martes, 7 de marzo de 2017

Los nevus de Franz Lizst








Mihály Munkácsy 

Retrato de Franz Liszt
(1860)

Óleo sobre lienzo
Galería Nacional de Hungría, Budapest. 



Mihály Munkácsy (1844-1900) fue un pintor húngaro activo sobre todo en París en el último tercio del s. XIX. Realizó sobre todo pinturas de tema bíblico y de escenas de interior parisiense. El gobierno húngaro le encargó algunos cuadros de tema patriótico. También realizó algunos retratos de personajes húngaros célebres como éste de Franz Liszt.

Franz Liszt (1811-1886) fue un músico húngaro, considerado uno de los grandes compositores del Romanticismo, junto con Hector Berlioz, Frédéric Chopin y Johannes Brahms. Fue considerado el mejor pianista de su tiempo y revolucionó las técnicas de interpretación de este instrumento. Su personalidad polifacética y carismática fascinaron a la Europa de su época. 


Detalle del retrato de Franz Liszt de Mihály Munkácsy




Como compositor abrió nuevos caminos. En sus propias palabras pretendía "lanzar una jabalina hacia el indefinido espacio del futuro". Moderno y revolucionario, no dudaba en inspirarse en temas de folcklore recogidos en sus numerosos viajes. Tras una vida de pasiones turbulentas y amores arrebatados, en 1865 ingresó como franciscano en Roma. A partir de este momento su música se modificó considerablemente. 



Fotografía de Franz Liszt (1886) en la que se observan claramente sus nevus faciales


En el retrato de Franz Liszt de Munkácsy se representa a Liszt sentado al piano. En su frente podemos destacar un voluminoso nevus intradérmico. El compositor presentaba por lo menos otros dos nevus similares en la zona interciliar y en el surco nasogeniano izquierdo. En muchas obras se procura evitar su representación, minimizarla o colocar la cabeza de forma que no se advierta, como era bastante frecuente en muchos retratos. Pero por sus fotografías y por diversos bustos del músico húngaro sabemos que presentaba diversos tumores de este tipo. 


Busto de Franz Liszt en Sopron
Liszt también contrajo la sífilis en su juventud, al parecer contraída de la bailarina irlandesa Lola Montez, con la que mantuvo una relación sentimental. Liszt la introdujo en el círculo de George Sand, lo que le permitió relacionarse con la crema de la sociedad parisiense. Lola, que  bailaba danza española, era una conocida cortesana que también fue amante de Luis I de Baviera y de otros miembros de la nobleza y personajes famosos, como Alejandro Dumas.  

La agitada vida sexual de Lola Montez le llevó a contraer la sífilis y a padecer sus efectos (alopecia y demencia) y finalmente a morir a consecuencia de la sífilis terciaria en Nueva York en 1861, pobre y abandonada. 




Franz Liszt: 




Sueño de amor: 
















Publicar un comentario