miércoles, 9 de diciembre de 2015

Los baños rituales célticos







Pedra fermosa


Piedra granítica con relieves ornamentales
Museo Arqueológico. Briteiros (Portugal) 




Cerca de la bella ciudad de Guimarães (Portugal) está una de las ciudadelas de cultura céltica más bellas y mejor conservadas del Noroeste de la Península Ibérica: la citânia de Briteiros.

Calle empedrada con losas de la citânia de Briteiro.
A la derecha de la calle se puede ver la conducción
que llevaba el excedente de agua  hacia los baños,
situados en la parte baja del castro. 
Briteiros pertenece a la cultura de los castros o cultura castrexa, vinculada con las culturas célticas, que se extendió por la actual Galicia, Asturias y Norte de Portugal (s. IV a.C.- II d.C.). Otros ejemplos de poblados (castros) similares los tenemos en Santa Trega, Baroña o Troña (Galicia). Los castros son poblados de casas de piedra circular con techumbre vegetal, situados normalmente en un cerro o otero desde donde se puede vigilar el territorio circundante. Las calles de los castros están empedradas con losas de piedra y en general están rodeados de una doble muralla defensiva. La primera muralla delimita un espacio para el ganado y el segundo muro protege la zona residencial humana. Las casas están provistas de conducciones para el agua corriente en cada vivienda familiar y el excedente es eliminado por conducciones que la llevan a la parte baja del castro, donde se reaprovecha el agua sobrante para los baños de vapor. 

Uno de los dos baños de la citânia de Briteiros. En primer plano el vestuario y frigidarium.
Al fondo, la pedra fermosa,  decorada con trisqueles, y la pequeña apertura por donde, tendido,
penetraba el guerrero para recibir el sagrado baño de vapor. 



El recinto de los baños está presidido por una piedra enorme monolítica y generalmente decorada con motivos de la cultura celta (svásticas o trisqueles, hexapétalas, y otros motivos geométricos. Son las llamadas pedras fermosas y solamente se han conservado en escaso número, siendo más frecuentes en la zona portuguesa (Braga, Guimarães...). Recientemente se han encontrado algunas en yacimientos del Norte de Galicia. 

Trisquel esculpido en la pedra fermosa de Briteiros.
Los baños de vapor castrexos no eran simples baños de higiene. Eran baños rituales, que debían de formar parte de algún rito de purificación antes de un sacrificio, ceremonia o para prepararse para la guerra. Presentan varios recintos. En el primero de ellos, limitado por grandes losas de piedra, servía como vestuario y probablemente para tomar baños de agua fría. Estaba situado en la parte exterior de la pedra fermosa, por lo que desde ahí se podía contemplar la riqueza de su decoración que tenía una indudable función simbólica. La pedra fermosa tenía en su parte inferior una poterna, una pequeña abertura, que permitía el paso de un cuerpo, en posición de decúbito supino. El bañista disponía a veces de un par de pequeñas muescas en la parte superior. Probablemente ahí se cogía con las manos para arrastrarse hasta el interior del recinto de vapor. Algo similar a meter una pizza en el horno. 




Recinto de vapor por la parte interior. Obsérvese la pedra
fermosa (por dentro carente de decoración) y la
pequeña obertura de su base; el suelo, con grandes
losas graníticas; y los restos de techumbre, también
de grandes losas
Pedra fermosa: Entrada al recinto de vapor




En el fondo del compartimento de vapor había una pequeña hornacina, donde sin duda una hoguera caldeaba el ambiente. Sobre las losas de su alrededor caía el agua, que debía transformarse en vapor debido a la alta temperatura. El cuerpo del guerrero, tendido, recibía así un baño similar al de una sauna, o mejor, al de un baño turco. Transcurrido un tiempo, volvía a arrastrarse para salir por el mismo orificio por el que había entrado. 

El guerrero debía salir así limpio, purificado y libre de parásitos por el baño frío, caliente y de vapor. 



Esquema de otro balneario castrexo, descubierto en pleno centro de Braga y que está reconstruído actualmente en el hall de la estación ferroviaria de esta ciudad portuguesa. Obsérvese la entrada a la sala de columnas, a donde llegaba la conducción de agua y donde estaba situado el baño frío y al fondo, tras la puerta, el recinto del baño de vapor. 




Pedra Fermosa na Gallaecia





Citânia de Briteiros: 











Publicar un comentario