miércoles, 2 de septiembre de 2015

El hombre de los hielos (y II): Clínica y antropología








Hombre de Smilaun 


Restos humanos momificados por congelación

Museo Archeologico, Bolzano




Nos referíamos en una entrada anterior a los tatuajes de la momia de Ötzi, el "Hombre de Smilaun" o el "Hombre de los Hielos". Los restos de Ötzi son un testimonio sin par sobre la vida humana en la lejana era Calcolítica. Su estudio nos ha proporcionado una gran cantidad de datos.

Ötzi fue hallado el 19 de septiembre de 1991 por dos alpinistas alemanes en el paso de Tisenjoch, entre el monte Smilaun y el Finailspitze, en una grieta de un glaciar alpino. Su cuerpo, desnudo y congelado, había permanecido conservado de forma natural por la baja temperatura y estaba aún parcialmente apresado por el hielo. Cuatro días más tarde fue desprendido a golpes de piolet, operación que lamentablemente dejó algunas señales. Los objetos que acompañaron a Ötzi en su última expedición se encontraron posteriormente como resultado de la excavación arqueológica de la zona. 




Los estudios genéticos realizados en 2012 a partir de muestras de ADN tomadas de la cadera de Ötzi, han permitido establecer la secuencia completa de su genoma. Hemos sabido así que era del grupo sanguíneo 0, que tenía los ojos oscuros (no azules como se dijo en un principio) y el cabello negro. Pertenecía a un antiguo estrato de población llegada a Europa, procedente de Cerdeña y con antepasados oriundos del Cáucaso. 

Al principio se creyó que Ötzi era pastor, pero pronto se vió que era cazador. Iba armado con un arco de 1'80 m de madera de tejo (Taxus baccata) y un hacha de cobre con mango de madera de fresno. Entre los 70 objetos encontrados en las proximidades de donde yacía, destacan una capa de fibras vegetales, polainas de cuero, un gorro de piel de oso, un carcaj de piel reforzado con corteza de avellano con 14 flechas de madera (algunas con penachos de pluma de águila, listas para ser usadas) y un pequeño cuchillo de sílex. Ötzi transportaba además, en un pequeño cubo de corteza, las brasas necesarias para encender su hoguera. 

Tenemos también algunos datos clínicos:

  1. El Hombre de Smilaun tenía una intolerancia a la lactosa, como revelan las mutaciones observadas en su gen MCM6. 
  2. Padecía una enfermedad bacteriana transmitida por pulgas, la enfermedad de Lyme, producida por Borrelia borgdorferi. De hecho, Ötzi es el caso más antiguo de enfermedad de Lyme que conocemos. Su borreliosis podría haber sido la causa de sus problemas de artritis
  3. Estaba predispuesto a una enfermedad cardíaca. Se han encontrado importantes placas de ateroma en sus arterias.
  4. Ötzi padecía también una parasitosis intestinal. Era portador de nematodos (Trichuris trichuria).
  5. En su última cena consumió algo de carne de cabra montés. El análisis del contenido de su estómago ha revelado también que la había acompañado con cereales



Se ha especulado mucho sobre las posibles causas de la muerte del Hombre de los Hielos. Al principio muchos pensaron en lo que parecía más probable: hipotermia y congelación, tras ser sorprendido por una ventisca de nieve. Sin embargo, la hipótesis más probable es que muriera asesinado. En efecto, la tomografía descubrió una pequeña punta de flecha alojada en su región dorsal. Tras entrar por la espalda, el proyectil perforó una arteria. En 2007 se confirmó que la muerte le había sobrevenido por una fuerte hemorragia interna. Las imágenes obtenidas mostraban una laceración de la pared posterior de la arteria subclavia izquierda, como consecuencia del desgarro producido por la flecha .  



Se revelan más secretos sobre el Hombre del Hielo: 








Publicar un comentario