género de bacterias causantes del tifus se le conoce como Rickettsias, en honor del doctor Ricketts.


9. 

Amédée Borrel 
El biólogo francés, Amédée Borrel (1867-1936), trabajó en el Instituto Pasteur de París, junto a Alexandre Yersin investigando la tuberculosis, y con León Charles Albert Calmette preparando una vacuna contra la peste. Durante la I Guerra Mundial, Borrel ideó una de las primeras máscaras de gas. Por su destacada labor, su nombre se perpetuó en el género bacteriano Borrelia.



10. 

Herald Rea Cox (1907-1986) fue un bacteriólogo americano. En la década de 1930, Cox trabajó en el Servicio de Salud Pública en Montana, donde estudió a las rickettsias; en 1938 desarrolló una vacuna contra el tifus. Por ello, se dio su nombre al género Coxiella, bacteria relacionada con las rickettsias y causante de la fiebre Q. La enfermedad, que cursaba con fiebre alta se denominaba así, "Q", de la palabra anglosajona query, duda, porque se desconocía la causa de la enfermedad)


Elizabeth O. King
11.

Ocasionalmente puede haber científicos que legan su nombre a más de un género de bacterias. Un ejemplo de ello es la bacterióloga americana Elizabeth O. King, que trabajaba como microbióloga en el CDC (Centres for Disease Control). En 1960 aisló una bacteria que llevaría su nombre en género y especie (Kingella kingae). 

Posteriormente trabajó con otra bacteria que se asociaba a meningitis infantil, y que también se bautizó con un derivado de su nombre: Elizabethkingia

La doctora King es un ejemplo de la contribución a la Ciencia de una mujer, y de un justo reconocimiento a su labor. Desgraciadamente, no siempre ha sido así: la contribución de las mujeres al progreso científico ha sido frecuentemente postergada a un segundo plano, cuando no silenciada o ignorada. 



Los nombres de las bacterias


(I): Como se escriben. 
http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-i-como-se.html?spref=tw

(II): Según su forma 
http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-ii-segun.html?spref=tw

(III): Según su color. 
http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-iii-segun.html?spref=tw

(IV): Donde y cómo crecen.
http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-iv-donde-y.html?spref=tw

(V): Nombres geográficos
http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-v-nombres.html?spref=tw

(VI): Nombres tomados de enfermedades
http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-vi-nombres.html?spref=tw

(VII): Nombres de asociaciones http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-vii.html?spref=tw

(VIII): Homenaje a microbiólogos (1850-1885) 
http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-viii.html?spref=tw

(IX): Otros apellidos de científicos del s. XIX (1885-1900) 
http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-ix-otros.html?spref=tw

(X): Apellidos de bacteriólogos (s. XX)
http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-x.html?spref=tw

(y XI): El inventor de los barcos de vapor 
http://xsierrav.blogspot.com/2017/11/los-nombres-de-las-bacterias-y-xi-el.html?spref=tw




Bibliografía

Camacho Aguilera JF. Las bacterias y sus extraños nombres. Elementos 20 (2013), 3 
http://www.elementos.buap.mx/num92/htm/3.htm

McQuiston JH, McCall CL and Nicholson WL. Ehrlichiosis and related infections. JAVMA 223 (2003) 1750-6.


Paredes-Sánchez M. Alberto Barton, peruanidad y sus cuerpos endoglobulares. Rev Soc Peru Med Interna 20 (2007) 157-63.


Wyatt LE, Nickelson R and Vanderzant C. Edwarsiella tarda in freshwater catfish and their environment. Appl Environ Microbiol 38 (1979) 710-4.


Tan SY and Davis C. David Bruce (1855-1931): Discoverer of brucellosis. Singapore Med J 52 (2011) 138-139.


Schmalstieg FC and Goldman AS. Jules Bordet (1870-1961): A bridge between early and modern immunology. J Med Biogr 17 (2009) 217-24.


Manos J and Belas R. The Genera Proteus, Providencia and Morganella. Prokaryotes 6 (2006) 245-269.


Feldman KA. Tularemia. JAVMA 222 (2003) 725-30.


Margulis L and Palmer Eldridge B. What a revelation any science is!  ASM News 71 (2005) 65-70.


Claire E. Moodie, Herbert A. Thompson, Martin I. Meltzer, and David L. Swerdlowty. Prophylaxis after exposure to Coxiella burnetiiEmerging Infect Dis 10 (2008) 1566. 


Tagliapietra V, Rosà R, Hauffe HC, Laakkonen J, Voutilainen L, Vapalahti O, Vaheri A, Henttonen H, and Rizzoli A. Spatial and temporal dynamics of lymphocytic choriomeningitis virus in wild rodents, Northern Italy. Emerging Infect Dis 7 (2009) 1025.


Araya I and Camponovo R. Kingella kingaeRev Chil Infect 23 (2006) 155.

Euzéby JP. LPSN List of Prokaryotic names with Standing in Nomenclature. En: http://www.bacterio.cict.fr/

Publica un comentari a l'entrada