martes, 28 de febrero de 2017

Úteros votivos





Úteros votivos etruscos
(s. V-IV a.C.)

Ex-votos de terracota 
Museo Nazionale Etrusco (Villa Giulia). Roma.   



En los templos etruscos, lugares destinados a la oración y a la plegaria se suelen encontrar numerosos ex-votos, figuras votivas para implorar algún favor de la divinidad o bien para agradecer su concesión. Muchos de estos exvotos datan de los s. V-III a.C. y generalmente reproducían partes anatómicas corporales en terracota. 

En primera fila, tres figuras de terracota representando úteros,
ofrecidas sin duda para obtener una buena gestación. 
Estos exvotos suelen ser presentes a la divinidad para agradecer la curación de los males del cuerpo, como era costumbre en los templos griegos  de la Antigüedad y como se sigue realizando todavía hoy en algunas iglesias católicas con fama de milagreras. 

Otro exvoto con la representación de un útero.

     Útero votivo encontrado en las ruinas de un templo en las
proximidades del Tíber. Termas de Diocleciano. Roma.



Pero entre figuras de brazos, piernas o determinados órganos encontramos un gran número de figurillas representando úteros. También en algunos casos mamas y penes de dimensiones algo exageradas. 

Sin descartar del todo que alguna de estas figuras estén relacionadas con algún problema patológico, la gran abundancia de las mismas hace pensar que eran ofrendas propiciatorias de la fecundidad, es decir que se hacían para suplicar a la divinidad la gracia de un embarazo propicio. 


Diversos exvotos de úteros procedentes del Santuario de Fontanile di Legnisina

También se ofrecían  exvotos de falos para propiciar la fertilidad. 
Los problemas de esterilidad eran graves en el mundo antiguo. Se necesitaba una tasa de natalidad alta para mantener a la comunidad. Las mujeres que no alcanzaban la categoría de madres tampoco eran muy valoradas socialmente, por lo que no es de extrañar la gran cantidad de ofrendas votivas para alcanzar la gestación. 


Estatuilla de un neonato fajado. Las figuras votivas de
niños eran para pedir por la supervivencia infantil.
En Roma había una alta proporción de muertes en la
primera infancia.  Museo Etrusco. Roma






Las mamas eran ofrendas votivas para propiciar una buena lactancia. Los problemas de lactancia también eran muy frecuentes. Era bastante habitual encomendarla a las nodrizas 
     A esto hay que añadir que los problemas tocológicos eran de gran importancia. La mortalidad infantil era elevadísima y muchas mujeres morían por las temidas fiebres puerperales. En los santuarios etruscos encontramos también muchas figurillas representando niños recién nacidos, fajados convenientemente para evitar las hernias umbilicales. Las mamas votivas también pueden estar relacionadas con problemas ligados a la lactancia.

  



Publicar un comentario