diumenge, 15 d’octubre de 2017

Guardar el pelo (I) La Revolución Francesa.











Guardapelo con pelo de  
Maria Antonieta

Dije con restos humanos
British Museum. Londres.






Durante la Revolución Francesa, Olympe de Gouges - una joven y activa revolucionaria - acusó al líder de los jacobinos, Maximilien Robespierrede haber matado a tantas personas como cabellos tenía en la cabeza. Puede que esta afirmación fuese cierta, aunque por las imágenes que nos han quedado de él parece que suº cabellera no estuvo a la altura de su vehemencia. En cualquier caso su cabellera tuvo la suficiente consistencia como para sujetar el peso de su cabeza, una  vez que esta fue separada del cuerpo tras ser guillotinado, ya que los verdugos solían exhibir la cabeza decapitada ante el populacho para dar fe de que la sentencia había sido correctamente ejecutada. 


Guardapelos con cabello del Delfín de Francia. 

Una de las más ilustres víctimas de Robespierre, muerto años antes, fue el propio rey Luis XVI (12). Pero en este caso, un mechón de sus cabellos fue cortado previamente y conservado como si fuera una reliquia. Como tal el mechón fue montado en un relicario y así, aún hoy se puede verificar el color del pelo del monarca. Su esposa, María Antonieta, que meses más tarde también sufrió el mismo final, fue repartiendo mechones de su cabello a todos los conocidos. La reina compartió prisión  con la Duquesa de Angulema y Madame de Tourzel, las cuales se ocuparían de conservar los cabellos y otros objetos personales de la Reina tras su ejecución. También un mechón de pelo de su hijo, el delfín de Francia, se conservaba en un camafeo en el Trianon.  


Guardapelo de Maria Antonieta, conservado
por Mme Tourzel, la institutriz de sus hijos 



Entre otros guardapelos célebres de miembros de la realeza cabe destacar el que se conserva con los cabellos de María Tudor, que dan un testimonio directo de que esta reina tenía una cabellera pelirroja.


Guardapelos con un mechón de cabello
pelirrojo perteneciente a la reina  Maria Tudor





    
Publica un comentari a l'entrada