miércoles, 28 de octubre de 2015

Jean Astruc, gran figura médica del s. XVIII






Agostino Bocciardi

Busto de Jean Astruc
(1768)

Escultura en Bronce
Museo de Historia de la Medicina. 
Universidad París-Descartes




Este busto de Jean Astruc es obra del escultor italiano Agostino Bocciardi, que se cree que era hijo del médico, habida cuenta de la dedicatoria que figura al pie de la obra. 


Dedicatoria del busto de Jean Astruc


Jean Astruc (1684-1766) nativo del sur de Francia, estudió Medicina en Montpellier, ciudad en la que también se graduó en Filosofía y Teología (1703). Profesor de Medicina en la universidad de Toulouse (1710) y en Montpellier (1717). Fue médico del rey Augusto III de Polonia (1729) y de Luis XV de Francia (1730) y profesor del Colegio Real de París (1731) y de la Facultad de Medicina de París (1734). Escribió muchas obras sobre la sífilis y las enfermedades de transmisión sexual. 




El más importante de sus tratados fue De morbis venereis (1736;1740), traducido al francés con el título de Traité des maladies vénériennes (3 volúmenes, 1740), que influyó considerablemente en el conocimiento de la sífilis y de algunas enfermedades cutáneas en su época. En este libro se mostró ferviente partidario del origen americano de la sífilis. hacia el final de su vida se decidió a publicar sus famosas lecciones bajo el título Traité des tumeurs et des ulcères. En él se revisan una gran cantidad de procesos dermatológicos de toda índole, y se definen los tumores como: 
"elevaciones que desbordan por encima de las partes vecinas"

En su texto, Astruc distingue entre: 

  • Tumores naturales, propios de la conformación del cuerpo (nariz, pómulos...) 

  • Tumores no naturales, que pueden acontecer en determinadas circunstancias (embarazo, p. ej.)

  • Tumores contra natura, formados por enfermedades auténticas, en los que distingue dos causas principales.
  • Desplazamiento de ciertas partes del cuerpo sólidas o blandas (luxaciones, hernias) 
  • Acúmulo de determinados humores que opta por clasificar al modo de Galeno: 
  • Flemón 
  • Erisipela 
  • Edema 
  • Escirro 
  • Otros. Engloba todos aquellos tumores que no cumplen las características de los anteriores ( escrófulas, sarcomas, quistes, gomas, broncoceles y enfisemas) 

En sus obras, Astruc realiza una descripción bastante precisa de la estructura de la piel, distinguiendo la cutícula o epidermis,que describe como una fina membrana que cubre todo el cuerpo dejando orificios de salida por los que salen las secreciones sudorales y sebáceas y los pelos; la membrana reticular o mucosa que se identifica con el actual estrato espinoso de Malpighi, constituído por células trabeculadas en una red; y la piel propiamente dicha (dermis) constituída por fibras tendinosas y una red de vasos y nervios, entre las que se distinguen glándulas esféricas sudorales, glándulas sebáceas, cápsulas tendinosas donde nacen los pelos, papilas nerviosas que se elevan "formando los pliegues de la piel" y otras múltiples glándulas que producen la transpiración insensible, que él creía un líquido diferente del sudor "del que es muy distinto".  
Astruc intenta buscar por primera vez lo que podríamos llamar el asiento anatomopatológico de los procesos cutáneos. Algunas de las correlaciones imaginadas por Astruc pueden ser chocantes para nuestro pensamiento anatomoclínico actual, como en el caso de la erisipela, que según él asentaba en las glándulas miliares (sudoríparas) "donde el humor que la causa se arroja bruscamente". En cambio, en otras ocasiones su explicación se acerca más a las actuales, como en el caso de los botones de la cara (acné), que reconoce originados en las glándulas sebáceas.






Así, a pesar de su formalismo galénico, la obra de Astruc trasluce un cierto pensamiento moderno y riguroso, no exento de pensamiento crítico: 
"Sólo comparando el estado natural y las funciones ordinarias de las partes, la alteración que la enfermedad causa, se pueden asegurar la naturaleza y las causas de dichas alteraciones y desórdenes".

"Hipócrates decía que aparentemente todas las enfermedades son úlceras; pero realmente creo que Hipócrates exageraba".

Astruc era un hombre de gran cultura y erudición. Los estudios sobre enfermedades de la piel le llevó a considerar las leyes bíblicas del Pentateuco sobre la pureza y la impureza realizando importantes aportaciones en este sentido en la obra Conjectures sur les mémoires originaux dont il paroit que Moyse s'est servi pour composer le livre de la Genèse (1753). 


Duflos el Joven: Grabado de Jean Astruc con traje académico. 


Astruc también intuyó las causas del contagio de las enfermedades de transmisión sexual: 
"Algunos creen que el veneno venéreo no sería más que una cohorte de pequeñas cosas vivas, rápidas, invisibles y de natura prolífica, las que una vez introducidas, crecen y se multiplican en abundancia. Algunas colonias se instalan en las diversas partes del cuerpo e inflaman, corroen y exulceran las partes sobre las que se fijan... es decir que sin afectar la calidad de los humores ocasionan todos los síntomas del mal venéreo."
Pero Astruc, después de esta brillante descripción, se aferra a las concepciones tradicionales y lo estropea al decir: 
"pero esto no son más que imaginaciones de visionarios que no tienen ninguna autoridad ni argumentos para defenderlas"

Además de las obras médicas, Astruc publicó una Historia de la Universidad de Montpellier y varias publicaciones de carácter filosófico y teológico. 

Astruc es uno de los grandes nombres de la Dermatología. Su magna obra sobre la sífilis y su innovadora visión anatomoclínica, así como el estudio del diagnóstico diferencial, de la etiología y del pronóstico, le aseguraron un lugar en la historia, prevaleciendo sobre su anodina y conservadora clasificación, y sobre sus conceptos terapéuticos que no aportaron grandes progresos. 



Bibliografía. 

Astruc J. Conjectures sur les mémoires originaux dont il paroit que Moyse s'est servi pour composer le livre de la Genèse (1753). Reeditado con el título de Conjectures sur la Genèse, introducción y notas de Pierre Gibert, Noêsis, París, 1999. Texto en internet

Astruc J. De morbis venereis (1740)  Texto en internet

Astruc J. Traité des tumeurs et des ulcères. París, Mequignon, 1759 Texto en internet

Sierra X. Historia de la Dermatología. Barcelona, Mra Creación y realización editorial 1994 p. 128-130

Publicar un comentario