domingo, 9 de abril de 2017

Limpiarse los oídos





Cucharilla para limpiar el oído
(1450-1550)

Hueso
British Museum. Londres.   




Este pequeño instrumento de hueso procedente de Inglaterra, era usado para la limpieza de los oídos. Instrumentos similares eran usados en los siglos XV y XVI. Muchas veces se considera la Edad Media como un tiempo en el que la higiene se descuidó totalmente, y sin embargo, no es así. Mucho más abandonada fue por ejemplo, en los años del barroco (s. XVII). Durante la Baja Edad Media, especialmente en los ambientes cortesanos, se usaban algunos refinamientos higiénicos que luego han caído en el olvido. 

Entre las prácticas higiénicas de finales del Medioevo estaba la de la limpieza de los oídos. El conducto auditivo externo segrega de forma natural el cerumen, un material céreo, que a veces puede acumularse ocasionando molestias, dificultando la audición o incluso taponando el oído. Del mismo modo, puede producirse un eccema de esta zona, alteración que se acompaña de prurito y descamación. Para todo esto es conveniente la adecuada higiene de esta parte del cuerpo, lo que en nuestro tiempo se realiza con bastoncitos provistos de pequeñas torundas en su extremo.

En aquel tiempo esta función se realizaba con pequeñas varillas como la que hoy comentamos, que podían presentar pequeñas decoraciones en su mango, como este pequeño corazón, un motivo ornamental muy usado en la época. Estos utensilios eran presentados generalmente como parte de pequeños juegos de neceser que también solían incluír mondadientes para la higiene dental y pequeñas pinzas para depilaciones u otros usos. Lamentablemente, gran parte de este material se ha perdido con el paso del tiempo y actualmente muy pocos de estos pequeños objetos  han llegado hasta nosotros. 
Publicar un comentario