domingo, 5 de marzo de 2017

Piojos en el campamento







Jan van der Venne

Campamento gitano
(s. XVII)
 Óleo sobre tabla 24 x 35 cm
Musée du Louvre. Paris.  




Jan van de Venne fue un pintor flamenco activo en el sur de Holanda entre 1616 y 1651. Cultivó la pintura de género y escenas religiosas. 

Uno de los temas preferidos de van der Venne fueron escenas de zíngaros (como la Familia gitana del Musée de Beaux-Arts et d'Archéologie de Besançon) por lo que fue conocido en Francia como el Maestro de los zíngaros. Muchas de sus obras pueden verse en diversos museos franceses (Aix-en Provence, Auxerre, Besançon, Chambéry, Dijon, Dunkirk, Hazebrouck, Lille, Marseille, Louvre, Quimper and Semur-en-Auxois) 


Jan van der Venne: Familia gitana. Musée de Beaux-Arts et d'Archéologie de Besançon

Una de sus obras es la que comentamos hoy, en la que puede verse a unas mujeres y un niño entorno a una hoguera de campamento. Mientras una mujer se ocupa en cocinar un potaje en una gran marmita, otra de ellas está escudriñando la cabeza del chiquillo, vestido con una amplia camisa. Sin duda está buscando piojos entre los rizos del niño, que sonríe despreocupado. La tercera mujer observa la escena, al parecer con cierta preocupación. 


Jan van der Venne: Campamento gitano. Musée de Beaux-Arts de Marseille
En el cuadro de Besançon ya aludido encontramos una escena parecida. En este caso una mujer peina los largos cabellos de una niña. En este caso no queda muy claro si solamente peina los cabellos o le pasa una liendrera para desprender las liendres adheridas al cabello. También encontramos escenas muy parecidas en el Musée de Beaux-Arts de Marseille y en el Museo Nacional de Varsovia, en el que una mujer despioja a un niño mientras sostiene en su mano una liendrera. 


Van der Venne. Campamento gitano. Museo Nacional de Varsovia. 
Ya hemos visto en diversas ocasiones que los piojos de la cabeza debían ser muy comunes en el s. XVII. Podemos imaginar que en condiciones de higiene precaria, como es de suponer que era un campamento nómada, todavía sería mucho más frecuente. Estas escenas vienen a corroborar una vez más la alta incidencia de esta parasitosis en un tiempo en el que en ausencia de parasiticidas efectivos la única manera de luchar contra este mal era el despiojamiento manual. 


Van der Venne. Otra escena similar en la colección del Museo de l'Hermitage

Publicar un comentario