domingo, 14 de febrero de 2016

Ramon Llull, teólogo, erudito y alquimista






 Francisco Ribalta

Retrato de Ramon Llull
(1620 circa)

Óleo sobre lienzo 
Museu Nacional d'Art de Catalunya. Barcelona




A Rosa Taberner
en testimonio de 
admiración y amistad


Francisco Ribalta (Solsona, 1565 - Valencia, 1628) fue un pintor barroco catalán, establecido desde 1599 en Valencia. Compartía plenamente el ideario de la Contrarreforma, cultivando un estilo naturalista muy personal, con un intenso claroscuro, que llegaría a ser el carácter más destacado de la escuela valenciana en el s. XVII.  Puede decirse que su pintura constituye el puente entre el último manierismo y las nuevas formas barrocas. 

El retrato idealizado que realizó de Ramón Llull presenta a un hombre de edad madura, de piel curtida y algo avejentada por la continua exposición al sol del Mediterráneo. Es fácil imaginárselo así. Su vida en Mallorca, sus viajes por el Mediterráneo debían someterlo a los inclementes rayos solares. Y sus pronunciadas entradas y su barba cana están en consonancia con una piel fláccida y surcada de arrugas, especialmente en la frente y en la zona periorbitaria.

Página del libro Ars magna generalis ultimade Karlsruhe, donde 
se expone la doctrina filosófica de Ramon Llull (*)
Ramon Llull (Palma de Mallorca, 1232 - Túnez, 1315) fue un erudito mallorquín que influyó de forma decisiva en el pensamiento medieval occidental y todavía sigue siendo un referente obligado en toda Europa. Fue filósofo y poeta, místico y teólogo, alquimista, cabalista y misionero, y de él puede decirse que cultivó todos los saberes conocidos en la época. Su obra es inmensa y fue redactada en latín, catalán y árabe. Se considera uno de los creadores del catalán literario, y el primero que usó una lengua románica para transmitir conocimientos filosóficos y científicos. 

Ramon nació en Palma de Mallorca, en el seno de una importante familia catalana que se había establecido en Mallorca tras la reciente conquista de Jaime I. Tal vez su lugar de nacimiento fue determinante para Llull, pues Mallorca era entonces una 
«encrucijada en la época de las tres culturas, cristiana, islámica y judía, hasta el punto de que la mayor parte de sus 280 obras reconocidas fueron escritas inicialmente en catalán y en árabe». 
(Umberto Eco: La búsqueda de la lengua perfecta)

De joven, se incorporó a la corte del rey Jaime I, como preceptor del segundo hijo del monarca, que sería más tarde el rey Jaime II de Mallorca. Llegó a ser senescal y mayordomo real. En esta época Llull llevó una vida cortesana, ostentosa y disipada y solamente escribió canciones y poemas trovadorescos.

A los 30 años, Ramon Llull experimentó una experiencia mística, con cinco visiones de Jesús crucificado que le llevaron a un cambio radical en su vida. Vendió sus posesiones para adelantar su herencia a su mujer e hijos y se dedicó a predicar por los caminos.  Se retiró a Randa para meditar, llevando vida contemplativa. 

Miniatura medieval representando un viaje de Ramon Llull a Túnez
y la disputa que mantuvo con los musulmanes de la ciudad  
(*)
Más tarde, tras una estancia en la corte real de Montpellier, fundó el monasterio de Miramar, gracias a la ayuda del rey Jaime II de Mallorca. Llull había aprendido el árabe de un esclavo norteafricano y concibió la idea de convertir los musulmanes al cristianismo. El papa Juan XXI se mostró entusiasmado con el proyecto.


Para aumentar su conocimiento sobre la cultura y religión musulmana, realizó múltiples viajes por el Mediterráneo, visitando diversas ciudades norteafricanas y orientales. También realizó peregrinaciones cristianas, a Roma, a Rocamadur y a Santiago de Compostela. 

Viajes de Ramon Llull (*)


Llull, que hablaba fluidamente catalán, latín y árabe, realizó también diversas misiones diplomáticas y impartió clases en la Sorbona, la universidad de París. Su obra filosófica, teológica y mística, se plasmó en 265 obras. 

También se le atribuyen algunas aportaciones alquímicas, como el Liber de secretis naturae seu de quinta essentia. Entre otras cosas, parece ser que fue el que descubrió la solución alcohólica de los perfumes. Hasta entonces, solamente se conocía la disolución de los aromas solamente  en excipientes grasos como aceites o ungüentos. Sin embargo, el descubrimiento de Llull quedó en una simple aportación teórica ya que se tuvo que esperar a 1709  cuando el italiano Giovanni Maria Farina (1685-1766) establecido en Colonia (Alemania) comercializó el "Agua de Colonia".

Ramon Llull murió en la ciudad de Túnez o en el barco que lo transportaba a Mallorca en 1315. Debido a su vinculación con la orden franciscana (era miembro de la orden tercera) fue sepultado en la iglesia de Sant Francesc de la ciudad de Palma. La gran veneración popular a su figura hicieron que se le considerara beato por "culto inmemorial" (aclamación popular), y como tal se le considera, especialmente en la isla de Mallorca. 

Sepulcro de Ramon Llull en la iglesia de Sant Francesc de Palma de Mallorca (*)



La colosal figura de Ramon Llull es un referente para toda la cultura medieval europea. Para la cultura de lengua catalana y especialmente para la mallorquina es uno de los más destacados activos. Su nombre está unido a instituciones y galardones culturales del más alto nivel.  Los premios Ramon Llull son una de las máximas expresiones de reconocimiento en las Islas Baleares. Precisamente hace pocos días se otorgó la medalla Ramon Llull a la dermatóloga mallorquina Rosa Taberner, que durante 5 años ha mantenido el prestigioso blog de Dermatología Dermapixel. La Dra. Taberner además fue la que me animó a escribir hace poco más de un año el presente blog, y me ha dado constante apoyo. Desde aquí deseo reiterarle mi felicitación por tan merecida distinción. 


Principales obras de Ramon Llull: 




Ramon Llull (1ª parte)



Ramon Llull (2ª parte) 



Phantasticus, el Cant de Ramon Llull: 











Publicar un comentario