domingo, 16 de julio de 2017

Arte contemporáneo inspirado en la piel







Nick Franco

Union of outsiders
(2014)


 Impresión acrílica y digital sobre lienzo, 50 x 60 cm 




Tengo la costumbre de examinar  las preparaciones de anatomía patológica de mis pacientes. Obviamente, colaboro con una anatomo-patóloga que tecnica y tiñe las piezas de biopsia pero suelo supervisar personalmente las biopsias. Creo que la dermatología tiene que verse con ojo clínico pero también con "ojo histológico" y que desde que a mediados del s. XIX Hebra introdujera la visión anatomopatológica para diagnosticar las lesiones cutáneas, no puede entenderse la especialidad sin esa visión complementaria y frecuentemente determinante. 

Acoplamiento de escudos sin protección, 2014.
Impresión acrílica y digital sobre lienzo
Muchas veces, mirando preparaciones de anatomía patológica de mis pacientes me quedo extasiado ante el sinfín de formas y colores de las preparaciones histológicas. La mayoría están teñidas con hematoxilina eosina y configuran una serie de paisajes mágicos en una gama de colores que van del rosa, magenta al índigo o violáceo. Unas formas casi irreales que cautivan mi atención. Más allá de la enfermedad - a veces grave - aparece una belleza innegable, cautivadora, que recuerda que tanto la vida como la muerte forman parte del eterno retorno de la Naturaleza. 


Demasiados buques en el mar, 2015.
Impresión acrílica y digital en lona
No debo ser el único que quedo cautivado por la belleza microscópica. A un dermatólogo de El Paso, Texas, el Dr. Héctor Franco, le sucede lo mismo. Su hijo, el artista contemporáneo Nick Franco lo ha plasmado en su obra. Los recuerdosw de su infancia, sin duda el recuerdo de las ilustraciones de algunos de los libros que su padre dejó abiertos sobre la mesa, le han inspirado una serie que él ha titulado "In-skin"


La obra de Nick Franco fue reseñada
en marzo de 2015 en la revista
dermatológica Dermatology Times.  
Pues bien, la belleza de lo microscópico (que también aparece al observar microorganismos como bacterias o hongos) es aprovechada por un grupo de artistas para inspirar sus cuadros abstractos. ¿Abstracción o naturalismo? En realidad ellos plasman una realidad, que si bien no es visible a simple vista no es menos real que los paisajes macroscópicos que estamos acostumbrados a ver. Porque un queratinocito o un macrófago son tan reales como un árbol o una montaña. Solamente difiere el tamaño. Eso sí, para quienes no están habituados a mirar por el ojo del microscopio, este tipo de pintura se les antoja una serie de manchas informes, abstractas, que no pueden evocar ninguna forma "real". O por lo menos de "su" realidad. 

Nick Franco declara: 
"Me gustaría seguir buscando esto porque es realmente un desafío para mí tener que trabajar en algo que ya ha sido creado. Me gusta la idea de combinar estos medios. En el área de Chicago, en lo que respecta a los ambientes artísticos, no he visto mucho de eso, mezclar arte y medicina"

Por su parte su padre, el dermatólogo Héctor Franco ve la obra de su hijo como una doble inmersión:  


To Harvest an erodic field. 2015. 
Impresión acrílica y digital sobre lienzo
"Cuando un dermatólogo o dermatopatólogo observa estas pinturas, puede sentirse un poco como una inmersión doble... Por un lado pueden reconocer el infiltrado de las mastocitosis o las estructuras de la unión dermo-epidérmica. Por otra parte pueden sentarse y simplemente apreciar las formas y colores que el artista ha puesto en el lienzo" 

La obra de Nick Franco fue reseñada en marzo de 2015 en la revista dermatológica Dermatology Times.  
Publicar un comentario