miércoles, 10 de febrero de 2016

La viruela, el genocidio vírico de América







Indígenas afectados por la viruela 

Códice Florentino

Biblioteca Medicea Laurenciana. Florencia. 



La llegada de los conquistadores españoles al Nuevo Mundo comportó un contacto entre dos poblaciones humanas que no habían estado en contacto previamente. Los agentes causales de enfermedades infecciosas eran también diferentes en Europa y en América, y ocasionaron graves problemas entre los grupos de población que entraban en contacto con estas enfermedades por primera vez. 

En anteriores entradas hemos comentado lo virulenta que pudo ser la sífilis para los europeos, ya que era una enfermedad que o bien no existía en el Viejo Mundo o bien era de características diferentes a la existente en América(1). La epidemia se extendió en Europa con gran virulencia y constituyó una peligrosa enfermedad durante siglos (2). Este es un ejemplo de las consecuencias sanitarias que tuvo el encuentro entre los pobladores de Europa y América. 

Aunque tal vez ha sido menos comentado, del mismo modo muchas de las enfermedades exantemáticas como viruela o sarampión y que llevaron consigo los conquistadores españoles eran totalmente desconocidas para los indígenas americanos. Su sistema inmunitario no había entrado nunca en contacto con esos virus y cuando las contraían, presentaban un cuadro clínico de tal gravedad que en la mayoría de los casos acababa con la muerte. 

Azteca afecto de viruela, siendo atendido por un chamán
Tal fue el caso de la epidemia de viruela al principio del s.XVI y que acabó con la vida de muchos aztecas. La mortalidad fue masiva y amplias zonas quedaron despobladas. Esta fue la causa real de la caída del Imperio de Moctezuma. Hernán Cortés  llevaba consigo un puñado de hombres y solamente 16 caballos. A pesar de las armas de fuego y sus hábiles tretas y traiciones, sin las mortíferas epidemias nunca hubiera sido capaz de hacerse con el poder en México. La viruela fue su principal aliada. La altísima mortalidad causó una verdadera hecatombe, comparable a un genocidio, en toda América (3)

A la mortandad ocasionada por la viruela (llamada Huizauátl por los indígenas) hay que añadir dos epidemias más de Matlazauátl, una enfermedad exantemática no muy bien identificada, que causó 800.000 muertes en 1545 y más de 2.000.000 en 1576) según cálculo exacto encargado por los Virreyes y que ha llegado a nosotros por la detallada crónica de Torquemada.  

Para medir la magnitud de la mortalidad causada por tales epidemias, el equipo de Matt Liebermann, del Departamento de Antropología de la Universidad de Harvard ha utilizado recientemente una técnica que es imprescindible en metereología o en topografía: LIDAR (Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging), muy parecido a un radar, pero que permite, gracias a la emisión de un laser, medir las distancias de forma muy exacta, con solamente el margen de error de un centímetro aproximadamente. Aplicando estos medios se ha podido establecer una topografía precisa del Estado de Nuevo México. Con estos métodos, los científicos son capaces de calcular la superficie de una veintena de poblados que habían existido y que desaparecieron por el abandono de sus habitantes y por el avance incontenible de la selva. 

Indígenas enfermos de viruela (Wikimedia)


Tras estos estudios se ha podido establecer cuánto tiempo hizo falta para que las epidemias consiguieran despoblar toda la región. El resultado fue de unos 60 años. En 60 años toda la región quedó despoblada por la acción de la viruela y otras enfermedades exantemáticas. 

"En el sudoeste de los Estados Unidos los primeros contactos entre los españoles y las poblaciones indígenas tuvo lugar en 1539, y se tuvo que esperar hasta 1620 antes de poder ver los primeros efectos, la caída demográfica a partir de esta fecha fue muy rápida" (4)

Según Liebermann, De 1620 a 1680 los investigadores estiman que la tasa de mortalidad rondaba el 90%. A partir de esta fecha, los árboles empezaron a crecer y a ocupar el terreno de los poblados abandonados en una implacable reforestación, según los datos obtenidos con el lidar. 

Ha sido pues la revancha de los bosques, que tanto suelen regresar en algunos puntos del planeta por la presión humana. En el s. XVII, en esta región de México, mientras 9 de cada 10 hombres morían, poniendo así en entredicho el tejido social, sanitario y cultural de la región, el bosque reconquistaba el lugar que un día había ocupado (5).  




Bibliografía: 


Oldstone MBA. Viruses, Plagues and History: Past, Present and Future. Oxford University Press. 2010

La viruela en la América del Sud y principalmente en Argentina. https://archive.org/stream/64930790R.nlm.nih.gov/64930790R_djvu.txt

Reuell P. New World devastation. Harvard Gazette. http://news.harvard.edu/gazette/story/2016/01/study-captures-ferocity-of-new-world-depopulation/

Ratell H. 1492: Une apocalypse microbienne pour les Américains natifs. 
Sciences et Avenir 29/01/16
http://www.sciencesetavenir.fr/archeo-paleo/anthropologie/20160126.OBS3404/1492-une-apocalypse-microbienne-pour-les-americains-natifs.html






Publicar un comentario