dilluns, 21 d’agost de 2017

Kohl, el maquillaje tóxico de los antiguos egipcios





Contenedores de Kohl 
y aplicadores

Museo Egipcio.  Barcelona.   



Ya hemos visto anteriormente como los antiguos egipcios se pintaban los ojos, entre otras cosas por su función antiséptica y por tratarse de un ritual mágico y de un código de belleza.  Todas las clases sociales, desde obreros hasta la realeza, se aplicaban kohl en los ojos. Pero  cómo se elaboraba esta sustancia? 


Los ojos pintados eran una constante en Egipto.
Podemos apreciar esta costumbre en pinturas
murales, relieves y sarcófagos




La composición del kohl (en egipcio mśdmt, en copto mesdemet, y en árabe ميسديميت) era bastante compleja y contenía un gran número de ingredientes, algunos de ellos bastante caros y escasos. El ingrediente principal era sin duda la galena o sulfuro de plomo, un mineral metálico, debidamente triturado. Hay quien piensa que en la composición del kohl destinado a las clases altas también se incluían algunas piedras preciosas molidas (esmeraldas, perlas, rubíes), oro y plata, coral y olíbano (una 0sustancia que hoy en día se conoce como un componente del incienso). Además, el kohl podía incluír algunas plantas medicinales como neem, azafrán e hinojo.

Los antiguos egipcios desconocían que los compuestos de plomo son bastante tóxicos y pueden producir un cuadro clínico conocido como saturnismo. Los síntomas principales son dolor de cabeza, anemia, fatiga o cansancio general, malestar estomacal como cólicos y náuseas; insomnio, irritabilidad, sabor metálico y pérdida de apetito. También puede provocar problemas psicomotores y deterioro de la memoria; problemas de audición y equilibrio; aumento de la presión sanguíneaEn casos graves puede producir encefalopatías. La intoxicación crónica produce un síntoma característico: el llamado ribete de Burton (por haber sido descrito por Burton en 1840), una pigmentación violácea o negruzca situado sobre las encías, a nivel del cuello de los dientes.
Recipientes y aplicadores de Kohol. Museo Egipcio. Barcelona. 
Todas estas sustancias se disolvían en líquidos (agua, leche, aceite y grasas animales) para que el kohl pudiera presentar una consistencia fluida que permitiera su aplicación como maquillaje para los ojos. 
Se han analizado diversas muestras del contenido de 52 antiguos recipientes para kohl. Los científicos encontraron trazas de cuatro tipos de plomo, entre los que destacaba la galena y la laurionita. Llama la atención que ni la laurionita ni otro componente, la fosgenita (otro cloruro de plomo), se encuentran en Egipto en estado natural. Por lo tanto eran productos importados del extranjero para la manufactura de kohl.  Probablemente la primera importación de sustancias químicas de la historia. 
Publica un comentari a l'entrada