martes, 11 de abril de 2017

Los cuerpos abrazados de Pompeya









Giuseppe Fiorelli

Moldes de yeso de 
cuerpos humanos
(finales del s. XIX)

Yeso
Yacimiento de Pompeya   




Todas las veces que he visitado Pompeya he quedado vivamente impresionado por los cadáveres hallados en el yacimiento. Siguiendo el método ideado en 1863 por el arqueólogo Giuseppe Fiorelli, se sacaron moldes de yeso de los cuerpos calcinados que se fueron encontrando en el yacimiento desde finales del s. XIX. Los cuerpos de los pompeyanos están en posturas que testimonian la angustia de sus últimos momentos. Sorprendidos por la erupción del volcán que terminó con su ciudad, se nos muestran en posturas de desesperación, de huida o de sorpresa al comprender su inminente y trágico final. 


Los cuerpos abrazados de Pompeya. 




En 1922, en la casa del Criptopórtico de Pompeya, se descubrieron dos cuerpos abrazados. Uno de ellos tenía la cabeza recostada en el pecho del otro, que lo acogía tiernamente en su regazo. Vittorio Spinazzola, el autor del hallazgo, no tuvo ninguna duda. Los interpretó en seguida como una pareja de amantes a quienes la muerte había sorprendido en un último abrazo fatal. Amor y muerte se asociaban así insinuando una leyenda romántica y novelesca. La interpretación de Spinazzola era muy acorde con el pensamiento de la época: era el tiempo de la Italia fascista, machista y viril. Aunque Spinazzola no debía ser muy adicto al Duce, ya que fue relevado de su cargo al frente de las excavaciones de Pompeya un año después. 

En una de mis visitas a Pompeya,
delante del mostrador de un thermopolium
Sin embargo, tal como comenta el diario italiano Corriere del Mezzogiorno en su edición de ayer (10 abril de 2017), las hipótesis han ido cambiando con el paso del tiempo, y han permitido elucubraciones de todo tipo, que intentan imaginar a quienes podían pertenecer los dos cuerpos que hallaron la muerte abrazados. No faltó quien quiso ver en ellos a dos mujeres, tal vez a una madre que intentaba proteger a su hija... 

Pero todas estas hipótesis han quedado desmentidas tras la reciente realización de un estudio con scanner y del análisis del ADN de los dientes y otros tejidos conservados en el interior de los moldes. El resultado de estos estudios revela que se trata de dos varones de edad comprendida entre los 18 y los 20 años. 


Uno de los moldes de los cadáveres hallados en el yacimiento de Pompeya. 


Massimo Osanna, director de la Superintendencia de Pompeya, a la vista de estos datos sugiere una nueva hipótesis: los cuerpos corresponderían a una pareja homosexual 
« No podemos afirmar taxativamente que estos dos personajes eran amantes, pero teniendo en cuenta su postura, podemos suponerlo... aunque no podemos estar totalmente seguros de ello ». 

A este respecto, Stefano Vanacore, director del laboratorio de arqueología de Pompeya ha declarado al diario  The Telegraph : 

« Estamos hablando de hipótesis que nunca podrán ser demostradas totalmente. De lo que sí estamos seguros es que los dos hombres no tenían ninguna relación de parentesco. No eran hermanos, ni tampoco era un padre con su hijo ».  

Otro de los moldes de los cadáveres de Pompeya,
sorprendidos por la erupción del Vesubio.
En este caso el cuerpo está sentado y se lleva las manos 

a la cabeza en un gesto de desesperación. 
Uno de los dos ADN estaba en muy mal estado, por lo que no se excluye que algún día pueda aparecer una nueva hipótesis sobre los cadáveres abrazados. 

Lo que debe resaltarse en cualquier caso es la gran aportación a los estudios arqueológicos que brinda la ciencia actual. Los análisis genéticos que pueden hacerse a los 103 moldes de yeso realizados a finales del s. XIX de los cadáveres hallados en el yacimiento de Pompeya pueden aportar una nueva visión de quiénes eran los habitantes de la ciudad sepultada por la erupción del Vesubio en el 79 d.C. (12345)

Publicar un comentario