miércoles, 22 de junio de 2016

El experimento de física y la dermatomiositis





 Joseph Wright 

Experimento con un pájaro
 en una bomba de aire 
(1768)

Óleo sobre lienzo. 183 x 244

National Gallery. Londres. 



Xurxo Romaní es un médico dermatólogo y además músico, y está muy interesado en la música medieval. Desde hace tiempo nos une una buena amistad y hemos realizado algunos trabajos juntos - tanto escritos como orales - sobre la lírica galaico-portuguesa medieval, que él tan bien interpreta con la zanfoña y otros instrumentos antiguos. Hace poco, me llamó y me comentó un reciente artículo de Ashrafian en la revista Clinical Rheumatology (abril 2016). Se trata de un comentario sobre este cuadro que hoy nos ocupa, y en el que aparece un personaje probablemente afecto de dermatomiositis.  Desde aquí quiero agradecer a mi amigo Xurxo su aportación y el interés que tiene en este blog. 

La pintura de Wright nos muestra el instante de una demostración científica sobre las propiedades del vacío. El cuadro - que ha sido considerado un hito artístico que refleja muy bien la época de la Ilustración y el comienzo de la difusión científica en la sociedad moderna - nos introduce en el ambiente de un experimento de física. El investigador muestra a los asistentes un frasco en el que ha introducido a una cacatúa. Se dispone a extraer el aire de su interior, mediante un aparato de succión. El experimento tiene como objetivo demostrar que con este sistema quedará tan poco oxígeno dentro del frasco, que la cacatúa morirá asfixiada. La escena tiene un cierto dramatismo, considerablemente acentuado por el ambiente creado por la luz de las velas, y captura el momento en el que el ave puede morir o vivir, dependiendo de la acción del científico. 

Los personajes del grupo muestran la máxima atención. A la izquierda aparecen dos jóvenes enamorados, y a la derecha un padre intentando consolar a sus hijas, que no pueden soportar la visión de la muerte del pájaro. Es precisamente este personaje - el padre - el que muestra una erupción cutánea compatibles con las lesiones que afectan a la piel en los casos de dematomiositis. Los párpados presentan un cierto tinte violáceo claro (eritema heliotropo) y son evidentes las lesiones eritematosas de la cara. Incluso en los dedos de la mano, con la que rodea los hombros de una de sus hijas, podemos observar unas protuberancias rojas características. En definitiva, las lesiones cutáneas pueden corresponder al diagnóstico de dermatomiositis, una enfermedad inflamatoria crónica que cursa  con una miopatía (alteración del músculo con pérdida de fuerza muscular) y lesiones cutáneas

Detalle del cuadro con el personaje del cuadro afecto de una presunta dermatomiositis

Lo que llama la atención es precisamente que en la época en la que Wright pintó este cuadro (1768), la dermatomiositis no estaba descrita todavía como una enfermedad, ni era reconocida por los médicos de la época. La dermatomiositis como transtorno sistémico inflamatorio neuromuscular fue descrito por primera vez Heinrich Unverricht, en 1891, más de un siglo más tarde. Las lesiones cutáneas de la dermatomiositis fueron perfiladas por las aportaciones de Jacobi (1906) y Petges y Cléjat (1926). Las lesiones de los nudillos de los dedos fueron descritas por el dermatólogo alemán Heinrich Adolf Gottron en 1931, 163 años después de haberse pintado el cuadro, y son conocidas como pápulas de Gottron.


Posibles pápulas de Gottron en los nudillos de los dedos del personaje
afecto de una enfermedad cutánea compatible con dermatomiositis

Según las conclusiones a las que llega Ashrafian, el autor del estudio ahora publicado, la representación de la enfermedad es tan clara y precisa en la pintura que permite afirmar la existencia de dermatomiositis en el personaje representado.



Bibliografía

Ashrafian H. Dermatomyositis in Joseph Wright's 1768 painting of the air pump experiment. Clin Rheumatol. 2016 Apr 29. 


Publicar un comentario