miércoles, 17 de febrero de 2016

La piel lacerada: la Santa Faz






 Joan Gascó

Santa Faz
(entre 1515 - 1525)

Óleo y temple sobre tabla

Procedente de la Catedral de Vic. 
Museo Episcopal de Vic 



La iconografía católica es pródiga en imágenes de martirio en las que aparece la piel herida y atormentada. Una de las que he tenido oportunidad de contemplar recientemente es esta obra de Joan Gascó, en el Museo Episcopal de Vic.

Joan Gascó o Gascón (Tafalla, (?) - Vic, 1529) fue un pintor navarro, natural de Tafalla que se estableció en Catalunya en el s. XVI. Se dedicó sobre todo a la pintura sobre tabla, realizando múltiples retablos. En la última etapa de su vida se estableció en la ciudad de Vic, donde murió. 

En esta tabla muestra el el icono conocido como Santa Faz, el rostro de Jesucristo en la Pasión, que según la tradición, quedaría plasmado en el velo de la Verónica durante la subida al Calvario. Esta iconografía se conoce en el mundo bizantino como Mandylion y goza de gran devoción entre los fieles.

La cara de Jesús aparece aquí con las muestras de los diferentes tormentos que se le habían infligido tras su detención en el Huerto de Getsemaní y los interrogatorios de Poncio Pilatos y de Anás y Caifás. La corona de espinas ha arañado la piel de la frente, produciendo múltiples heridas sangrantes. También en el cuello aparecen hematomas como resultado de la flagelación y tal vez de los tirones dados a la cadena que lleva al cuello. Gascó plasma con maestría estas equimosis alargadas, reproduciendo fielmente las lesiones que pueden verse en la piel como consecuencia de los roces violentos y de la extravasación sanguínea resultante. 

Es de notar también el enrojecimiento de las conjuntivas, como consecuencia del llanto y del sufrimiento intenso, que también ha sido observado y reflejado por el artista en su obra. 
Publicar un comentario