martes, 18 de abril de 2017

El neceser de viaje de María Antonieta







Neceser de viaje de María Antonieta
(1791)

Estuche con accesorios de toilette 
y otros objetos personales.  
Caoba, cobre, piel, cristal, galuchat.
Museo Internacional de la Perfumería. Grasse




En el s. XVIII los viajes se refinan, y se desarrolla "el arte de viajar cómodamente". Una muestra es este neceser de la reina María Antonieta, que contenía los objetos que la soberana consideraba imprescindibles para desplazarse con un razonable confort.

Los maletines de viaje no eran una novedad. Hacía ya tiempo que se usaban. El rey Enrique IV de Castilla, por ejemplo, que se desplazaba continuamente, ya que carecía de corte estable, poseía varios. Entre ellos, uno dedicado exclusivamente a transportar sus perfumes. Lamentablemente solamente conocemos su existencia por referencias, ya que no se ha conservado ninguno de ellos.


Miniatura de María Antonieta.
Estos retratos solían transportarse en los viajes,
junto con otros objetos de uso personal.  
Los objetos de María Antonieta siguen siendo muy cotizados. En noviembre de 2015, la casa de subastas Christie's subastó una serie de objetos de la reina procedente de la colección de Liliane de Rothschild, por 659.000 € en total. En esta subasta un neceser de viaje de la reina alcanzó el valor de 49.500 €. 

Por esa razón es muy interesante conocer el contenido de este neceser de Maria Antonieta. Se trata del único equipaje que se conserva de su frustrada fuga a Varennes. Este neceser, según las memorias de su dama de confianza Madame Campan, es el que la Reina pensaba enviar a su hermana María Cristina de Habsburgo-Lorena en uno de sus numerosos cálculos para la evasión de Francia que iba elaborando en su reclusión. Su plan de fuga no podía pasar por alto un equipaje que, pese a su suntuosidad y sobre todo ante lo desesperado de su situación personal, consideraba de estricta necesidad. Si lo enviaba a su hermana, podría disponer de todo su contenido en cuanto se reuniera con ella. Para desviar las sospechas pidió que le dispusieran un neceser idéntico para su uso mientras estaba recluída en la Tullerías. 

Pero Madame Campan le hizo notar que este envío era bastante peligroso, ya que pondría sobre aviso a sus guardianes, y acabó por convencer a la Reina que desistió de su propósito inicial. Optó por llevar consigo otro neceser, mucho más reducido y fácil de transportar, con lo que ella consideraba lo más imprescindible, que es el que hoy comentamos. El neceser de viaje de Marie-Antoinette no deja nada a la casualidad: sus casillas, alvéolos, bandejas, cajones, contienen todos los utensilios para hacer frente a las necesidades de la vida durante su desplazamiento. 

La "cassette de nuit" como solía llamarse entonces estaba pensada para transportar artículos para el cuidado del cuerpo y perfumería, comidas y pequeños refrigerios, así como algunos accesorios domésticos.

Veamos su contenido: 








  1. Estuche de ébano.
  2. Estuche de marfil.
  3. Espejo con marco de plata y mango de marfil
  4. Tarros de porcelana para ungüentos
  5. Caja de ébano
  6. Caja de plata.
  7. Escupidera de porcelana
  8. Botella de cristal con tapón de plata bañado en oro (para transportar medicamentos)
  9. Botella de cristal con tapón de plata (para transportar cosméticos o medicamentos)
10. Botella de cristal con tapón de plata (para transportar cosméticos o medicamentos)
11. Botella de cristal con tapón de plata. Llena en sus tres cuartas partes de un líquido azul. Solían ser utilizadas para aguas de olor, aceites, colorantes, o licores
12. Botella de cristal con tapón de plata
13. Botella de cristal con tapón de rosca
14. Azucarero de plata
15. Taza para caldo con mango de ébano
16. Tazas de porcelana  
17. Aguamanil de plata
18. Calentador de plata para aguardientes
19. Calentador de plata con mango de marfil y  ébano
20. Tetera de porcelana


Bueno, esta relación de objetos es bastante más de lo que hoy consideraríamos imprescindible. Pero hoy vivimos de otra manera. Lo que es seguro es que un neceser así no pasaría el control de cualquier aeropuerto moderno. 
Publicar un comentario