dimarts, 10 d’octubre de 2017

San Eleazar y los leprosos




San Elzear de Sabran 
curando a los leprosos

Fragmento escultórico de la 
sepultura de S. Elzear de Sabran.
43.5 x 38.5 cm x12 cm

Walters Art Museum. Baltimore (EUA)




En esta escultura se muestra a San Elzéar o Eleazar realizando la curación de tres leprosos. Los rostros deformes y llenos de lepromas de los tres enfermos nos permite identificarlos como tales. Los lepromas en este caso son algo más realistas que las habituales representaciones simbólicas, tan frecuentes en la lepra. 

Este grupo escultórico fue realizado como un relieve ornamental en el sepulcro del santo, que se erigió en 1373 en la iglesia franciscana de su ciudad natal, Apt en la Provenza. El escultor está influido por diversos estilos internacionales, lo que es habitual en un país como Provenza, un importante nudo de comunicaciones entre Italia y los Países del norte de Europa. En 1925 esta pieza fue adquirida por Walters, y actualmente se encuentra en el Walters Art Museum de Baltimore. 

San Eleazar de Sabran (1285-1323) era un aristócrata, barón de Ansouis y conde de Ariano. Nació en 1285 en el castillo de Saint-Jean de Robians, en Provenza, y recibió una esmerada y piadosa educación por parte de su tío Guillermo, abad de San Víctor de Marsella.  Por deseo del rey Carlos II de Nápoles se casó con Delfina, de la casa de Glandèves. Cuando cumplió 20 años dejó Ansouis para trasladarse a Puy Michel para lograr una mayor soledad, y formuló reglas de conducta para sus sirvientes que hicieron de su casa un modelo de virtud. 

Relicario de S. Eleazar de Sabran  en la
iglesia franciscana de Ansouis (Francia) 
En 1309 murió su padre, y Eleazar tomó posesión de sus nuevos dominios en Italia. Allí ganó por bondad la confianza y el apoyo de sus súbditos, que habían entrado en conflicto con sus conquistadores normando. En 1312 marchó sobre Roma capitaneando un ejército del rey Roberto de Nápoles, para expulsar al emperador Enrique VII. 

De regreso a Provenza, hizo votos de castidad con su esposa, y en 1317 regresó a Nápoles para convertirse en tutor particular del duque Carlos, que era un joven príncipe insoportablemente altanero, engreído, intratable y vanidoso. El conde Eleazar advirtió desde el primer momento las inclinaciones de su pupilo, pero fue muy prudente. Cuando consiguió conquistar su afecto y su confianza, Eleazar pudo formar adecuadamente al orgulloso aristócrata. Más tarde, cuando el conde fue regente, nombró a Eleazar como primer ministro. Eleazar ingresó poco después en la Tercera Orden Franciscana, para practicar mejor la oración, la mortificación y la caridad. 

En 1323 fue enviado como embajador a Francia para lograr el matrimonio de María de Valois con el duque Carlos. Poco después, el 27 de septiembre de 1323 murió en París, fue enterrado con el hábito franciscano en la iglesia del Convento Menor en Apt. Su ahijado, el papa Urbano V, firmó el decreto de canonización, que fue el cual fue publicado por Gregorio XI. 


Bibliografía 
Wadding, Annales Minorum, VI, 247 sqq.; Acta SS., Sept., VII, 494 sqq. 
Boze, Histoire de S. Elzéar et de Ste Delphine, suivie de leur éloge (Lyons, 1862)
Leo, Vidas de Santos y Beatos de las Tres Órdenes Franciscanas (Taunton, 1886), III, 232-40
Butler, Vidas de los Santos, 27 de sept.
Carr, G. St. Elzéar of Sabran. The Catholic Encyclopedia. Vol. 5. New York: Robert Appleton Company, 1909.


Publica un comentari a l'entrada