lunes, 11 de enero de 2016

Pedro Laín Entralgo y la historiografía médica





 Hernán Cortés

Retrato del Prof. Laín Entralgo
(1993)

Óleo y temple sobre lienzo 130 x 110 cm
Colección Real Academia de la Lengua Española.  1 Madrid.  




Resumir en pocas palabras lo que significa Laín Entralgo en el conjunto de la cultura de nuestro país es a todas luces una misión imposible. Fue sin duda uno de los más sólidos intelectuales del s. XX, y su obra abarcó numerosos campos del saber. 

Tuve el honor de conocer y tratar a Laín - don Pedro, para todos sus colaboradores y amigos - poco antes de su jubilación como catedrático de Historia de la Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, cuando yo estaba prestando servicios en esta Facultad como joven profesor de clases prácticas de Dermatología. Yo solía asistir a la excepcional Biblioteca del Instituto Arnau de Vilanova de Historia de la medicina, que él había creado y que dirigía. Departí con él en algunas ocasiones y al mostrarle mi interés por la Historia de la Dermatología, me invitó a que fuera por su casa, en donde me dejó consultar algunos libros de su biblioteca personal. Don Pedro era una persona de exquisita educación, amable y dotado de una viva inteligencia y vasta cultura. Sus consejos y opiniones fueron para mí vitales para redactar mi libro "Historia  de la Dermatología" que publiqué años más tarde (1994) y que fue posible en buena parte por el material que reuní a la sombra de Laín. 

Pedro Laín Entralgo (1908 - 2001) era hijo de un médico rural de Urrea de Gaén (Teruel). Se licenció en Químicas y Medicina. Ocupó la cátedra de Historia de la Medicina en la Universidad Complutense de Madrid y desde allí dió un gran relieve intelectual a la historiografía médica, publicando importantes obras sobre el tema y creando una auténtica escuela. No sólo estudió los aspectos historiográficos clásicos sino que realizó auténticos estudios epistemológicos, profundizando especialmente en los aspectos psicológicos y sociales de la relación médico-enfermo.

La personalidad intelectual de Laín no se detuvo ahí. Escribió ensayos filosóficos como "Alma, cuerpo, persona" o "¿Qué es el hombre?" en donde se advierte la influencia de José Ortega y Gasset. Tampoco fue ajeno a cuestiones antropológicas, en las que partiendo de sus creencias originales cristianas, incorpora el pensamiento científico, con una clara influencia de la cosmología de Xavier Zubiri. También cultivó el periodismo (publicaba habitualmente en la revista Gaceta Ilustrada) y escribió algunas obras de teatro. 

Alcanzó diversos cargos de importancia, llegando a ser Rector de la Universidad Complutense (1951-1956), Miembro de la Real Academia Española (1954-2001) de la que llegó a ser Director (1982-1987), Miembro de la Real Academia de la Historia (1962-2001). Fue galardonado con a Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya (1982), el Premio Princesa de Asturias de Humanidades (1989), l y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (1991). 


Bibliografía: 










  • —. Qué es el hombre: evolución y sentido de la vida. Círculo de Lectores, 1999. ISBN 978-84-226-7795-6                                .
















  • —. Creer, esperar, amar. Galaxia Gutenberg; Círculo de Lectores, 1993. ISBN 8481090034.








  • —. Sobre la amistad. Espasa-Calpe, 1972.


  • —. La espera y la esperanza. Historia y teoría del esperar humano. Revista de Occidente, 1957.
Publicar un comentario