miércoles, 7 de junio de 2017

Museo Olavide (IV): Los artistas del museo






Anónimo

Retrato de Enrique Zofío Dávila con uniforme de médico militar

Óleo sobre lienzo 
Museo Olavide. Madrid.



Tenemos algunos datos de los ceroescultores que realizaron las figuras del Museo Olavide y que estuvieron en contacto con los médicos dermatólogos que dirigieron esta institución y seleccionaron los casos que les parecieron representativos. 


Enrique Zofío Dávila

Es sin duda el ceroescultor más importante del Museo y también del que poseemos más datos. Enrique Zofío (ca. 1840-1915). Es conocido como pintor-escultor, aunque existen indicios de haber pertenecido a la Sanidad Militar, ya que en su retrato depositado en el Museo viste el uniforme militar, con tres medallas en la casaca.

A finales del s. XIX obtuvo una beca para desplazarse a París, aunque no sabemos si conoció a Jules Baretta, el gran ceroescultor del Hospital Saint-Louis. 

Zofío comenzó a realizar figuras anatómicas de pasta modelada en el «Gabinete Anatómico» en el Hospital Militar de Madrid, que dirigía José Díaz Benito primero y por Cesáreo Fernández Losada algo más tarde. Es en ésta última época cuando se creó el Museo Anatómico Patológico del Hospital Militar de Madrid, y Zofío comenzó a trabajar, realizando figuras anatómicas sobre los cadáveres estudiados por el Dr. Losada. Las figuras fueron distribuidas a numerosas universidades para ser usadas en la docencia anatómica. Actualmente hay figuras en las universidades de Santiago, Salamanca y Granada. Todas ellas estaban identificadas con una etiqueta que indicaba: 
«Clínica Quirúrgica del D.C.F. de Losada. Progreso 5. Madrid. Enrique Zofío Dávila, escultor anatómico. Progreso, 5. Madrid.» 
No sabemos cómo Zofío conoció a Olavide ni la fecha de sus primeras figuras en el Museo. Las primeras figuras con historia clínica datan de 1880.

Según opina el Dr. Conde Salazar, director del Museo Olavide, Zofío, a instancias del responsable del Museo D. Fernando Castelo, se prestó gustoso a enseñar sus procedimientos de modelado, la composición de la masa, coloración, etc. a fin de que se perpetúen, no se paralicen, ni se extinga la vida de este Museo. Especialmente, formó en esta técnica a José Barta, aunque no consta que realizaran ninguna figura conjuntamente. Todas las figuras realizadas por Zofío están numeradas y tienen su historia clínica adherida a la parte posterior, pero estos datos no aparecen en las figuras realizadas posteriormente por Barta y López Álvarez, lo que dificulta su catalogación.

Al igual que Jules Baretta es el «alma» del museo del Hospital parisino de Saint Louis, podemos decir que Zofío fue el «alma» del Museo Olavide por el número y la calidad de sus figuras. Sin embargo, mientras Baretta nunca reveló su técnica ceroplástica, Zofío formó a Barta y otros colaboradores, asegurando la continuidad del museo. 


José Barta Bernadotta

José Barta nació en Barcelona en 1875, en el seno de una familia de actores teatrales. Murió en Madrid en 1955. 

José Barta (1875-1955).
Fotografía del Museo Olavide. Madrid. 
No sabemos el año en el que comenzó a trabajar en el Museo Olavide, aunque en una película de 1927 («La terrible Lección») aparece mostrando el museo a una serie de personalidades que visitan el Hospital de San Juan de Dios, situado entonces en la calle Doctor Esquerdo. En esta misma película aparecen los Dres. Bejarano, Sánchez-Covisa y Castelo.

Barta realizó numerosas obras, las últimas de ellas conjuntamente con Rafael López Álvarez, pero no existe constancia de la realización de alguna figura junto con Zofío, a pesar de que todo indica que éste fue su maestro y que convivieron algunos años. Tanto las figuras de Barta como las de Rafael López Álvarez carecen de numeración y no tienen historia clínica (al contrario de las de Zofío). 

Barta siguió trabajando en el Museo hasta finales de los años 40. Era un personaje bohemio y muy querido, y cuando murió, el cortejo fúnebre se detuvo a su paso ante el Hospital de San Juan de Dios para hacer una oración. 


Rafael López Álvarez

Retrato de López Álvarez realizado en 1927
Museo Olavide, Madrid. 
Es el tercer y último artista-escultor de las figuras de cera del Museo Olavide. No tenemos muchos datos ni de su biografía ni de su trabajo profesional en el Hospital San Juan de Dios. Era diplomado en Bellas Artes y profesor de dibujo, y realizó un cartel para la prevención de la sífilis durante la dictadura de Primo de Rivera, que fue considerado como inmoral. Por referencias periodísticas parece ser que comenzó a trabajar en el Hospital entre los años 1910-20, realizando algunas figuras junto a Barta y posteriormente en solitario.

Ideológicamente, López Álvarez se declaraba racionalista, republicano y admirador de Ferrer Guardia. Durante la Guerra Civil estuvo encargado de mostrar el Museo a los milicianos, con la intención de realizar una labor preventiva y de poner de manifiesto las terribles consecuencias de las enfermedades venéreas. 

López Álvarez en 1966 embaló las figuras existentes en San Juan de Dios (cerca de 200 cajas) para su depósito posterior en un lugar desconocido.

En 1972 quedó ciego tras una operación de glaucoma.


Bibliografía  

Sierra Valentí X. Los museos de cera dermatológicos. En: Piel de Cera. Madrid: Editorial Luzán; 2006. p. 41-8. 

Conde-Salazar Gómez L. Historia del Museo Olavide. En: Piel de Cera. Madrid: Editorial Luzán; 2006. p. 31-6. 

Conde-Salazar Gómez L, Heras-Mendaza F. Museo Olavide (II): escultores-pintores. Enrique Zofío Dávila, José Barta Bernardotta y Rafael López Álvarez. Actas Dermosifiliogr. 2007;98:131-4
 

Anónimo. Catálogo del Museo Anatomo-Patológico del Hospital de San Juan de Dios de Madrid: Imprenta Provincial; 1903.

La terrible Lección. Director: Fernando Delgado; Guión: Leopoldo Bejarano; Argumento: Leopoldo Bejarano; Director de Fotografía: Enrique Blanco; Asesor Científico: Julio Bejarano; Tema: Lucha Antivenérea; 35 milímetros; blanco y negro, muda.

Crespo P. Un museo entre paréntesis: Olavide. Visita a los museos de Madrid; ABC, 14 de diciembre, 1966. 

Publicar un comentario