miércoles, 5 de abril de 2017

La sífilis secundaria de Ulrich von Hutten









Hans Holbein el Joven

Retrato de Ulrich von Hutten
(1523)
 Dibujo 20,5 x 12,2 cm
Fogg Art Museum. 





No es muy frecuente encontrar retratos en los que se ponga de relieve explícitamente la existencia de lesiones cutáneas, y mucho menos cuando éstas son de origen sifilítico. Ya hemos visto como la sífilis era considerada una enfermedad vergonzosa y como en caso de padecerla, se escondía cuidadosamente. 

Por eso es especialmente interesante este retrato de Hans Holbein el Joven en el que podemos ver la cara de un joven con lesiones de sífilis secundaria en su rostro. Aunque podría plantearse el diagnóstico diferencial con una lepra (en realidad muchas veces se afirmó que correspondían a este diagnóstico) sabemos que el joven murió este mismo año a consecuencia del "mal francés", tal como una inscripción  al pie del dibujo (en la actualidad desaparecida)  aclaraba: 
"Porträt U. von Hutten in seinem Todesjahr" 
(Retrato de U. von Hutten en el año de su muerte). 

Von Hutten murió en la isla de Ufenau en el lago de Zurich el 29 de agosto de 1523. 

Ulrich von Hutten (1488-1523) fue un diplomático y teólogo alemán que al parecer contrajo la sífilis cuando servía en Italia y creyó haber curado de esta enfermedad tras realizar un tratamiento con palo de guayacán. 

Tras su supuesta curación redactó una obra sobre como curar la sífilis De gaïaci medicina et morbo gallico (1519) proponiendo el guayaco como el nuevo tratamiento efectivo para este mal. Su obra, asesorada por los médicos Paul Ricius y Henri Stromey contribuyó a propagar el tratamiento de guayaco por toda Europa. En 26 capítulos von Hutten presenta un estudio histórico y clínico de la enfermedad: su aparición, sus síntomas, los transtornos que provoca. El autor también da indicaciones sobre el nuevo tratamiento de madera de guayacán: su origen, su nombre y sus propiedades. Comenta también el modo de prepararlo: su preparación, la cocción, su administración y las precauciones que hay que tomar durante el tratamiento y la convalescencia. Von Hutten destaca también otros efectos del guayaco: atenúa la ira, libera de la pesadez del dolor de cabeza, devuelve la tranquilidad. También sostiene que tiene un posible efecto beneficioso sobre la lepra y la epilepsia. 

El guayaco debió introducirse en Europa sobre 1508, como indica Francisco Delicado en su obra Del modo di adoperare il ligno di India Occidentale salutífero remedio a ogni piaga e mal incurabile e si guarisca il mal francese (1526). El Guayaco llegó primero a España, y posteriormente su uso se extendió a Portugal e Italia, llegando a Alemania hacia 1517. Los banqueros Frugger hicieron del guayaco objeto de un gran movimiento comercial, obteniendo pingües beneficios.

El retrato de von Hutten no es pues un retrato cualquiera, ni siquiera el retrato de un individuo concreto, sino más bien el retrato de la sífilis misma. Es la representación de una cara que nos guarda la memoria de una enfermedad. La sífilis se revela como una experiencia que involucra la cara y la expresión del que la padece. Los rasgos del personaje se nos presentan tras las lesiones cutáneas, como si estuvieran tras una cortina. La vista, fascinada, se va una y otra vez a las lesiones, difuminando los rasgos faciales del individuo que pasa a tener una importancia menos. Holbein nos presenta la sífilis como protagonista real, dejando al retratado en un discreto segundo plano.


Publicar un comentario